Discos

Discos

WEEZER: Pacific Daydream (Crush/Atlantic-Warner) “No puedo conseguir que nadie haga Álgebra conmigo”, canta Rivers Cuomo en “QB Blitz”, con lo que parece seguir interpretando el papel (real o fingido) de antihéroe y Más»

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

 

Leon Bridges, el soul de vuelta a casa

por Xavier Valiño

El río de la música soul fluye con profundidad y fuerza, y Leon Bridges, de 25 años, está inmerso en su corriente vital. El músico nacido en Forth Worth, Texas y artista de Columbia Records ha publicado recientemente su álbum debut Coming Home (Sony Music/2015).Leon Bridges 2Tras el lanzamiento en octubre de 2014 de dos canciones que pusieron el mundo de Internet sobre aviso, y ofreciendo conciertos intimistas en solitario en sitios como Londres, Los Ángeles, Nashville y Nueva York, el cantante y compositor ha demostrado ser un talento excepcional que es capaz de interpretar baladas ardientes y rock’n’roll elemental con igual aplomo. Aunque parezca haber emergido completamente formado, Bridges explica con su melodiosa voz cómo ha llegado donde está ahora.

“Cuando era niño, me fascinaba el R&B moderno. En el instituto intentaba cantar canciones de Ginuwine y Usher y pensé que, bueno, quizás yo no tenía el registro adecuado para su música”. En cambio, un físico ágil y ligero llevó a Leon a estudiar danza en el Tarrant County College en Fort Worth. “He bailado hip-hop desde que tengo 11 años. Sabía del programa de danza que había allí, y comencé a profundizar en el ballet, el jazz, la técnica moderna y aprendí coreografía. Pensé que eso era a lo que quería dedicarme”.

Bridges adquirió popularidad entre fans y críticos en EEUU con su single “Coming Home”. Con un prometedor debut, la canción se estrenó el pasado mes de octubre en el destacado portal musical Gorilla-Vs-Bear y luego se popularizó a través del boca a boca y varias críticas positivas online.

Leon Bridges 1A partir de ahí, este bailarín y coreógrafo empezó a ser conocido por la fuerza de su presencia en directo. Pronto sus seguidores comenzaron a seguirlo allí donde actuaba: las entradas para su concierto en el Mercury Lounge de Nueva York se agotaron en menos de un minuto, seguido por otro concierto completamente vendido en el Troubadour en Los Ángeles. El nombre de Sam Cooke ha aparecido con frecuencia en las primeras críticas de la prensa sobre Bridges. El punto de comparación es acertado, pero no inicialmente intencional. “Cuando escribí “Lisa Sawyer” no sabía nada sobre la vieja música soul. Me preguntaron: “¿Sam Cooke es uno de los músicos que te han inspirado?” Tuve que decir que no, porque la única canción de Sam Cooke que conocía era “A Change Is Gonna Come” de la película Malcolm X, que había visto con mi padre. Y tanto me preguntaban sobre Sam Cooke y Otis Redding que comencé a indagar en la música soul de los 50 y 60, y descubrí que allí está la raíz de lo que yo hago”.