110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. Más»

Discos

Discos

GABINETE CALIGARI: Camino Soria (Warner) Es difícil que se alineen todos los elementos para que un grupo o solista pueda grabar el disco de su vida, que se convierta en un gran Más»

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro es Conservadora y Restauradora de Bienes Culturales y especialista en Pintura por el Istituto per l’Arte e il Restauro Palazzo Spinelli de Florencia y la Escuela de Restauración Más»

The Cranberries, la luz al final del túnel

The Cranberries, la luz al final del túnel

Hace aún escasas semanas que fallecía Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries. Recordamos aquí sus palabras en una de sus últimas entrevistas que coincidió hace unos meses con la edición del Más»

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

El pintor Jesús Camargo muestra una pintura que refleja el paisaje y el color del mediterráneo. Una de sus series, titulada Magreb, es una de las más bellas de su trayectoria artística. Más»

Marta Agudo: “Historial”

Marta Agudo: “Historial”

Un magnífico poemario se aloja en las páginas de Historial; el último libro de Marta Agudo. Se trata de un poemario rotundo y preciso que, con una gran cohesión, aborda la enfermedad Más»

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

El pintor Antonio López estuvo comunicativo y provocador en un coloquio que tuvo lugar en el madrileño Taller del Prado, lugar desde el que está pintando un cuadro sobre la Gran Vía. Más»

Antònia Vicens:  “Lovely”

Antònia Vicens: “Lovely”

Antònia Vicens (Santanyí, 1941) recoge en los poemas de estas páginas una mirada que pone en cuestión la naturaleza de los afectos y de los vínculos. Desde una radical crítica feminista de Más»

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

Muchacha en la ventana, de Rembrandt y cuadro-estrella de una de las más veteranas pinacotecas europeas, la Dulwich Picture Gallery de Londres, cuelga durante tres meses en el Museo de Bellas Artes Más»

 

Renoir: Intimidad

por Alberto López Echevarrieta

Museo de Bellas Artes de Bilbao, del 7 de febrero al 15 de mayo de 2017

La primera exposición retrospectiva que se dedica en nuestro país al pintor Pierre-Auguste Renoir (1841-1919) está llamada a ser uno de los principales hitos del Museo de Bellas Artes de Bilbao en la presente temporada. Tras el éxito logrado en su pase por el Museo Thyssen-Bornemisza, Renoir: Intimidad constituye un plato fuerte para los aficionados a la pintura, sean o no partidarios del Impresionismo, el movimiento pictórico en el que el francés destacó durante toda una década. A través de 64 obras asistimos no sólo a ese período que tanta fama le dio, sino al conjunto de una gran carrera artística no siempre bien considerada por motivos ajenos a la pintura.

Las obras que cuelgan proceden de dieciséis países y pertenecen a colecciones particulares, museos e instituciones públicas. Para Guillermo Solana, comisario de la muestra y director artístico del Thyssen-Bornemisza, esta presentación en Bilbao supera a la de Madrid: “Es más elegante, más espaciada, con una luz muy baja y un color en las paredes que resaltan el contenido”. En estas condiciones se pueden admirar óleos tan característicos como Mujer al piano, Después del almuerzo y Figuras en la playa. No está El moulin de la Galette, continuamente de gira por todo el mundo, pero sí el estudio de dicho cuadro.

¿Maldito?

Renoir es un pintor que disfruta de gran popularidad entre el público más amplio, pero arrastrando siempre una pésima reputación. Historiadores del arte, particularmente los de la última hornada, y algunos críticos, fijándose únicamente en su etapa impresionista, le han tachado de burgués y de realizar una pintura apastelada. Otros han ido más lejos llegando a decir que Renoir apesta. Estas opiniones, desarrolladas principalmente a mediados del siglo XX, convertía a Renoir en el saco de todos los golpes. ¿Por qué esa inquina hacia el pintor?

La respuesta creo que hay que encontrarla fuera de la pintura, en las declaraciones que hizo ya en su ancianidad y que se me antojan auténticas estupideces propias de una mente en avanzado deterioro. Uno de los borrones más sobresalientes de su biografía cayó cuando se posicionó en el affaire Dreiffus, uno de los casos políticos y militares más famosos de la Francia del siglo pasado. Renoir confesó repetidamente su tendencia antisemita y se quedó satisfecho. Como cuando atacó a la democracia, a la sociedad moderna, a la emancipación de la mujer… Posteriores estudios de género han reconocido en su obra un tratamiento ultraconservador de la mujer, a la que trata como un objeto decorativo. Solana no está tan convencido de ello tras su personal análisis: “Hay mucho más que lo que encierran sus opiniones. A pesar de lo que él dijo, sus mujeres leen, piensan, sienten…”.

Mucho más que impresionismo

Cuando se reduce Renoir a Le moulin de la Gallette se comete una gran injusticia, porque su etapa impresionista tan sólo duró una década. Bien es cierto que es la que más fama le dio, pero es injusto que se eche a un lado el trabajo creativo que realizó durante los cuarenta años posteriores. “En la presente exposición -ha señalado el comisario- hemos querido mostrar toda esa otra trayectoria constituida por los habituales géneros de la pintura. Por ejemplo, la referencia al retrato es fundamental. Pintó decenas y decenas de ellos, porque le daban de comer; pero también hay paisajes, figuras femeninas y, por supuesto, desnudos, como los de las bañistas, la parte de su obra donde puso más de sí”.

 La exposición se puede ver como una progresión de actividad creciente. Comienza cronológicamente con la etapa impresionista para pasar por los retratos de encargo; se sigue por el paisaje, que es la parte más cercana a su corazón y a su propio placer, y culmina en dos secciones: El entorno familiar y las modelos, para terminar con los desnudos en su aproximación más cercana al cuerpo femenino.

La alegría de vivir

Se ha dicho que Auguste Renoir es el pintor de la alegría de vivir. Sus cuadros se caracterizan por la visión encantadora de la vida que ofrecen, bien a través de escenas al aire libre, caso de Baños en el Sena, El paseo y Confidencias o en escenas caseras como Mujer con el papagayo y Después del almuerzo. Lo entendió perfectamente su hijo Pierre Renoir que realizó una de sus más delicadas películas, El desayuno en la yerba, dedicada a su padre.

En la muestra bilbaína estén presentes los retratos de Paul y Joseph Durand-Ruel, el conjunto de Charles y Georges Durand-Ruel, así como los de bellas mujeres como los de Charlotte Berthier, las señoras Bonnières y Paulin… No obstante, hay algunos en los que el artista, digamos, se esmera más y convierte al retrato en obra maestra, caso del realizado a la señora Thurneyssen y su hija o el de la poetisa Alice Vallières-Merzbach. Nos han quedado, sin embargo, otros de personas menos conocidas que tienen también un acabado exquisito. Me refiero a La maceta verde, La trenza y Mujer tocando la guitarra, aunque el espectador queda maravillado cuando contempla la frescura de los conjuntos formados en Jóvenes leyendo y Jóvenes viendo un álbum.

Es todo un placer recordar de esta manera la larga y controvertida vida de Pierre-August Renoir, un hombre que al envejecer se aferraba a la vida acelerando sus trabajos. La enfermedad que mermaba sus cualidades era un claro presagio de su inminente final. Llegó a atar los pinceles a sus manos y siguió pintando hasta el final de sus días en 1919.