Goya y la Corte Ilustrada

Goya y la Corte Ilustrada

Primera exposición dedicada al pintor zaragozano en Bilbao Más»

Sorolla, pintor de la alta sociedad y la moda

Sorolla, pintor de la alta sociedad y la moda

Atrás dejó Sorolla la pintura social de su primera época con su célebre cuadro “Aún dicen que el pescado es caro” (1894), para entregarse de lleno a la alta sociedad y por Más»

Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

El punto de partida de este trabajo de Arturo Borra es el examen de “los discursos poéticos que construyen un imaginario de la extranjería no como temática sino ante todo como posición Más»

Discos

Discos

R.E.M.: Automatic for the People (deluxe) (Craft-Universal) Poco nuevo se puede decir sobre Automatic for the People, uno de los álbumes imprescindibles de los años 90 y la cima creativa y de Más»

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert lleva 21 años en España y habla el castellano con gran fluidez y marcado acento norteamericano.  Es un pintor colorista con una obra sustentada en el dibujo pulcro y ordenado, Más»

All Ways – Sharon Fridman

All Ways – Sharon Fridman

La molécula del siete Más»

Fortuny (1838-1874)

Fortuny (1838-1874)

Gran renovador, de desbordante imaginación y enorme originalidad son algunos calificativos que se atribuyen a Mariano Fortuny el artista español del siglo XIX con mayor éxito y reconocimiento internacional. El Museo del Más»

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade se ha convertido en los últimos tiempos en una de las exponentes más populares e influyentes de la música alternativa en el mundo hispanohablante. Esta cantante, compositora y productora que Más»

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Cuando estás sola en otro país, empezando una vida nueva, y no hablas bien el idioma, puedes tener un ataque de timidez. Poco a poco, aprendes a evitar las situaciones incómodas por Más»

Discos

Discos

XOEL LÓPEZ: Sueños y pan (Esmerarte-Altafonte) Atlántico (2012) fue el primer disco que firmó con su propio nombre, aunque detrás ya había otros once. No era el primero de su nueva etapa Más»

 

Belén Gopegui: Acceso no autorizado

por Mercedes Martín

Mondadori, Barcelona 2011

La vicepresidenta del gobierno ya casi no tiene vida privada. Está en el punto de mira, no sólo por pertenecer al gobierno, también porque es mujer y tiene éxito profesional y mediático, por eso tiene que demostrar que está a la altura. ¿No se ha preguntado por qué ha desaparecido completamente del escenario público María Teresa Fernández de la Vega…? Quizá la historia fue, en parte, como la cuenta Belén Gopegui. La novela es un thriller completamente ficticio, pero nadie nos prohíbe, incluso mucho nos alienta a ver detrás de esa mujer mayor, profesional, distante, que ha salido del anonimato y que, de alguna manera sigue siendo anónima, a la susodicha vicepresidenta del gobierno. De todos modos, no se nos cuenta nada que no sepamos: las intrigas políticas acaban eliminando de la vida pública a los políticos con principios a favor de los mediáticos. Lo que sí resulta intrigante de esta historia es la relación que se establece entre la política con principios, remordimientos y arrepentimientos, y la red. Sí: nos referimos a la famosa red desde la cual, últimamente, se han levantado movimientos juveniles, idealistas, revolucionarios como Red Sostenible y Democracia Real Ya. En la novela, como en la vida real, se trata de extraños que se unen por una causa común, conectan a través de los hilos invisibles de las redes sociales y luchan desde la marginalidad política contra las injusticias. Lo mejor de todo es que estas personas que conviven en la red son anónimas, no quieren protagonismo, no se afilian a ningún partido, no viven de la publicidad y no se embolsan comisiones millonarias, porque no son nadie y son cualquiera. 

La vicepresidenta puede ser “ella misma” a través de la red anónima y mostrar sus miedos y flaquezas, sus esperanzas y desengaños. El hacker que se introduce en su intimidad y le tiende la mano podría ser cualquier persona solitaria desengañada con la política, o sea, cualquiera de nosotro/as. Pero lo mejor de la novela no es sólo que se cuenten los trapos sucios de un gobierno cualquiera, o las intimidades de una vicepresidenta, sino que lo mejor es la buena mano de Belén Gopegui para construir la intriga de un thriller político e informático, con todos sus pequeños detalles interesantes. En honor a la verdad, debemos decir que tiene mejor mano para la trama que para la caracterización de personajes, pero quizá eso agiliza la historia. 

Aquellos que creen que la literatura no tiene nada que ver con la política, que se trata de un entretenimiento inútil y que con la belleza y la verdad de la literatura no se consigue levantar nada en nuestros corazones, verán que la novela de Gopegui los contradice, como lo hicieron Dante o Kadaré, cada cual frente a las sociedades de su tiempo y circunstancia. Sólo que ahora, compitiendo con las reivindicaciones literarias están las reivindicaciones internautas y el autor que no se apunte a este carro, vendiendo con licencia Creative Commons, abriendo un blog, creándose un perfil en Twitter, etc., no va a llegar a sus lectores. 

A Belén Gopegui, que cuenta con varios premios literarios (y también buenas novelas) en su haber, la podemos encontrar acampada en la plaza de Sol o en las reuniones de Red Sostenible. Su libro ha salido en la editorial Mondadori en dos formatos: papel, con un precio normal; electrónico, cuatro veces más barato y licencia Creative Commons.