Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

 

Der Rosenkavalier (El caballero de la rosa)

por Jorge Barraca

El Teatro Real rescata para este Rosenkavalier una producción que Wernicke presentó en el Festival de Salzburgo hace ya quince años. El paso del tiempo la ha revalorizado y, mucho más que en su estreno, son ahora indiscutibles sus méritos y aportaciones. El director apostó en su día por un escenario siempre enmarcado por grandes espejos, que se recolocan en cada uno de los cuadros. El uso de los reflejos tiene varias lecturas: juegos de apariencia (como es la misma ópera), búsqueda de la imagen (juventud) perdida, nostalgia de tiempos pasados (la aristocracia ya desbancada por la burguesía)… en fin, un brillante calidoscopio que refleja adecuadamente el espíritu de esta singular obra del catálogo straussiano.

Junto a ello, un correcto adorno de elementos escenográficos y figurantes que facilitan la comprensión de la ópera y dan vivacidad y sentido a muchas de las situaciones. Así, el arlequín-criado acompaña con gracia y ayuda a dotar de un tono de comedia a toda la ópera (pese a lo aparentemente dramático de algunas situaciones), los acompañantes del Barón de Ochs y otros grupos tumultuosos son movidos con comicidad y precisión, y personajes como el médico, los sirvientes o los espías (Annina y Valzacchi) se desenvuelven en sus actuaciones con soltura y buenos detalles. En síntesis, Wernicke recrea el complejo mundo de Rosenkavalier con riqueza e imaginación, dando una visión propia y perfectamente convincente.

Pero la envoltura de esta suculenta cena es la música y la lectura que propuso el británico Jeffrey Tate defraudó por la ausencia de detalles melódicos, de refinamiento tímbrico, de atmósferas. Es cierto que dirigió con pulso, que armó el complejo edificio, pero fue la suya una lectura de trazo algo grueso, sin las delicadezas que esta música exige.

Del elenco hay que detenerse sobre las tres grandes protagonistas femeninas. La Mariscala fue muy bien servida por una Anne Schwanewilms equilibrada y musical, con una línea muy natural, sin énfasis ajenos a la naturaleza de su personaje. Joyce DiDonato supo plasmar el ardor juvenil de Octavian, aunque vocalmente se vio menos lucida. Algo similar podría decirse de una gran cantante como es Ofelia Sala, que hubiese ganada con una mayor penetración en la frágil y candorosa Sophie.

El Ochs de Franz Hawlata estuvo muy bien en la parte actoral y sacó adelante su comprometidísimo papel, sobre todo en la cavernosa parte grave, lo que no es poco. No obstante, se movió mejor en la zona media, donde se le oía bastante más timbrado y firme. El Faninal de Laurent Naouri igualmente exhibió dotes como actor, aunque tampoco estuvo nada mal su canto tenso y exaltado, que es el que pide su parte. José Manuel Zapata encarnó a la perfección al cantante italiano.