Fortuny (1838-1874)

Fortuny (1838-1874)

Gran renovador, de desbordante imaginación y enorme originalidad son algunos calificativos que se atribuyen a Mariano Fortuny el artista español del siglo XIX con mayor éxito y reconocimiento internacional. El Museo del Más»

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade se ha convertido en los últimos tiempos en una de las exponentes más populares e influyentes de la música alternativa en el mundo hispanohablante. Esta cantante, compositora y productora que Más»

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Cuando estás sola en otro país, empezando una vida nueva, y no hablas bien el idioma, puedes tener un ataque de timidez. Poco a poco, aprendes a evitar las situaciones incómodas por Más»

Discos

Discos

XOEL LÓPEZ: Sueños y pan (Esmerarte-Altafonte) Atlántico (2012) fue el primer disco que firmó con su propio nombre, aunque detrás ya había otros once. No era el primero de su nueva etapa Más»

Escandar Algeet: “La risa fértil”

Escandar Algeet: “La risa fértil”

El sexto poemario de Escandar Algeet podría considerarse un libro de confluencia: en él encontramos todas las líneas que han ido marcando sus anteriores entregas. En cada una de las secciones de Más»

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

El dramaturgo inglés Harold Pinter es un autor de culto, de acierto seguro en describir la condición humana en el ambiente o la esfera que se sitúe. Algunos no queremos perdernos nunca Más»

Nazanin Aramanian: “Al gusto persa”

Nazanin Aramanian: “Al gusto persa”

Acaba de publicarse un pequeño gran libro sobre la cultura alimentaria persa de la mano de Nazanin Aramanian. Esta escritora iraní, afincada en España desde 1986, lleva tiempo dando a conocer la Más»

All La Glory, ahuyentando los fantasmas

All La Glory, ahuyentando los fantasmas

All La Glory acaba de editar su segundo disco, Everybody’s Breaking Everybody’s Heart que, según nos cuenta Juano Azagra, uno de sus componentes, se titula así (Todo el mundo está rompiendo el Más»

Carmen Torres Ripa: “Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios”

Carmen Torres Ripa: “Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios”

El libro Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios, tercero de la serie Memoria de Bilbao-Bilbaogileak que edita la Fundación Bilbao-700 y cuya autora es la conocida escritora Carmen Torres Ripa, recupera la Más»

Ventura Rodríguez, arquitecto madrileño de la Ilustración

Ventura Rodríguez, arquitecto madrileño de la Ilustración

Ventura Rodríguez fue un arquitecto madrileño clave en la Ilustración Española. Su importante obra, que abarcó tres reinados –Felipe V, Fernando VI y Carlos III- se encuentra no solo en Madrid, ciudad Más»

 

Juan José Becerra: “El espectáculo del tiempo”

por Mercedes Martín

Candaya, 2016

Dicen que las memorias son un género mentiroso, un género en que, entre la exculpación y el olvido, todo lo que se cuenta son más o menos mentiras, porque el recuerdo en sí es una invención, por muy buena intención que se tenga. Concretamente, dice el narrador: “¿Qué son los recuerdos sino maniobras de retención cada vez menos eficaces?”. Me parece que es un tópico que le hace poco favor al género de moda en los últimos años. Al contrario, las memorias son un género en el que uno cuenta la verdad con cierto adorno. Pero más interesante aun son las memorias que declaran ser ficticias o las novelas autobiográficas. A esta última parece pertenecer El espectáculo del tiempo si no fuera porque todos los capítulos de la vida están desordenados y se narran a diferentes velocidades. Cada detalle se ralentiza o se pasa por alto cuando el narrador abre el foco para abarcar, por ejemplo, la historia del sistema solar. Abriendo y cerrando ese foco, se nos ofrece una joya narrativa sin igual, una especie de experimento que aplica a la narración la teoría de la relatividad.

Afortunadamente, no se trata de un experimento árido en el que el lector advierte por todas partes la mecánica del ensayo, la farsa del experimento. Al contrario, se trata de una novela realmente interesante donde se narra una vida a la vez que asistimos a los encantos de la manipulación cronológica en su irremediable conexión con el punto de vista. El autor consigue interesar con la historia que cuenta dispersa y también logra interesar a los lectores filósofos, aquellos que van detrás de las paradojas que renuevan la percepción adormecida de todo lo circundante. Este libro está lleno de paradojas. De hecho, para algunos de nosotros, esta renovación de la percepción es lo más interesante.

En cuanto a los personajes, sin ser extraordinarios, alimentan nuestra curiosidad porque resultan “reales”. El autor consigue que la vida de personas cualesquiera se convierta en algo prodigioso. El protagonista es un hombre de mediana edad —o de distintas edades, según se sitúe en el relato— obsesionado con el sexo y con el paso del tiempo, y su alter ego —su padre— un hombre impotente e indolente de todas las maneras posibles, un hombre anacrónico, que vive fuera del tiempo porque no actúa a su alrededor y como mucho hace que actúa. Un hombre que solo se dedica a contemplar y juzgar a los demás. Por encima de ambos, el personaje principal es el tiempo, cuyo paso se manifiesta no solo en la pérdida sino también en la conservación, no solo en los años de una vida, sino también en los segundos que dura un momento que ahora se expande en nuestro recuerdo. Es la lucha entre el recuerdo y la palabra, la emoción y la abstracción. Además, el narrador está dividido, hay un narrador obvio, el que cuenta la historia, y otro que lee y corrige, porque, con el paso del tiempo, uno siempre quiere corregirse, ser más preciso e incluso, contradecirse, pues su punto de vista ha cambiado. Y en esa lucha de narradores el tiempo se dilata y se contrae.

Para aquellos lectores que disfrutan de las paradojas y de la filosofía que hay en toda buena novela, este es su libro. Una pequeña muestra: “La posibilidad de lo que estaba ocurriendo había sido para Marcaccio tan remota durante tanto tiempo que solo podía ocurrir mientras se pensaba en ella: nunca mientras sucedía”.