Cuéllar: Ciudad Monumental y Sede de las Edades del Hombre

Cuéllar: Ciudad Monumental y Sede de las Edades del Hombre

Cuéllar es una pequeña villa segoviana a mitad de camino entre las ciudades de Segovia y Valladolid y perteneciente a la comarca Tierra de Pinares que, debido a su carácter medieval, fue Más»

Frivolité: La moda en el siglo XVIII

Frivolité: La moda en el siglo XVIII

Cuando el pintor chileno Santiago Arcos Ugalde (1852-1912) conoció a la actriz de varietés Virginie Déjazet (1798-1875) quedó prendado por su personalidad envolvente hasta el punto de que quiso tener algo suyo Más»

 

Ángela Pareja Rosales:”El Punto de Partida”

por Carmen González García-Pando

Una invitación a soñar

“El recorrido que hago a través las obras que presento en esta muestra, convergen en un mismo punto, principio o fin: La Vida” (Ángela Pareja)

Hay personas que tienen habilidad manual para lograr que de un pedazo de arcilla, un bloque de mármol o un trozo de seda crear una pieza artística, y hay otras que tienen además el don de transmitir algo más, una emoción, un sentimiento. En definitiva…una obra especial y única. Esto es lo que sucede con el trabajo de Ángela Pareja Rosales.

Quiteña de nacimiento comenzó en el campo de la restauración en su país, Ecuador, para trasladarse muy joven a Madrid donde se nacionalizó. Aquí estudió Bellas Artes especializándose en la restauración de pintura y escultura y, en su periplo profesional como restauradora, trabajó entre otros lugares en el Museo del Prado, Patrimonio Nacional y el Museo Thyssen Bornemisza. Sin embargo el espíritu inquieto de Ángela -unido a la posibilidad de haber podido residir en ciudades como Nueva York o Varsovia- le han llevado a indagar en otros campos artísticos como la pintura, cerámica, escultura, batik,… y, el resultado, es la exposición monográfica que nos ocupa que se inaugura en la Casa del Artista Plástico, Galería 022  de Varsovia desde el próximo viernes 21 hasta el 8 de mayo.

En ella se reúne un conjunto de piezas con las más diversas formas y texturas. Hay referencias a sus maestros preferidos como el Bosco en el magnífico bronce titulado “Delicia del Paraíso”. También a la tierra gallega de su esposo y que tanto aprecia, en la composición de esos magníficos “Percebes” realizados en cerámica. Los bustos de sus padres transmiten todo el cariño y emoción que la artista siente por ellos; el rostro mutilado de un hombre de color, que bajo el título de Proud, reivindica el orgullo de la raza negra. En resumen un universo amplio e imaginativo con el que Angela Pareja nos invita a soñar y que confirma el texto que ha compuesto y acompaña la muestra:

“El deseo de transmitir un mensaje, una idea, un concepto, que nos permita establecer un diálogo con el mundo que nos rodea, constituyen el mayor de los retos para quien se aventura en la búsqueda de dicho propósito. Los caminos recorridos para encontrar la manera de “plasmar o materializar” nuestros deseos más íntimos, nos conducen muchas veces por mundos ideales y a veces fantásticos que nos sorprenden y nos invitan a soñar e indagar más allá de lo conocido, de lo palpable. Es así como, la inquietud y la imaginación nos empujan a “crear instrumentos” a través de los cuales poder expresar nuestro “mundo interior”.

El intercambio de sensaciones que se establece con la materia a través de las distintas técnicas, genera un lenguaje íntimo y único que sólo entiende de gozo, de placer, de mimo, de complicidad. El vínculo que se establece entre la materia y quien la trabaja, conforma un diálogo creado a base de un conjunto de estímulos únicos e irrepetibles, es por ello que, el resultado obtenido constituye una realización personal creada con amor y por amor: el “objeto artístico”.

El recorrido que hago a través las obras que presento en esta muestra, convergen en un mismo punto, principio o fin: La Vida. Mi intención es nutrir la inquietud del espectador por descubrir “El punto de Partida” de un sueño, de un estímulo, de una ilusión, de una fantasía que sea capaz de persistir en el recuerdo de nuestra existencia, de los retos perseguidos, de las alegrías vividas y de los temores y sufrimientos a los que nos vemos sometidos por conseguir el propósito deseado”.