The Beach Boys, sinfonías pop

The Beach Boys, sinfonías pop

Al tiempo que el grupo sigue ofreciendo conciertos por distintos países, en una encarnación dirigida por Mike Love y en la que no participa Brian Wilson, su compañía sigue tirando de su Más»

Mario Agudo: “El bestiario de las catedrales”

Mario Agudo: “El bestiario de las catedrales”

El incendio de Notre Dame ha traído a la actualidad la gran cantidad de leyendas sobre el supuesto poder protector de las gárgolas Más»

“Cuando caiga la nieve”  en el Teatro Fernán Gómez de Madrid

“Cuando caiga la nieve” en el Teatro Fernán Gómez de Madrid

Teatro narrativo de cuatro personajes que se desdoblan; monólogos que acaban relacionándose entre sí. Relato de unas vidas con dos motivos de unión: una urna funeraria y la nieve en una ciudad, Más»

“Creadores de Conciencia” 40 fotógrafos comprometidos

“Creadores de Conciencia” 40 fotógrafos comprometidos

(Círculo de Bellas Artes- Sala Picasso- Madrid. Del 25 de febrero al 28 de abril de 2019) Más»

Discos

Discos

CURTIS MAYFIELD: Keep On Keeping On: Curtis Mayfield Studio Albums 1970-1974 (Rhino-Warner) Este año se cumplen dos aniversarios en relación a Curtis Mayfield: hace 50 años que inició su carrera en solitario (antes Más»

Rodrigo Muñoz Avia relata la vida de sus padres artistas Lucio Muñoz y Amalia Avia

Rodrigo Muñoz Avia relata la vida de sus padres artistas Lucio Muñoz y Amalia Avia

El escritor Antonio Muñoz Molina y el crítico de arte Guillermo Solana han entrevistado a Rodrigo Muñoz Avia,  autor de La casa de los pintores, libro publicado por la editorial Alfaguara. El evento tuvo lugar Más»

Jaime Siles: “Galería de rara Antigüedad”

Jaime Siles: “Galería de rara Antigüedad”

La línea de poesía culturalista clásica sigue ofreciendo títulos nuevos. En esta ocasión, lo hace desde el homenaje sincero al mundo clásico, a lo que le ha hecho al poeta sentir y Más»

Nacho Vegas, canciones para antes de un atardecer en el mundo

Nacho Vegas, canciones para antes de un atardecer en el mundo

Nacho Vegas publica nuevo disco, un álbum doble en compacto y triple en vinilo, bajo el nombre de Violética. En las siguientes líneas él mismo explica el origen y el contenido de Más»

Juan Carlos Mestre: “El museo de la clase obrera”

Juan Carlos Mestre: “El museo de la clase obrera”

Si nos preguntamos dónde está la conciencia de la clase obrera, Juan Carlos Mestre nos responde: En el museo. Pasemos, Picabia nos da un abrazo de bienvenida y nos susurra una consigna Más»

Jonathan Littell: “Una vieja historia. (Nueva versión)”

Jonathan Littell: “Una vieja historia. (Nueva versión)”

Jonathan Littell parece empeñado en darle a la Humanidad lo que se merece: ponerle un espejo delante de los ojos. Cuando abrimos la novela, el catálogo de los horrores que se despliega Más»

 

Elvira Navarro: “La isla de los conejos”

por Mercedes Martín

(Penguin Random House, 2019)

La isla de los conejos es un libro de relatos que tiene al menos tres ingredientes interesantes relacionados por una causalidad simbólica: lo fantástico, la crítica social y la locura. Para poner un ejemplo recurro a uno de los cuentos, el que da título al libro, pero que bien podría ser cualquier otro, puesto que en todos funciona la relación.Un hombre ingenioso, pero mediocre, que se dedica a “inventar lo que ya está inventado” en sus ratos libres, decide escapar de la sociedad: De vez en cuando va a pernoctar a una isla del Guadalquivir. Como ven, su escapada no es muy drástica, pues sigue estando en la ciudad, y la isla aunque deshabitada, es urbana, como demuestra su estado: es tan triste y está tan sucia que no puede constituir ningún oasis. Los pájaros viven allí a sus anchas, pasan el tiempo piando de manera estruendosa y el hombre, que no puede soportar tantos decibelios, decide eliminarlos. Para ello, compra diez conejos macho y diez hembra, para que se reproduzcan y acaben sustituyendo a los pájaros en la isla. Pero son conejos blancos con los ojos rojos. Aquí los conejos empiezan a parecer salidos de un cuento fantástico, poco a poco el lector se enterará de más cosas referidas a las costumbres de los conejos, lo que acabará por convertirlos a sus ojos en seres quizá monstruosos. Y este quizá es lo que impide que etiquetemos estos cuentos y los leamos tranquilamente bajo el paraguas de la fantasía. Ya se sabe que las cosas no son blancas ni negras, lo que no tenemos tan asumido es que la literatura puede ser a la vez fantástica y realista.

En otro cuento, la mujer que trabaja en la cocina de un hotel y allí mismo vive, en un cuartucho, acaba soñando los sueños de otros y para escapar de esa pesadilla empieza a pensar que salir del hotel un rato, dormir en la calle por las noches, por ejemplo, en lugar de en el cuartucho, le hará recuperar sus sueños, es un cuento que lo refleja muy bien: no sabemos si esta pobre empleada ha perdido el juicio o lo ha recuperado. No sabemos si sus suposiciones son fantasía o realidad, y tampoco sabemos si su idea de ir a dormir a la calle es una locura, que lleva a dormir a la calle a tanta gente, o es simplemente una solución desesperada fruto de una situación aplastante. En todo caso, el cuento está cargado de simbolismo y no deja de ser sorprendente cómo debajo de la apariencia de fantasía y locura podemos encontrar la crítica social más radical, la que habla a través de la poesía, la metáfora, lo simbólico.Como vemos, todo sucede entre la cordura y la locura, entre el realismo y el género fantástico, entre la vigilia y el sueño, porque el lector tiene que reconocer que en la vida en ciertas circunstancias las cosas se confunden y que la confusión mental es una sensación antes que una realidad mensurable y diagnosticable. En estos cuentos, esta realidad mental que normalmente nos parece poco probable, algo que siempre nos cuentan que le ha pasado a otra persona, se vuelve la consecuencia lógica y hasta razonable de vivir en un sistema tan exigente como aplastante, que reduce a la gente a ser una pieza del sistema o acabar durmiendo en un banco del parque. Por eso, los protagonistas son seres frágiles, con empleos frágiles, con amistades frágiles, rodeados de miedo por todas partes y cuando irrumpe lo misterioso o lo fantástico lo hace a través del delirio o el ataque de ansiedad o la depresión –”la noche oscura del alma”, dice Navarro–, y lo vemos como una via de escape indeseable pero comprensible, y la manera que tiene la autora de denuncia social.

Este libro junto al de 2016 Los últimos días de Adelaida García Morales avalan la idea de que estamos ante una escritora genial de las letras españolas.