David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

José Galiana Izquierdo, un medico escritor de poesía y narrativa

por Julia Sáez-Angulo

Han sido unos cuantos los médicos que han escrito en la historia como Gregorio Marañón, Juan Antonio Vallejo Nájera o Anton Chejov, entre otros. El doctor José Galiana Izquierdo (Socuéllanos, Ciudad Real, 1929) ha entrado también en esta senda de la literatura de la mano de la poesía y la narrativa.

El poemario Flores bajo la alfombra y la novela  Nunca olvidé tu nombre son los dos primeros títulos de José Galiana, publicados por la editorial Círculo Rojo.

“Anton Chejov, escritor y médico ruso, la medicina es mi mujer legal, la literatura, mi amante”. Eso pretendemos los médicos que escribimos, cada uno según su categoría. Pero es una manera útil de vivir la jubilación que no a todos nos llega desgraciadamente”,  explica el doctor Galiana en el propósito escrito que introduce a su novela.
jose galiana José Galiana ha ejercido la Pediatría privada como rama de la Medicina durante 45 años en Alicante. Desde siempre ha tenido aficiones literarias que exponía siendo joven en recitales poéticos, colaboraciones universitarias o en revistas profesionales.

“Utiliza tu talento, el bosque sería demasiado silencioso si sólo cantaran los que mejor lo hacen” es una cita de Henry Van Dyk, que el autor recoge al comienzo de su libro. Una manifestación de que cada escritor tiene su propia voz insustituible respecto a las demás.

“Se creyó la cima/ El haz/ El brote/ Subiendo al Sol/ hacia la gloria./ Y después fue caída/ Regresó al polvo/ Olvido/ Envés  hacia la nada/ Gloria y caída/ ¡¡Como nos engaña la vida!”, dice uno de sus poemas de reflexión crepuscular.

La novela Nunca olvidé tu nombre está dedicada a sus cuatro nietos: Carlota, José, Pablo y Alba, lo que manifiesta un afecto de abuelo y refleja un deseo de dejarles su libro en la memoria.

“Mi pañuelo/ Mariposa de adiós de blancas alas/ Hálito baldío de abúlicos recuerdos/ Señuelo de amarguras y silencios/ Con tantas despedidas, ha roto el viento su vela dolorida./ Soy la oquedad que queda/ de una vida destrozada de un velero a la deriva”.