El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

            La localidad flamenca de Malinas ha recuperado para las artes uno de sus edificios más emblemáticos, el Museo Hof van Busleyden en el que se resume la época de mayor esplendor Más»

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

 

Seve Calleja: “Francisco de Iturribarría, en la solemnidad de su tristeza”

por Alberto López Echevarrieta

Muelle de Uribitarte Editores, Bilbao. 200 páginas

ITURRIBARRIA, FranciscoFieles a la idea primigenia de rescatar del olvido la vida y obra de aquellas personas que se han tenido un significado en el mundo de las artes y las letras, Muelle de Uribitarte Editores acaba de publicar el número 40 de su colección con el título Francisco de Iturribarría. En la solemnidad de su tristeza. Es la biografía de un bilbaíno prácticamente desconocido y al que se puede definir en esencia como sacerdote, poeta y filósofo. Un hombre que únicamente publicó un libro, pero que colaboró en numerosísimas publicaciones dejando una obra literaria tan extensa como importante. El propio Menéndez Pelayo aplaudió este ignoto trabajo. La recuperación del personaje coincide con la conmemoración del centenario de su muerte.

“Me sentí atraído por la obra de este hombre desde el primer momento –asegura Seve Calleja, autor de la biografía-, cuando leí las numerosas citas que le hacía. Ambos eran contemporáneos. ‘Anduvimos juntos a la misma escuela de D. Higinio, primero, y de D. Sandalio, después’, dijo refiriéndose a él en sus ‘Recuerdos de niñez y mocedad’. Me ha ocurrido eso que a veces pasa, que te pones a investigar la labor de una persona a la que no conoces y te sientes absorbido por ella.

El exprofesor de Literatura Seve Calleja, autor en esta misma colección de Juan E. Delmas, un sueño incendiado, ha escrito poesía y cuentos, trabajos por los que ha recibido el Premio Lizardi de literatura infantil en euskera en 1985 y el “Leer es vivir” en 1997. En esta ocasión ha realizado una importante labor de investigación en torno a Francisco de Iturribarría, un hombre que compuso numerosos poemas religiosos siempre con un tono triste que reflejaba su propio carácter.CALLEJA, Seve“A la hora de preparar su biografía me he permitido tomar como base la imagen evangélica de que el cuerpo es el el templo de Dios. Así, el pórtico es la presentación, con un acertadísimo prólogo de Sebastián García Trujillo; la nave principal constituye su vida; y el coro es su obra”.

Iturribarría, hijo de navegante y conservador en la línea del carlismo, estudió sus primeras letras con Unamuno; luego en los jesuitas de Orduña con Sabino Arana; y finalmente se graduó en sacerdocio con Estanislao J. Labayru y Resurrección María de Azkue. Su obra literaria fue recogida en tres tomos editados por la Diputación de Bizkaia que los sacó de aquí y de allá, porque el sacerdote colaboró en numerosas revistas de carácter religioso. A él debemos la letra del Himno a Arriaga que adaptó a una partitura de Mozart, y un Himno a la Virgen de Begoña, aunque no tan popular como el que habitualmente se entona en las iglesias vizcaínas debido a D. Claudio Gallastegui.

“Usaba el verbo largo para dejarte siempre un sentimiento de desconsuelo. Sus cuentos eran adaptaciones de situaciones que conocía, siempre en la idea de que vivimos en un valle de lágrimas”.

FranciscoIturribarría portadaBilbao y la Iglesia de su tiempo lo han valorado como persona y no como poeta. El presente libro es un intento de acercarnos a una de esas personas que viven de puntillas en la historia corriendo el riesgo de pasar desapercibidas. Ahora lo tenemos en toda su dimensión, pero no como una tesis doctoral, sino desempolvando hechos y personas que sirven para trazar una biografía de amena lectura. Iturribarría murió a los cincuenta y dos años, el 12 de abril de 1916, hace un siglo, coincidiendo con el nacimiento de otro poeta singular, Blas de Otero.

Calleja señala que su biografiado era muy celoso y coqueto con su vestimenta religiosa. Su casulla desapareció como consecuencia de las inundaciones que sufrió Bilbao en 1983. “Nadie como él ha oído el rumor secular que como de una concha marina fluye inextinguible de la concha histórica que es la Basílica del señor Santiago de Bilbao”, en palabras de Miguel de Unamuno. Sus restos descansan en un magnífico panteón construido por el gran escultor local Quintín de Torre.