Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

Discos

Discos

THE JAYHAWKS: Back Roads and Abandoned Motels (Legacy) Mockingbird Time(2011) y Paging Mr Proust(2016) atestiguaban que The Jayhwaks había regresado para quedarse, tras la segunda deserción de Mark Olson. Incluso se apuntaron Más»

Linda Guilala, según Apenino

Linda Guilala, según Apenino

Hace unos meses, el sello Elefant iniciaba Reworked By Series, una nueva colección de singles en  basada en la idea de que algunos artistas ofrecieran su propia visión de las canciones de Más»

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

Va camino de convertirse en uno de los más importantes centros culturales del norte de Burgos Más»

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Estudió Arte y Decoración, porque fue su primera pulsión profesional en la vida. Con Daniel Quintero hizo un mural sobre Don Quijote en un hotel de Villacastín –todavía en pie- y de Más»

Discos

Discos

COOPER: Tiempo, Temperatura, Agitación (Elefant) Hace dos años, Álex Díez celebraba sus 30 años en la música, al frente de dos proyectos tan señalados como Los Flechazos y Cooper. Dejando a un Más»

 

“Rigoletto” o la deformidad del alma humana

por Alberto López Echevarrieta

Palacio Euskalduna, de Bilbao, los días 19, 22, 25 y 28 de octubre de 2013

Leo Nucci El prestigioso barítono Leo Nucci incorpora a Rigoletto en la representación de esta ópera preparada por ABAO (Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera) dentro del ciclo “Tutto Verdi”. Es el segundo título verdiano de la presente temporada que forma con Giovanna D’Arco (el anterior) y La forza del destino (el próximo) el trío de obras de diferentes etapas del autor que encabeza la programación. Se trata de una coproducción de la entidad vasca con el Teatro Nacional Säo Carlos de Lisboa en la que también está presente el tenor Ismael Jordi encarnando al Duque de Mantua.

La concepción

La gran diferencia que existe entre Rigoletto e Il trovatore y La traviata, la gran trilogía popular de Verdi, radica en que aquí el protagonista es el hombre. Las principales arias de la obra, Ella mi fu rapita (Ella me fue robada) que canta el tenor al comienzo del acto II, y sobre todo La donna é mobile (La mujer es voluble) del acto III, son dos vivos ejemplos del gran momento creador del autor de Parma.

Este melodrama en tres actos está basado en Le roi s’amuse, obra original de Victor Hugo, que se representó en el Théâtre Francais, de París, en 1832. Tal vez lo que más influyó en el ánimo de Verdi a la hora de seleccionarla fue precisamente que los roles principales no los llevara la típica pareja protagonista, hombre y mujer, sino dos varones a los que destinó sendos papelazos de la ópera.

Terminado el trabajo, el autor quedó convencido de que se trataba de la mejor producción que jamás había realizado hasta entonces y así se lo comunicó a sus amigos. Es más, la partitura de La donna é mobile la guardó hasta el día anterior al estreno, consciente como era de que estaba ante una de las arias más pegadizas que había compuesto y que, si trascendía, corría el riesgo de que, durante su interpretación a cargo del tenor, la coreara todo el público ahogando así su éxito.

Un rey convertido en duque

ri0001_31535_1Rigoletto se estrenó en el Teatro de la Fenice, de Venecia, el 11 de marzo de 1851, pero su puesta a punto tuvo notables variaciones por culpa de la censura austríaca que entonces regía en la ciudad de los canales. No concebían los represores que existieran reyes crueles y malvados, como el Francisco I de Francia que figuraba en el libreto original de Francesco Maria Piave. Podía tomarse como una ofensa al emperador. Hubo negociaciones, pero como los austríacos no se avenían a razones, Verdi tiró por la calle de en medio y convirtió al rey Francisco I en el Duque de Mantua, cambio con el que no hubo el menor problema. De esta forma le tenemos al tenor incorporando el segundo papel protagónico de la ópera.

Rigoletto fue un triunfo notable desde su primera representación. A las arias citadas hay que añadir Questa o quella (Ésta o aquella) que canta el duque al poco de comenzar de la obra, y Caro nome (Caro nombre), a cargo de la soprano también en el acto I, para completar los fragmentos que produjeron el delirio del público. La partitura tuvo un aliado importante en el tiempo en que el autor situó la obra, el siglo XVI, lo que propiciaba un vestuario de capa y espada tan del gusto de la época.

Tras el triunfo en Venecia, Verdi llevó la obra al Teatro Argentina, de Roma, como Il viscardello, pero tuvo que rendirse a la evidencia, porque el gran público sabía que tras aquel título estaba el bufón Rigoletto, nombre con el que la obra alcanzaría la gloria.

Rigoletto hoy

La versión que ofrece ABAO tiene como protagonista a Leo Nucci, veterano barítono especializado en el rol del bufón vengativo que personaliza la deformidad del alma humana. Nucci, que debutó en la Scala de Milán con el Fígaro de El barbero de Sevilla para especializarse luego en roles verdianos, ha trabajado a las órdenes de los principales directores del mundo y dispone de un repertorio de más de cuarenta y cinco papeles.

JORDI, IsmaelEl Duque de Mantua es en esta ocasión el tenor jerezano Ismael Jordi, alumno que fue de Alfredo Kraus. En Bilbao se le recuerda por su gran labor en Capuletos y Montescos. Junto a ellos está la soprano Elena Mosuc, como Gilda, que debuta en la plaza. Completan el reparto Felipe Bou (Sparafucile), María José Montiel (Maddalena), Ainhoa Zubillaga (Giovanna), Kurt Gysen (Monterone), Javier Galán (Marullo), César San Martín (Conde Ceprano), Eider Torrijos (Condesa Ceprano), Eduardo Ituarte (Borsa) y Susana Cerro (paje)

La Orquesta Sinfónica de Bilbao y el Coro de Ópera de Bilbao estarán bajo la batuta de Miguel Ángel Gómez Martínez, siendo Emilio Sagi el director de escena y Boris Dujin el director del coro.