110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. Más»

Discos

Discos

GABINETE CALIGARI: Camino Soria (Warner) Es difícil que se alineen todos los elementos para que un grupo o solista pueda grabar el disco de su vida, que se convierta en un gran Más»

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro: La restaturación de arte como nueva obra de creación artistica

María López de Castro es Conservadora y Restauradora de Bienes Culturales y especialista en Pintura por el Istituto per l’Arte e il Restauro Palazzo Spinelli de Florencia y la Escuela de Restauración Más»

The Cranberries, la luz al final del túnel

The Cranberries, la luz al final del túnel

Hace aún escasas semanas que fallecía Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries. Recordamos aquí sus palabras en una de sus últimas entrevistas que coincidió hace unos meses con la edición del Más»

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

El pintor Jesús Camargo muestra una pintura que refleja el paisaje y el color del mediterráneo. Una de sus series, titulada Magreb, es una de las más bellas de su trayectoria artística. Más»

Marta Agudo: “Historial”

Marta Agudo: “Historial”

Un magnífico poemario se aloja en las páginas de Historial; el último libro de Marta Agudo. Se trata de un poemario rotundo y preciso que, con una gran cohesión, aborda la enfermedad Más»

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

Antonio López, comunicativo y provocador en el Taller del Prado

El pintor Antonio López estuvo comunicativo y provocador en un coloquio que tuvo lugar en el madrileño Taller del Prado, lugar desde el que está pintando un cuadro sobre la Gran Vía. Más»

Antònia Vicens:  “Lovely”

Antònia Vicens: “Lovely”

Antònia Vicens (Santanyí, 1941) recoge en los poemas de estas páginas una mirada que pone en cuestión la naturaleza de los afectos y de los vínculos. Desde una radical crítica feminista de Más»

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

“Muchacha en la ventana”, la Mona Lisa de Rembrandt, en Bilbao

Muchacha en la ventana, de Rembrandt y cuadro-estrella de una de las más veteranas pinacotecas europeas, la Dulwich Picture Gallery de Londres, cuelga durante tres meses en el Museo de Bellas Artes Más»

 

María Pilar Queralt del Hierro: “Gula”

por Alberto López Echevarrieta

Ediciones Destino, 2016. 171 páginas

Maria-Pilar-Queralt-del-Hierro-Gula-EntrevistaLa escritora María Pilar Queralt del Hierro, autora de biografías tan interesantes como las dedicadas a Inés de Castro, Tórtola Valencia, Agustina de Aragón e Isabel la Católica, regresa al primer plano de la actualidad literaria con un curioso libro que gira en torno al buen yantar a través de la Historia. Su título, Gula, que no puede ser más preciso, viene a sumarse a los otros dos ya publicados, Lujuria y Avaricia. Hablamos, claro está, de los pecados capitales que ahora son analizados de forma unitaria por diferentes autores.

La obra que ahora nos ocupa tiene 36 capítulos a través de los que se revisan distintos aspectos de la historia de España relacionados con la alimentación, bien sea desorbitada o escasa. Es el caso del que describe cómo ha sido ésta en tiempos de guerra y que se remonta a la de la Independencia, en la que las carencias y hambrunas llegaron a enternecer a José I, hermano de Napoleón y a la sazón rey de España, cuando hizo una visita a algunos barrios madrileños. Su asombro fue tal que empeñó sus bienes para comprar trigo con el que alimentar a la población. ¡Y pasó a la Historia como Pepe Botella…!

Los cafés han sido siempre lugares de tertulia y conspiración. Parece que el aroma de un humeante moka hace emerger esa capacidad de intriga que todos llevamos en nuestro interior. En la época del Trinenio Liberal (1820-1823) se intrigó todo lo que se pudo en reuniones en las que participaron no sólo políticos, sino también todo tipo de artistas para intercambiar impresiones en torno al gobierno de turno y a las necesidades apremiantes del país.

gula-mpilarqueralt1pGula nos recuerda el ceremonial de las mesas regias y el apetito de algunos monarcas, incidiendo en un apartado que les sonará a los lectores más veteranos: Aquel capítulo del desaparecido libro de Urbanidad que nos hicieron aprender de pequeños en el que se indicaba una serie de normas de comportamiento en la mesa. La autora, incluso, aporta algunos cuadritos explicativos de aquella obra, cuya repesca total no estaría de más en las aulas. Llama la atención la cita que se hace del Decálogo del perfecto invitado, que en 1888 daba pistas sobre cuáles eran los temas que jamás se debían de sacar a colación durante un buen ágape. Es más, ya entonces se señalaba que sólo se podía hablar de política a los postres.

Hablando del buen comer se cita al Lhardy, famoso restaurante de la Carrera de San Jerónimo, de Madrid, por donde pasaron Ramón de Campoamor, Julián Gayarre, Mariano Benlliure y un sinfín de figuras ilustres prodigando felicitaciones por el placer culinario experimentado en sus mesas. También hay referencias de otros lugares de inferior pedigrí, pero que cuentan con cocinas extraordinarias. Me refiero a mesones y fondas donde las buenas guisanderas hacen honor a merecidas famas, mientras que sus bodegas ofrecen vinos, cavas y sidras con los que regar las deliciosas viandas.

Siempre me han llamado la atención aquellos vinos quinados reconstituyentes que antiguamente se hacía beber a los niños por eso de que daban “unas ganasde comer….”. Antes de cada almuerzo se le daba al pequeño una copita de aquellos jarabes en la esperanza de que, a continuación y atendiendo a la publicidad, la criatura iba a devorar el menú dispuesto. Ignoro si el propósito se cumplía, pero hoy, cuando leo en las etiquetas de aquellas botellas que el vino de marras tiene 12 ó 13 grados, imagino que al niño más que ganas de comer lo que le entrarían serían unas enormes ganas de echar la siesta.

Gula portadaEn Gula se incide también en aspectos tan originales como los productos salidos de los conventos siguiendo recetas centenarias, licores espirituosos creados por frailes y dulces preparados por monjas. Por supuesto que están presentes los platos típicos de Navidad, los banquetes de boda, los productos que se venden de forma ambulante, las tan de moda comidas-basura, la evolución de las chuches desde los legendarios pénjamos a los chupa-chups, finalizando con la sofisticación de la nueva cocina.

Todos estos temas son tratados en el libro de forma muy amena e interesante a través de documentados capítulos de corta extensión que nos descubren algunos aspectos que de otra forma difícilmente nos pararíamos a pensar. Por ejemplo, ¿sabían ustedes que en Andalucía hay tantos bares como en Dinamarca, Irlanda, Finlandia o Noruega juntas?

Sin embargo, no creo que está suficientemente representado el País Vasco, donde además de pecar con ganas se rinde culto a la gula en esos templos del placer culinario que son los txokos o sociedades gastronómicas, según se trate de Bizkaia o Gipuzkoa. En esos locales privados, los socios y sus amigos dan rienda suelta al voraz apetito mediante almuerzos y cenas muchas veces pantagruélicas. El hecho de que sean ellos mismos quienes cocinen y degusten los platos les sirve de experimento para mejorarlos hasta alcanzar la categoría de manjar. En estos fogones se han forjado extraordinarios guisanderos que honran a la cocina vasca. No hay que olvidar tampoco que uno de los tótems de las fiestas bilbaínas es el Gargantúa, personaje de Rabelais cuya multitudinaria aparición por las calles celebran los niños desde mediados del siglo XIX y al que cantó en sus escritos Miguel de Unamuno, y en sus pinceles Arrúe.

Otra ausencia, que puede tomarse como localista, es la del bilbaíno Restaurante Luciano, ya desaparecido, donde otrora se sentó a sus mesas el famoseo más relevante de la sociedad internacional para degustar las modalidades típicas de la casa, sobre todo a base de bacalao. Baste señalar que este establecimiento enviaba cazuelas recién hechas de bacalao al pil-pil a Indalecio Prieto cuando se encontraba en el exilio de México. Considero no obstante que estos detalles pueden no tener cabida en un libro de unas dimensiones determinadas, pero es que el tema de la gula… a un vasco…