José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

Diversa, rica y especialmente atenta a las diferentes posibilidades expresivas de las distintas formas, la poesía de José Manuel Lucía Megías constituye un interesante viaje por la multiplicidad de voces que recogen Más»

Discos

Discos

OKKERVIL RIVER: In the Rainbow Rain (ATO-PIAS) Away(2016), el anterior álbum de Okkervil River, estuvo marcado por desapariciones y cambios, empezando por el fallecimiento del abuelo de su líder, Will Shelff, y Más»

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

El vientre del observador, una de las obras más icónicas del Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de ser restaurada recuperando de esta forma la brillantez y la vivacidad de los Más»

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Un conjunto de formas geométricas simples como triángulos, rectángulos y cuadrados, en contraste con líneas paralelas, repeticiones hipnóticas y formas policromáticas inundan este verano las salas del Museo Thyssen de Madrid. Es Más»

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs llega a su décimo segundo álbum, Salón, lágrimas y deseo, intentando dar continuidad a su lucha por el empoderamiento de la mujer, tema a favor del cual se ha manifestado Más»

Discos

Discos

JOSH ROUSE: Love in the Modern Age (Yep Roc-Popstock!) Tras acabar la gira de su anterior disco, The Embers of Time, Josh Rouse buscaba un cambio. Necesitaba explorar nuevos sonidos y, también, Más»

Lorenzo Lotto. Retratos

Lorenzo Lotto. Retratos

Un total de 38 retratos del pintor italiano renacentista Lorenzo Lotto se muestran en el Museo del Prado hasta el 30 de septiembre de 2018. La exposición, que ha sido comisariada por Más»

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

La piratería siempre ha tenido un atractivo especial para la investigación. Tal vez porque casi todos, de niños, hemos tenido como libro de cabecera La isla del tesoroo porque nos han seducido Más»

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz ha editado recientemente su nuevo disco, Vestida de nit, cuyo origen está en un concierto acústico que le propusieron en su día dentro de un ciclo de música clásica Más»

110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

 

“Cela – Literatura y arte. La pintura a través de “Papeles de Son Armadans”

por Redacción

(Círculo de Bellas Artes de Madrid)

La exposición -comisariada por María Toral- se presenta en la Sala Minerva del Círculo de Bellas Artes de Madrid, en colaboración con el hijo del escritor, Camilo Cela Conde y la Fundación Charo y Camilo José Cela en Mallorca. Juan Barja, director del CBA reclamó en la presentación un patrocinio público o privado para publicar todos los números de la revista en una edición facsímil.

Un video documental con testimonios sobre la vida de Cela completa la exposición. La muestra permanecerá abierta hasta el 21 de mayo de 2017.La exposición recuerda que: “La revista creada por Camilo José Cela, Papeles de Son Armadans, publicó varios números especiales. Entre ellos destacan los que el escritor dedicó a sus amigos artistas: Joan Miró, Pablo Picasso o los integrantes del grupo El Paso. Las ediciones de la revista se vieron complementadas por las publicaciones de distintos libros como el de Miró, Dibujos y litografías y poco después los tres que surgían de la colaboración entre Picasso y Cela: Trozo de piel, Dibujos y escritos y Gavilla de fábulas sin amor.

Papeles de Son Armadans dedicó su nº XXXVII al grupo El Paso. Contenía cuatro “dibujos infantiles” inéditos de Pablo Picasso, una dedicatoria de Joan Miró, otra de Vicente Escudero, e ilustraciones de los integrantes de El Paso, además del “Manifiesto definitivo” del grupo que se publicaba por vez primera.

Al año siguiente la revista recogió los versos escritos por los participantes en las Conversaciones poéticas de Formentor. Ese poemario de Formentor fue ilustrado por obras creadas para la ocasión del propio Cela, Canogar, Millares, Tàpies, Saura o Viola. La portada salió de los pinceles de Joan Miró.

Esta exposición supone una ocasión única para que el publico pueda conocer una faceta más desconocida del escritor. La literatura y las artes plásticas han tenido pocas veces una unión tan eficaz y sorprendente como la lograda a través de las páginas de Papeles de Son Armadans.

CJC y Picasso

Camilo José Cela y Picasso estuvieron juntos pocas veces. Pero se querían de veras. Pudieron convertirse en enemigos feroces; al fin y al cabo los dos eran demasiado parecidos para llevarse bien. Pero ambos asumieron sus respectivos papeles con cierta facilidad. CJC viajó a Cannes el 31 de julio de 1958 con la pretensión de ver a Picasso, pero desde el comienzo las cosas se torcieron. Cuatro cartas enviadas a Charo desde el hotel Mont-Fleury cuentan los problemas por los que pasó hasta que se le abrieron las puertas de la casa del pintor. Pero a partir de ese momento las cosas rodaron bien. CJC le contó a Picasso que Papeles de Son Armadans iba a sacar un número especial dedicado a él. En el mes de junio de 1960, con ocasión de su segundo viaje a La Californie, Camilo José Cela se presentó con los pliegos del número extraordinario. De allí salieron tres libros más y numerosas ceras que se enseñan en esta muestra.

Hay una foto histórica de Picasso dando de comer a CJC a la boca con una bandeja llena de patatas en la mano. El pintor se ríe de veras; nadie, hasta entonces, le había pedido algo semejante. Pero el viejo y desconfiado zorro todavía hizo una prueba más. Acabadas las patatas y el resto de la comida, le dijo al escritor:

—Yo me voy a dormir la siesta. Si te aburres, echa un vistazo a esa carpeta y quédate con lo que quieras.

La carpeta estaba llena de dibujos de Picasso, casi todos ellos firmados. Pero CJC no cayó en la trampa. Picasso, al levantarse y ver que en la carpeta seguían todos, le dijo enseguida:

—¿Qué pasa? ¿No te ha gustado ninguno?

Los dos se miraron, por un instante, midiendo cada uno en los ojos del otro hasta qué punto se había entendido el juego. Ambos sabían que si CJC hubiera cogido un dibujo, el que fuese, su visita habría terminado en ese mismo instante.

CJC y Miró

La relación entre Miró y CJC no fue cotidiana pero sí mucho más intensa de lo que cabría suponer. Se trataba de un caso de admiración y respeto mutuos.Joan Miró mostraba un candor infantil a todas horas, ligado a su timidez omnipresente. Le encantaba ver el contraste de CJC abriéndose camino por el mundo con la seguridad de un rompehielos durante la primavera boreal.

El primer número de homenaje de Papeles de Son Armadans se dedicó a Joan Miró. Luego siguieron el libro Dibujos y litografías y las portadas a que hizo Miró tanto para el ejemplar dedicado al Poemario de Formentor como para el homenaje a la propia revista aparecido tras el cierre de ésta.

Sin olvidar el episodio del cuadro rasgado, el falso Miró pintado por Viola que el escritor apuñaló, Charo cosió y Miró pintó de nuevo por encima narrando la historia en la parte trasera del lienzo.

El homenaje de Papeles debía comenzar por una entrevista pero Joan Miró era un personaje al que no se podía entrevistar. Ante cualquier pregunta se quedaba pensativo un buen rato y luego contestaba con un monosílabo (¿Sí?, ¡Ah!, Uf…).

En la conversación con CJC de Papeles, Joan Miró muestra en comunicativo, ingenioso y hasta brillante. Cuando CJC le enseñó las pruebas de imprenta, el pintor se quedó maravillado y contentísimo. Es una entrevista magnífica. Y puede serlo porque tanto las preguntas como las respuestas son del propio CJC. El escritor le interrogaba, esperaba un rato, le sugería por dónde salir, y Miró, muy aliviado, decía que sí afirmando de manera vehemente con la cabeza.

La fórmula resultó tan eficaz que Miró le pidió a CJC si no le podía echar una mano alguna que otra vez con otras entrevistas que le pedían desde todo el mundo. No se sabe en qué quedaron al fin.

El falso Chagall

CJC conoció a través de su hermana Ana a un amigo de Chagall, Gabriel Dereppe. Al saber que volvía a París, CJC le pidió que se llevara el cuadro pintado en realidad por Manuel Viola para que el pintor certificase que se trataba de un original. Tal vez para prestar credibilidad a la treta, CJC preparó un contrato que le obligó a firmar al señor Dereppe comprometiéndose a devolver la tela en el plazo de veinticinco días, o, de lo contrario, a abonar doscientas cincuenta mil pesetas, una fortuna inmensa entonces. Se conserva el documento que, a los efectos legales, lleva la fecha (20 de octubre de 1959), el número de pasaporte del emisario (Passeport 2.701 Francés, así, en hermandad de lenguas), y el detalle del hotel en el que se albergaba Dereppe (hotel Menfis, Madrid).Cuando, una vez en París, Chagall vio el cuadro, el anciano y malhumorado genio tomó un pincel y escribió, con grandes trazos, «C’est un faux», firmando luego, también a lo largo de la tela, «Marc Chagall», y añadiendo por si cupiera todavía duda alguna «la signature est fausse» ( la firma es falsa).

CJC y el informalismo

Papeles de Son Armadans publicó números extraordinarios dedicados a Tàpies o el Grupo el Paso, principales representantes del Informalismo en nuestro país.

Además Viola, Millares y Canogar colaboraron también con la revista mediante dibujos para el número dedicado al Poemario de Formentor.

De todos ellos, fue con Manuel Viola con quien CJC tuvo una relación más estrecha, ya que además de ser grandes amigos, eran vecinos en sus casas de Ríos Rosas 54 en Madrid . Manuel Viola era capaz de pintar chagalls, kandinskys y modiglianis tan bellos como los originales. No copiaba jamás ningún cuadro; se limitaba a pintar «a la manera de» y los resultados eran sorprendentes. Viola hizo para CJC numerosos cuadros, entre ellos un Miró y un Chagall ( presente en la muestra) que forman parte de la historia artística de la creación en la postguerra española.