Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

“Cuando salió del patio en forma de U, Maria se adentró en el otoño. Sobre el patio, el cielo seguía siendo de un azul intenso, unas nubes de leche, mofletudas, flotaban inmóviles. Más»

Arthur Miller: “El precio”

Arthur Miller: “El precio”

El teatro de Arthur Miller puede fácilmente relacionarse con dos grandes dramaturgos nacidos en el siglo XIX y que influyeron decisivamente en muchos del siglo XX, a saber, Ibsen y Chejov. De Más»

Bittersweet, a salvo de la radiación

Bittersweet, a salvo de la radiación

Desde Sevilla llega por fin el debut en largo de una de las bandas salidas de la capital hispalense más interesantes del último lustro. Bittersweet combinan post-punk, rock y electrónica en diez Más»

Ignacio Gómez de Liaño: ”El círculo de la sabiduría”

Ignacio Gómez de Liaño: ”El círculo de la sabiduría”

El círculo de la sabiduría es el título del ensayo del Ignacio Gómez de Liaño , publicado por la editorial Siruela, un soberbio volumen que se acompaña con numerosas imágenes procedentes de Más»

El Alfabeto Del Museo De Bilbao

El Alfabeto Del Museo De Bilbao

Una nueva y atrevida forma de ver una pinacoteca centenaria Más»

Discos

Discos

SPIRITUALIZED: And Nothing Hurts (Bella Union-PIAS) Desde la misma portada, Jason Pierce nos confirma que no dejado atrás su fijación con el espacio, un lugar al que evadirse cuando se ha pasado Más»

Esther Garboni: “A mano alzada”

Esther Garboni: “A mano alzada”

Entonando la ternura desde la indignación, la poesía de Esther Garboni (Sevilla, 1973) construye en un “yo” femenino fuerte aunque con aristas, que se resiste a la sumisión pero que conoce sus Más»

Børns, inocencia contrastada

Børns, inocencia contrastada

Blue Madonnaes el segundo disco de Børns, un álbum que recuerda de nuevo su originalidad. El mismo Prince reconoció su don, alabando la canción “Electric Love” en una de sus últimas entrevistas, Más»

Tamara de Lempicka, reina del Art Decó (1898 -1980). Exposición y Conferencia de Adriana Zapisek

Tamara de Lempicka, reina del Art Decó (1898 -1980). Exposición y Conferencia de Adriana Zapisek

Adriana Zapisek, pintora argentina de origen polaco, residente entre Madrid y Buenos Aires, ha impartido una conferencia sobre la polaca “Tamara de Lepicka, pintora del Art Deco (1898 -1980)”,en la Tertulia Ilustrada, Más»

Javier Abella, fotógrafo artístico

Javier Abella, fotógrafo artístico

Es un fotógrafo extraordinario. Sus series rigurosamente concebidas, pensadas y llevadas a efecto son arte desde la primera a la última obra, desde el principio al último detalle, porque él se revela Más»

 

ELEKTRA

por Jorge Barraca

Bailar sobre las ruinas

La Elektra que ha abierto la temporada operística del Real se desarrolla a partir de una idea escenográfica de Klaus Michael Grüber, ya presentada en una producción ofrecida en el San Carlo de Nápoles. Sobre el escenario: la desolación, la ruina, la desnudez. Del antiguo esplendor del palacio de Agamenón —¡el vencedor de Troya!— no queda nada refulgente, nada entero. Vasijas rotas, desorden, paja de cuadras, suciedad que no aciertan a eliminar las sirvientas a pesar de su afán limpiador. La construcción asemeja una mugrienta y fría cárcel de mujeres. En este escenario, una Elektra con la ropa hecha jirones, el pelo lleno de polvo, descalza y manchada es el “animal doméstico”, con arranques de cólera y mirada salvaje que todos temen, en particular su madre Clitemnestra, insomne por sus culpas.

Sin duda el marco tiene sentido: el crimen contra el padre ha llevado a la pérdida del orden, ha roto los cimientos y ya nada puede sostenerse o brillar limpio hasta que no se enjuague la afrenta. Al menos esa es la visión de Elektra, y desde ella parece construirse la escenografía. Pero a estos aciertos de la dirección, no se suman otros, como una iluminación climática —en especial, para los momentos de la muerte de Egisto y Clitemnestra— o una dirección de actores más enjundiosa. El primitivo baile de Elektra no enriquece en nada la pintura del personaje. El movimiento de las sirvientas, y la anticuada idea de las linternas también hacen perder interés a la producción.

Musicalmente, la dirección de Bychkov fue excelente. Se aprecia su conocimiento de la partitura y su íntima conexión con esta música. Desde el tremendo arranque hasta el esplendoroso —y terrible— final mantuvo una concentración admirable. La obra se delineó con magisterio, con una agógica perfecta, con unas dinámicas siempre medidas, que conducen todo el discurso armónico hasta la climática conclusión. Ideal fue igualmente su capacidad para acompañar a los cantantes, logrando, al tiempo, un sonido orquestal pleno y poderoso.

Christine Goerke desplegó un canto dramático de primera línea. El personaje de Elektra tuvo en su voz una plasmación perfecta, con una actuación también muy buena. Así mismo, excelente resultó la Crisóstemis de Manuela Uhl, que bordó su papel tanto vocalmente como actoralmente. En cambio, la voz de Jane Henschel para la Clitemnestra sonó ajada y sin línea media. El Egisto de Chris Merritt fue un lujo, pues la evolución de su voz, la lógica pérdida del esmalte, tienen todo el sentido para la encarnación de semejante personaje. Por último, defraudó un tanto el Orestes de Samuel Youn, pues la gran sonoridad de esta voz y su brillante timbre no fueron a la par de su visión dramática del héroe griego.

Convincente la Sinfónica en una partitura tan endiablada y adecuada la presentación del coro que dirige Andrés Máspero. 

Música de Richard Strauss

Libreto de Hugo von Hofmanssthal

Dirección Musical: Semyon Bychkov

Dirección de Escena: Klaus Michael Grüber

Escenógrafo y Figurinista: Anselm Kiefer

Iluminador: Guido Levi

Director del coro: Andrés Máspero

Intérpretes: Christine Goerke (Elektra), Jane Henschel (Klytämnestra), Manuela Uhl (Chrysothemis), Chris Merritt (Aegisth), Samuel Youn (Orest).

Orquesta Titular del Teatro Real (Orquesta Sinfónica de Madrid). Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo).

Madrid. Nueva producción del Teatro Real (procedente del Teatro San Carlo de Nápoles)

Funciones del 2 al 15 de octubre de 2011. Fotografías: Javier del Real