Little Steven, alma ardiente

Little Steven, alma ardiente

“Tengo muy poco interés en el mundo moderno y no tengo ningún problema con ello”, asegura Little Steven hablando de su nuevo álbum en solitario, Soulfire, el primero en 18 años. “He Más»

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

Diversa, rica y especialmente atenta a las diferentes posibilidades expresivas de las distintas formas, la poesía de José Manuel Lucía Megías constituye un interesante viaje por la multiplicidad de voces que recogen Más»

Discos

Discos

OKKERVIL RIVER: In the Rainbow Rain (ATO-PIAS) Away(2016), el anterior álbum de Okkervil River, estuvo marcado por desapariciones y cambios, empezando por el fallecimiento del abuelo de su líder, Will Shelff, y Más»

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

El vientre del observador, una de las obras más icónicas del Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de ser restaurada recuperando de esta forma la brillantez y la vivacidad de los Más»

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Un conjunto de formas geométricas simples como triángulos, rectángulos y cuadrados, en contraste con líneas paralelas, repeticiones hipnóticas y formas policromáticas inundan este verano las salas del Museo Thyssen de Madrid. Es Más»

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs llega a su décimo segundo álbum, Salón, lágrimas y deseo, intentando dar continuidad a su lucha por el empoderamiento de la mujer, tema a favor del cual se ha manifestado Más»

Discos

Discos

JOSH ROUSE: Love in the Modern Age (Yep Roc-Popstock!) Tras acabar la gira de su anterior disco, The Embers of Time, Josh Rouse buscaba un cambio. Necesitaba explorar nuevos sonidos y, también, Más»

Lorenzo Lotto. Retratos

Lorenzo Lotto. Retratos

Un total de 38 retratos del pintor italiano renacentista Lorenzo Lotto se muestran en el Museo del Prado hasta el 30 de septiembre de 2018. La exposición, que ha sido comisariada por Más»

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

La piratería siempre ha tenido un atractivo especial para la investigación. Tal vez porque casi todos, de niños, hemos tenido como libro de cabecera La isla del tesoroo porque nos han seducido Más»

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz ha editado recientemente su nuevo disco, Vestida de nit, cuyo origen está en un concierto acústico que le propusieron en su día dentro de un ciclo de música clásica Más»

 

Luis Landero: “Absolución”

por Mercedes Martín

TusQuets, Barcelona 2012

Yo quería reseñar a alguno de “los mejores escritores jóvenes en español” según la prestigiosa revista inglesa Granta (2010), pero voy con algunos años de retraso. En mi escritorio siempre me esperan libros y, en esta ocasión, me esperaba Absolución, de Luis Landero, que no es joven ni desconocido, pero me da igual (no hago mucho caso de las recomendaciones de las revistas). Además de no ser joven ni desconocido, atributos que, al parecer, sirven de reclamo publicitario, había oído que Absolución era una novela sobre la felicidad y eso “me pudo”.  He de puntualizar que no me gustan las novelas que traten de algo, prefiero las novelas indescriptibles. ¿De qué trata el Quijote? Cuando una novela es buena, no se puede decir de qué va. Al final, no he podido hacer otra cosa que rendirme y he abierto el libro, dejando de lado nada menos que a Pola Oloixarac o a Alberto Olmos (pero, como son jóvenes, hay tiempo de reseñarlos, me he consolado irónicamente).

Los personajes de Luis Landero son neuróticos, lo que me parece más interesante es su doble vida: la externa es aparentemente ínfima, de mequetrefes y de donnadies, y la interna, es muy novelesca: de asesino, de loco o de imbécil.

Por si fuera poco, a veces no controlaba el flujo verbal que, tras burlar a la conciencia, le venía libre y suelto a los labios. Decía cosas absurdas, monstruosas: «Alegres culos se mueven hacia oriente», por ejemplo, o «A otro cómputo con ese gallo». Por eso, para imponer orden en la mente y ahuyentar a aquellos espantajos, decía también frases rotundas, exactas, silogísticas, que pronunciaba además con timbre diáfano y didáctico, como desentrañando y rebañando los significados de cada sílaba, de cada palabra. El perro, o can, era un animal mamífero, dócil y ladrador. Sus signos más divulgados eran ocho, contando patas, orejas, rabo y hocico. Entre otros, prestaba al hombre servicios de pastoreo, de compaña, de guía y de guardián de propiedades…

Pero, ¡qué raro!: sus personajes no están tan locos ni son criminales. ¿O acaso ni a usted ni mí se nos ocurren idioteces en el momento menos pensado, o se nos cuelan manías y obsesiones, o nos asaltan deseos…, con todo lo que tienen de peligroso? Al final, uno se ríe y comprende a los personajes de Landero, tan parecidos al común de los mortales, solo que en sus novelas todo eso que nos pasa por dentro, se airea con gracia.

Lino es un pobre diablo. Va a menudo a visitar a un pariente lejano del que no sabe nada solo por heredarle. Así pasa su vida durante más de quince años hasta que, un buen día, su sueño se cumple y se hace rico de la noche a la mañana. Lino confía en que hacerse rico le hará pasar delante, ser protagonista, tener una vida y no un sainete. Cree que el dinero da la felicidad aunque no sabe muy bien cómo lo ha aprendido. Ahora va a casarse y la vida le sonríe, o eso parece…