Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

El punto de partida de este trabajo de Arturo Borra es el examen de “los discursos poéticos que construyen un imaginario de la extranjería no como temática sino ante todo como posición Más»

Discos

Discos

R.E.M.: Automatic for the People (deluxe) (Craft-Universal) Poco nuevo se puede decir sobre Automatic for the People, uno de los álbumes imprescindibles de los años 90 y la cima creativa y de Más»

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert lleva 21 años en España y habla el castellano con gran fluidez y marcado acento norteamericano.  Es un pintor colorista con una obra sustentada en el dibujo pulcro y ordenado, Más»

All Ways – Sharon Fridman

All Ways – Sharon Fridman

La molécula del siete Más»

Fortuny (1838-1874)

Fortuny (1838-1874)

Gran renovador, de desbordante imaginación y enorme originalidad son algunos calificativos que se atribuyen a Mariano Fortuny el artista español del siglo XIX con mayor éxito y reconocimiento internacional. El Museo del Más»

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade se ha convertido en los últimos tiempos en una de las exponentes más populares e influyentes de la música alternativa en el mundo hispanohablante. Esta cantante, compositora y productora que Más»

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Cuando estás sola en otro país, empezando una vida nueva, y no hablas bien el idioma, puedes tener un ataque de timidez. Poco a poco, aprendes a evitar las situaciones incómodas por Más»

Discos

Discos

XOEL LÓPEZ: Sueños y pan (Esmerarte-Altafonte) Atlántico (2012) fue el primer disco que firmó con su propio nombre, aunque detrás ya había otros once. No era el primero de su nueva etapa Más»

Escandar Algeet: “La risa fértil”

Escandar Algeet: “La risa fértil”

El sexto poemario de Escandar Algeet podría considerarse un libro de confluencia: en él encontramos todas las líneas que han ido marcando sus anteriores entregas. En cada una de las secciones de Más»

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

El dramaturgo inglés Harold Pinter es un autor de culto, de acierto seguro en describir la condición humana en el ambiente o la esfera que se sitúe. Algunos no queremos perdernos nunca Más»

 

Der Rosenkavalier (El caballero de la rosa)

por Jorge Barraca

El Teatro Real rescata para este Rosenkavalier una producción que Wernicke presentó en el Festival de Salzburgo hace ya quince años. El paso del tiempo la ha revalorizado y, mucho más que en su estreno, son ahora indiscutibles sus méritos y aportaciones. El director apostó en su día por un escenario siempre enmarcado por grandes espejos, que se recolocan en cada uno de los cuadros. El uso de los reflejos tiene varias lecturas: juegos de apariencia (como es la misma ópera), búsqueda de la imagen (juventud) perdida, nostalgia de tiempos pasados (la aristocracia ya desbancada por la burguesía)… en fin, un brillante calidoscopio que refleja adecuadamente el espíritu de esta singular obra del catálogo straussiano.

Junto a ello, un correcto adorno de elementos escenográficos y figurantes que facilitan la comprensión de la ópera y dan vivacidad y sentido a muchas de las situaciones. Así, el arlequín-criado acompaña con gracia y ayuda a dotar de un tono de comedia a toda la ópera (pese a lo aparentemente dramático de algunas situaciones), los acompañantes del Barón de Ochs y otros grupos tumultuosos son movidos con comicidad y precisión, y personajes como el médico, los sirvientes o los espías (Annina y Valzacchi) se desenvuelven en sus actuaciones con soltura y buenos detalles. En síntesis, Wernicke recrea el complejo mundo de Rosenkavalier con riqueza e imaginación, dando una visión propia y perfectamente convincente.

Pero la envoltura de esta suculenta cena es la música y la lectura que propuso el británico Jeffrey Tate defraudó por la ausencia de detalles melódicos, de refinamiento tímbrico, de atmósferas. Es cierto que dirigió con pulso, que armó el complejo edificio, pero fue la suya una lectura de trazo algo grueso, sin las delicadezas que esta música exige.

Del elenco hay que detenerse sobre las tres grandes protagonistas femeninas. La Mariscala fue muy bien servida por una Anne Schwanewilms equilibrada y musical, con una línea muy natural, sin énfasis ajenos a la naturaleza de su personaje. Joyce DiDonato supo plasmar el ardor juvenil de Octavian, aunque vocalmente se vio menos lucida. Algo similar podría decirse de una gran cantante como es Ofelia Sala, que hubiese ganada con una mayor penetración en la frágil y candorosa Sophie.

El Ochs de Franz Hawlata estuvo muy bien en la parte actoral y sacó adelante su comprometidísimo papel, sobre todo en la cavernosa parte grave, lo que no es poco. No obstante, se movió mejor en la zona media, donde se le oía bastante más timbrado y firme. El Faninal de Laurent Naouri igualmente exhibió dotes como actor, aunque tampoco estuvo nada mal su canto tenso y exaltado, que es el que pide su parte. José Manuel Zapata encarnó a la perfección al cantante italiano.