El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

            La localidad flamenca de Malinas ha recuperado para las artes uno de sus edificios más emblemáticos, el Museo Hof van Busleyden en el que se resume la época de mayor esplendor Más»

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

 

RIENZI

por Jorge Barraca

Una velada wagneriana distinta

Presentado sólo en versión concierto, lo que es una auténtica pena, este Rienzi ha atraído al público madrileño por curiosidad. Curiosidad por escuchar el resto de la música de una obra de la que sólo se conoce mayoritariamente la brillante obertura y la célebre invocación del tribuno que inicia el último acto; curiosidad también por reencontrarse con la ópera que supuso, en su estreno, un éxito tan memorable para el compositor alemán y el inicio de una carrera llena de reconocimientos, pero que luego tanto le avergonzaría (es ya sabido: demasiado Meyerbeer); curiosidad, al fin, por comprobar si esta larga partitura podía funcionar adecuadamente sin escenografía ni acción dramática desde un escenario.

Y, hay que reconocerlo, el resultado ha sido muy positivo. La partitura se escucha toda ella con gran interés; tiene una continuidad y unas líneas perfectamente demarcables que dan estructura y sostienen perfectamente la escucha, sin hacerla pesada ni excesivamente larga. Aunque el salto con El Holandés Errante es realmente cualitativo, ya se aprecian en Rienzi algunas de las cualidades wagnerianas, aunque, eso sí, en estado embrionario. Y todo ello, junto con la gracia y buena factura de muchos de sus números, hizo de estos conciertos una experiencia grata y exitosa.

La dirección cuidada, atenta, aunque algo demorada en su arranque de Alejo Pérez resultó fundamental para que todo avanzase con seguridad y se mantuviese el interés. Distribuyó bien las tensiones, avanzó con firmeza hacia el ‘encendido’ final y concertó bien con las voces y el coro, que estuvo espléndido. Más desigualdades aparecieron en el elenco vocal. Andreas Schager es un tenor voluntarioso y de acentos interesantes, pero el exigente papel de Rienzi le supera. Ya en el Acto I empezaron las dificultades para mantener una emisión firme, y no pocos agudos se quedaron ahogados. Se notó desde un inicio que no posee un timbre, ni un instrumento lo suficientemente recio para sostener la línea de canto durante todos los actos. Con todo, mantuvo hasta el final la compostura y logró en su intervención en el último acto dar una lección de calidad, preparación y musicalidad.

La Irene encarnada por Anja Kampe, en cambio, sí anduvo sobrada de medios vocales. Es una pena que el papel no tenga intervenciones solistas de más entidad, pues se habría convertido en una parte mucho más interesante para cantantes de bravura. Expresiva, aunque con algunas durezas en la emisión aguda, fue un puntal en estas funciones. Como su enamorado Adriano, pudimos escuchar a Claudia Mahnke que, sin duda, tuvo la actuación más convincente del conjunto, tanto por declamación como por brillantez en sus arias, dúos y concertantes. De timbre bonito y emisión bien impostada, salió siempre airosa en todas sus intervenciones.

James Rutherford y, sobre todo, Stephen Milling (Orsini y Collona, respectivamente) cumplieron perfectamente su parte y pintaron a unos nobles crueles, ambiciosos y perjuros, que contaron con voces adecuadas. También sonoro estuvo el cardenal Orvieto de Friedemann Röhlig. Más justos, pero solventes, se mostraron Jason Bridges y Carsten Wittmoser como Baroncelli y Cecco del Vecchio.

  • Música de Richard Wagner
  • Libreto de Richard Wagner (basado en la novela de Edward Bulwer-Lytton)
  • Dirección Musical: Alejo Pérez
  • Director del coro: Andrés Máspero
  • Intérpretes: Andreas Schager (Rienzi), Anja Kampe (Irene), Claudia Mahnke (Adriano), Stephen Milling (Steffano Colonna), James Rutherford (Paolo Orsini), Friedemann Röhlig (Cardenal Orvieto), Jason Bridges (Baroncelli), Carsten Wittmoser (Cecco del Vecchio).
  • Orquesta Titular del Teatro Real (Orquesta Sinfónica de Madrid). Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo).
  • Madrid. Funciones del 21 al 27 de mayo 2012. Fotografías: Javier del Real