Discos

Discos

WEEZER: Pacific Daydream (Crush/Atlantic-Warner) “No puedo conseguir que nadie haga Álgebra conmigo”, canta Rivers Cuomo en “QB Blitz”, con lo que parece seguir interpretando el papel (real o fingido) de antihéroe y Más»

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

 

“LA BOHÈME”, Cierre de Temporada de ABAO

por Alberto López Echevarrieta

Palacio Euskalduna, de Bilbao, los días 18, 21, 24, 25 y 27 de mayo de 2013

La ABAO (Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera) cierra su temporada número 61 con la puesta en escena de La bohème, uno de los títulos más emblemáticos de Giacomo Puccini, con la intervención en las funciones de abono de Inva Mula y Stefano Secco en los inolvidables roles de Mimí y Rodolfo. La producción corresponde a la Fundación Ópera de Oviedo. La representación del día 25 de esta obra corresponde al ciclo Opera berri, en la que se ofrece el mismo espectáculo, con la misma producción y los mismos intérpretes, salvo la participación de la pareja protagonista que es sustituida por Izabela Matula y Javier Tomé, ambos debutantes en Bilbao.

El autor

Cuando Giacomo Puccini (1858-1924) salió de Lucca, la localidad italiana donde nació, estaba decidido a triunfar en el mundo del teatro y la música. Tenía 22 años y tenía toda una vida por delante para demostrar su valía. Llegó a Milán para estudiar con Bazzini y Ponchielli. Por los resultados podemos atrevernos a decir que aprovechó el tiempo. En 1884 dio a conocer su primera ópera, Le Villi, que fue un éxito.

Apenas descansó del trajín que le supuso su representación en Turín y casi de inmediato en la Scala. Para un principiante aquello era un inicio alentador, de forma que se puso a componer el que sería su segundo trabajo, Edgar, que, a diferencia del anterior, tuvo diversidad de opiniones cuando vio la luz en el coliseo milanés. Su gran reválida fue Manon Lescaut, en la que colaboró con los libretistas Giuseppe Giacosa y Luigi Illica que le llevarían de nuevo al pódium con La bohème, obra con la que se rozan los límites de la auténtica genialidad. Luego vendrían Tosca, Madame Butterfly y finalmente Turandot, que dejó inacabada.

La obra

La bohème es una ópera en cuatro actos basada en la novela Scènes de la vie de bohème, de Henri Murger, que fue estrenada el 1 de febrero de 1896 en el Teatro Regio, de Turín. Su argumento es un drama que discurre en una buhardilla del viejo París de 1830, donde viven miserablemente cuatro jóvenes: un escritor, un pintor, un músico y un filósofo. Rodolfo, el escritor, conoce a Mimí, una frágil vecina, a la que acude en demanda de lumbre para encender una vela. Surge el amor y sus consecuencias.

La obra constituye una demostración de lo meticuloso que fue su autor, un compositor que cuidó los textos como pocos lo han hecho en el mundo de la métrica. A la vez, Puccini, fue un profundo estudioso de las distintas corrientes musicales que se dieron en su tiempo.

Desde un punto de vista histórico, La bohème estuvo rodeada de cierta polémica a raíz del estreno, ya que su argumento fue tratado también y casi al mismo tiempo por Ruggiero Leoncavallo, rivalizando ambos autores con sus partituras. Sin embargo, Puccini consiguió estrenar primero, lo que le suponía una ventaja. Lo hizo, como digo en el Teatro Regio, de Turín, en 1986, mientras que Leoncavallo, que ya se había consagrado con anterioridad al dar a conocer I Pagliacci, estrenó su Bohème al año siguiente.

En un principio pareció que la versión de Leoncavallo salía triunfante de tan singular duelo, pero la historia hizo justicia con Puccini al reconocer la superioridad de su trabajo. Hay páginas en su obra que son inmortales para la ópera de todos los tiempos, como las arias “Che gelida manina”, que canta Rodolfo, y “Mi chiamano Mimi”, a cargo de Mimí, que entonan los protagonistas una tras otro en el Cuadro Primero, sin olvidar el vals de Musetta. Son tres momentos clave del arte escénico.

Las versiones

Sí, las versiones, porque en esta ocasión, ABAO ofrece dos versiones de la misma ópera, ambas con producción de la Fundación Ópera de Oviedo, la Orquesta del Teatro Regio di Parma y los Coros de Ópera de Bilbao, dirigidos respectivamente por Miguel Ángel Gómez Martínez y Boris Dujin. El director de escena es Emilio Sagi. Las cuatro funciones de abono tienen como protagonistas a dos intérpretes que han hecho auténticas creaciones con los papeles de Mimí y Rodolfo: la soprano albanesa Inva Mula, hija del famoso compositor Avni Mula, y el tenor italiano Stefano Secco.

La representación correspondiente al día 25 contará con el concurso de Izabela Matula y Javier Tomé. Coinciden en ambas el resto del elenco: Carmen Romeu (Musetta), Simone Piazzola (Marcello), Roberto Tagliavini (Colline), Manel Esteve (Schaunard) y Alberto Arrabal (Benoit y Alcindoro).