Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

 

Fernando Aramburu: “Patria”

por Mercedes Martín

Tusquets Editores, 2016

Resulta inquietante saber que el miedo y el dolor se graban en las células. La ciencia lo ha probado. Hasta hoy nadie sabía hasta qué punto el sufrimiento nos marca. Además, frases como “se me ha roto el corazón” o “me duele el alma” no son solo metáforas, sino que están llenas de verdad porque resulta que el corazón se rompe literalmente por culpa de un trauma terrible y los que sufren una pérdida pueden sentir un dolor anímico.Sucede pues que el miedo se aprende. Uno aprende a tener miedo a base de padecerlo porque el miedo y el dolor crean conexiones neuronales nuevas y resistentes y, ahora lo sabemos, también dejan su huella en los genes. Se heredan. Existe, sin embargo, un mecanismo psicológico que nos libera de este círculo vicioso y se llama resiliencia. Las sociedades que han estado sometidas a la violencia y el miedo, pueden reinventarse también. Pero, ¿cuál es el camino de la reinvención? Yo no lo sé a ciencia cierta, solo sospecho que tiene que ver más con los sentimientos que con las leyes.

Fernando Aramburu apela a los sentimientos, por eso ha escrito una novela y no un ensayo. Con Patria el autor pretende que nos pongamos en el lugar del otro, del que sufre, no del que empuña un arma, sino de todos los que, con la violencia, pierden a un familiar y son señalados. Quiere que nos pongamos en el lugar de los que temen por sus vidas, de los apestados en su propio pueblo, de los cobardes que miran a otro lado, que cooperan sin saberlo o sin quererlo, porque consienten que se instale el miedo.Bittori y Miren, las protagonistas, eran amigas antes de que el brazo ejecutor de ETA matara al marido de la primera. Ahí empezó el calvario para ellas. Bittori se tuvo que ir del pueblo, y al cabo de los años vuelve solo de visita y de noche, para que no la vean. Miren vive todavía allí, a ella no le mataron a nadie, pero su hijo está en la cárcel por pertenecer a ETA, por “la lucha armada”, como lo llama ella. Ambas mujeres representan los dos bandos, con todo su rencor, su sufrimiento y su odio. Representan la división social, el enfrentamiento, y mientras no se pongan en el lugar de la otra, la división continuará. Su pena, pero también su responsabilidad, son analizados en cada uno de sus actos y palabras. Porque uno también es responsable de perpetuar el sufrimiento y el odio, de no intentar salir del círculo.

Es una novela difícil de escribir porque no se puede hablar del asesinato sin tomar partido y es difícil que no se note la tesis subyacente. Por ello, el autor optó por la técnica del monólogo interior: el lector escucha la mayor parte del tiempo el diálogo que mantienen esas mujeres consigo mismas, para evitar que juzguemos el problema desde fuera. Mujeres sacrificadas, víctimas, pero hasta cierto punto victimarias, por el odio que albergan y reproducen, sin intentar perdonar. El lector verá si la novela llega allá donde pretende.