“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

 

“Tristán e Isolda”, un Wagner fundamental

por Alberto López Echevarrieta

Palacio Euskalduna de Bilbao, 22, 26 y 30 de octubre y 3 de noviembre de 2011

Ausente desde hace cinco temporadas, Wagner vuelve a la cartelera de ABAO (Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera) con uno de sus títulos más representativos, “Tristán e Isolda”, producción del Teatro dell’Opera di Roma y el protagonismo de Torsten Kerl y Jennifer Wilson que debutan en Bilbao. Y si el último título wagneriano, “Tannhäuser”, fue un éxito en su pasada representación todo apunta a que esta obra, fundamental en la historia de la música y paradigma de la ópera romántica, tenga una aceptación semejante.

La historia

El argumento de “Tristán e Isolda” está basado en una leyenda cuyo origen se remonta al siglo XIII, cuando aparece citado en un poema épico de Gottfried von Strassburg. Algunos historiadores apuntan la existencia de una historia semejante en una historia céltica aún más pretérita. Lo cierto es que mucho tiempo después, Christian de Troyes adaptó las distintas versiones que había sobre el tema para escribir una versión francesa del gran tema de amor que encierra.

A principios de 1855, Richard Wagner empezó a diseñar su propia versión de la historia, cuando vivía en su dorado exilio suizo, en casa del comerciante Otto Wesendonck, al que, por cierto y sin miramiento alguno de gratitud, le arrebató el cariño de su esposa Mathilda. Este romance fue el punto de partida del trabajo operístico que el de Leipzig llevó a cabo interrumpiendo su “Tetralogía” hasta dejarlo lista para su estreno en 1859 convertido en un drama musical en tres actos.

Wagner le había escrito a Liszt: “Ya que no me ha sido dado gozar en mi vida del amor auténtico, quiero levantar un monumento a este sueño, el más bello de todos, en el que del principio al fin se sacie este amor. He esbozado en mi mente un “Tristán e Isolda”, la más sencilla, pero la más encendida concepción musical; con el “pabellón negro” que ondea al final me cubriré para morir”.

La ópera

Posiblemente “Tristán e Isolda” sea, por la circunstancia referida, la ópera más personal y el más grande de los dramas compuestos por Wagner. Su música es la expresión más profunda de lo absolutamente humano. Sensitiva como ninguna y dotada de una fuerza de expresión y de una substancia anímica realmente extraordinarias, constituye una de las obras más impresionantes de arte moderno en el sentido más elevado de la palabra.

Se dice, y con toda la razón, que “Tristán e Isolda” es el poema literario-musical del amor llevado a la exaltación suprema y de un amor que no se habría concebido intelectualmente de no haber existido Mathilda Wesendonck, la mujer que inflamó la vida del compositor de una enorme pasión fogosa y de una extraordinaria hondura emocional.

Esta obra carece de recitativos, arias y dúos tan habituales en óperas anteriores. Aquí el drama lo marca la orquesta en base a “leit-motivs” que se reproducen en nuevas combinaciones en las que las voces de los cantantes forman parte del conjunto sinfónico que alcanza sus cotas más brillantes en el preludio que antecede a la primera escena el primer acto y el de la parte con que finaliza el drama lírico.

El estreno

Pese a su trascendental importancia, “Tristán e Isolda” tuvo serios problemas para su estreno. En 1863, es decir, cuatro años después de que la partitura quedase completa, y después de más de setenta ensayos, Viena dijo que la obra era irrepresentable y posiblemente hubiera quedado “nonnata” de no haber mediado la ayuda del misántropo rey Luis II de Baviera que influyó para que pudiera ser estrenada el 10 de junio de 1865, fecha que para muchos marca un antes y un después en el mundo de la música.

El acontecimiento tuvo lugar en el Teatro Nacional de Munich. Contó con la colaboración del tenor Schnorr von Carolsfeld y la dirección del pianista y compositor Hans Guido von Bülow, cuya esposa, hija de Liszt, se divorció de él para casarse con su adorado Richard Wagner.

La versión que se presenta en Bilbao es una producción del Teatro dell’Opera di Roma con dirección musical de Miguel Ángel Gómez Martínez, dirección de escena de Pierluigi Pier’Alli y la presentación de los protagonistas, Torsten Kerl como Tristán y Jennifer Wilson como Isolda. Completan el reparto Elena Zhidkova, Matthiew Best, Alan Held, Javier Galán, Eduardo Ituarte y Alberto Núñez. Orquesta Sinfónica de Bilbao y Coro de Ópera de Bilbao.