Balthus

Balthus

Se presenta en las salas del Museo una retrospectiva del artista francés nacido en París (1908) Balthasar Klosowski de Rola, conocido por Balthus, organizada conjuntamente con la Fondation Beyeler en Riehen/Basilea (donde se ha Más»

Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

H.C. Westermann, Volver a casa

H.C. Westermann, Volver a casa

Un escultor ecléctico en el Museo Reina Sofía Más»

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Recientemente, Fatoumata Diawara publicaba su nuevo disco Fenfo, cuyo significado aproximado vendría a ser “algo que decir”, a través de Wagram/Montuno. El álbum, continuación de Fatou, su aclamado disco de debut, ha Más»

Sara Mesa: “Cara de pan”

Sara Mesa: “Cara de pan”

Cara de pan narra la historia de amor imposible entre un hombre de cincuenta y cuatro años y una niña de trece. Serán unos cuantos días, porque les separan tantos años que Más»

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]”  Esculturas

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]” Esculturas

Primera exposición monográfica de escultura de un artista revelador Más»

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Un lugar donde estar es el primer poemario de un autor conocido ya en el campo de la narrativa en la que ha cosechado premios y distinciones. Esta primera incursión en la Más»

 

Taurus, del mito al ritual – El arte y el toro unidos como homenaje a un club centenario

por Alberto López Echevarrieta

Museo de Bellas Artes de Bilbao, del 7 de junio al 5 de setiembre de 2010

Más de doscientas obras componen la exposición Taurus, del mito al ritual que ofrece el Museo de Bellas Artes de Bilbao con el patrocinio de la Fundación BBK, Iberdrola y Euskaltel. Pinturas, esculturas, obra sobre papel y artes aplicadas que abarcan desde la Edad Media y la cerámica griega hasta la actualidad. Entre los artistas presentes están Picasso, Miró, Barceló, Goya, el Equipo Crónica, Saura, Zuloaga, Gutiérrez Solana, etc.

La muestra, sobresaliente a todas luces, pretende mostrar la complejidad con la que el arte se ha acercado a la figura del toro. Su puesta a punto se debe a la celebración este año del centenario del Club “Cocherito de Bilbao”, una de las asociaciones más queridas de Vizcaya por desarrollar una importante labor benéfica con sus espectáculos taurinos, al tiempo que homenajea a uno de los diestros más completos de todos los tiempos, Castor Jaureguibeitia Ybarra, “Cocherito de Bilbao”.

Dicen entendidos en el arte de Cúchares que “Cocherito de Bilbao” fue un torero “muy completo en todas las suertes; carecía de algo tan importante como la gracia y la personalidad, pero, a pesar de ello Castor Jaureguibeitia (1876-1928), ocupó un puesto en la torería de su época”. Hace un siglo, un grupo de bilbaínos de pro fundó lo que hoy podría definirse como “club de fans” del torero, club que sigue teniendo una magnífica trayectoria al desarrollar una importante labor benéfica con sus espectáculos taurinos que van desde capeas, novilladas y corridas.

Al cumplirse la efemérides, el Club “Cocherito de Bilbao” está presente en la vida social de la capital vizcaína a través de una serie de actos, uno de los cuales es esta exposición que puede considerarse imprescindible, no sólo para los aficionados a la tauromaquia, sino para cualquiera que sienta una mínima sensibilidad por el arte.

Esta producción de la pinacoteca bilbaína pretende ser la primera gran muestra dedicada a analizar la trascendencia cultural de la figura del toro a lo largo de la Historia del Arte. La muestra se inicia con la presencia del toro en la prehistoria y su importancia en la cultura mediterránea al participar en numerosos ritos, juegos y fiestas. Su iconografía vuelve a aparecer en el Renacimiento con los mitos del Minotauro y del rapto de Europa. Es a partir del siglo XVI cuando el arte se ocupa por la tauromaquia con continuación en las posteriores centurias hasta nuestros días.

El visitante recorre las dos grandes secciones: El mito y los mitos del toro y El ritual de la fiesta, ésta última ordenada en seis apartados: Orígenes, lugares, personajes, lidia, tragedia y gloria. También se ofrecen imágenes de después de la lidia. Hay, pues, materia para ver: Más de doscientas piezas, entre pinturas, esculturas, obra sobre papel y artes aplicadas.

Del pasado más lejano encontramos valiosas piezas arqueológicas -impagable la terracota fechada 1200 antes de Cristo localizada en Irán-, y ánforas griegas de los siglos VI y V a. de C. procedentes del British Museum de Londres. También llama la atención un fresco pompeyano del siglo I a. de C. que habitualmente atesora el Museo Arqueológico de Nápoles.

En esta sección dedicada al mito del toro no pueden faltar los aguafuertes de la Suite Vollard, y el ensamblage Cabeza de toro, ambos de Picasso, que lucen junto a un magnífico bronce de Miró y Hércules lucha contra el toro de Creta, de Zurbarán, en aportación del Museo del Prado.

El ritual de la fiesta comienza con el facsímil del códice de las Cántigas de Santa María. En el recuento de lugares donde los artistas han situado la fiesta taurina encontramos cuadros de Velázquez, Zuloaga, Regoyos, Gutiérrez Solana y lienzos como Salida del chiquero, de Barceló, y El ruedo ibérico, del Equipo Crónica. La exposición se centra luego en los personajes: Toros vistos por Benjamín Palencia, Iturrino, Alberto Sánchez y en las litografías de Picasso. Toreros retratados por Zamacois, Zacharie  Astruc, Juan Gris, Manolo Hugué, Zuloaga, Picasso y una escultura de Gargallo. Curiosas las visiones de la mujer torero de Manet y Gutiérrez Solana. El porte de la cuadrilla se lo debemos a Vázquez Díaz. Botero aporta su versión del picador y el caballo.

La lidia está representada por las tauromaquias de Antonio Carnicero, Goya y Picasso. Hay óleos del de Lucientes, Vázquez Díaz, Picabia, Fortuny, Casas, Masson, una litografía de Francis Bacon y la serie Toros de Burdeos de Goya que incluye un ejemplar único procedente del Museo de BB. AA. de la citada ciudad francesa. No faltan dos cerámicas de suertes de Picasso.

La tragedia y la muerte están representadas por obra de Manet, Luis Fernández, André Masson, Fortuny, Anglada-Camarasa, Romero de Torres, Eduardo Arroyo y de nuevo Picasso.

La fiesta concluye con obra Zuloaga, Vázquez Díaz, Regoyos y Luis Fernández. Entre todos se ofrece el que posiblemente sea mayor muestrario taurino que jamás se haya preparado en el mundo del arte. Una exposición realmente única en su género.