James Dean Bradfield: recordando a Víctor Jara

James Dean Bradfield: recordando a Víctor Jara

 Even in Exile es el segundo álbum en solitario de James Dean Bradfield, de Manic Street Preachers, dando continuidad a The Great Western. Incluye letras escritas por Patrick Jones, poeta, dramaturgo y hermano de Más»

El Museo: Arte y Vida

El Museo: Arte y Vida

En la antigua Grecia el museo, o Palacio de las Musas, tenía un sentido estático, sagrado que hacía referencia al aspecto sincrónico del arte ya fuera del pasado o del presente. Las Más»

Discos

Discos

TEENAGE FANCLUB: Endless Arcade (PeMa-Musicasusual) En dos ocasiones se ha retrasado la edición del décimo álbum de los escoceses Teenage Fanclub. Además, se le sumaba a ello que se trataba del primer Más»

Fernando Díez de Bulnes: “El templete de las musas”

Fernando Díez de Bulnes: “El templete de las musas”

      Con el permiso de Keruac o Dennis Hopper, se presenta esta primera novela de Fernando Díez de Bulnes, “El templete de las musas”, como una “road movie”que va desde Más»

Claudia Comte: «After Nature»

Claudia Comte: «After Nature»

Comisaria del proyecto Chus Martínez quien, en colaboración online con Claudia Comte, presenta esta exposición que gira en torno a los arrecifes de coral y la preservación de los océanos. Fundadora de Más»

Glass Animals, certezas por los aires

Glass Animals, certezas por los aires

Glass Animals consiguieron forjar su sitio en la escena independiente británica con sus dos primeros álbumes: Zaba (2014) y How to Be a Human Being (2016). Con este último consiguieron una nominación Más»

Paret en Bilbao. Arte sacro y profano

Paret en Bilbao. Arte sacro y profano

El Museo de Bellas Artes de Bilbao y el Museo de Arte Sacro presentan conjuntamente la exposición Paret en Bilbao. Arte Sacro y Profano dedicada a la obra realizada por este singular Más»

Discos

Discos

VERTO: Embora (Alberto Mira Cons-Fernando Peleteiro Sánchez) Cuando Verto hizo público un listado con sus influencias incluso antes de editar su debut, estaban dando a la gente de su generación una guía de Más»

Julia de Castro, el canto que perdura en la memoria

Julia de Castro, el canto que perdura en la memoria

Julia de Castro, conocida por su decenio como líder de la banda De La Puríssima, está ahora presentando en directo el disco que editó no hace mucho, La historiadora, un álbum transicional cuya Más»

Discos

Discos

THE NEW RAEMON/MARC CLOS Y DAVID CORDERO: A los que nazcan más tarde (BMG) En 2020, Ramón Rodríguez (The New Raemon) entregó su álbum más completo, visceral y oscuro, Coplas del andar torcido. En Más»

 

Obituario sin mordaza: Erik el Belga

por Jorge Llopis Planas

Es delicado escribir sobre un muertito reciente, ya que cabe la posibilidad de que algún ingenuo no sepa leer entre líneas y puede interpretarlas como un panegírico. Es más, como un homenaje incluso, porque nuestra hipocresía bienpensante intenta poner un broche final buenista a todo.

Cada sector profesional tiene sus fallecidos insignes, entendiendo por insigne, destacado. Para bien o para mal, en el mío como Perito Tasador Judicial, historiador y crítico de Arte, esta semana ha desaparecido como una de sus cientos de piezas robadas, Alphonse van den Berghe, alías “Erik el Belga”, alias “Erik el Rojo”. Éste último empleado en su primera época de contrabandista de armas para la OAS francesa y cuentan que probablemente también para el IRA en los años 60 para continuar con su actividad terrorista. Un lucrativo negocio que el Alphonse desarrolló durante casi 5 años gracias a que conocía los arsenales olvidados por los alemanes y aliados en los bosques en los que vivía de niño y que le permitió conocer los entresijos del contrabando y tráfico ilícito internacional.En 1976 logró fugarse in extremis y refugiarse en España. Se entregó a la policía española en 1982, una vez fue abolida la pena de muerte en Francia en 1981… En España fue absuelto de 14 juicios pendientes y solamente cumplió 35 meses de prisión por “ayudar” a encontrar las piezas robadas y delatar a otros compañeros de profesión. Todo un héroe.

Por “Amor al Arte” fue la autobiografía de Erik el Belga publicada en 2012 con el cinismo del que se sabe protegido por las autoridades. Es como si otro belga afamado, el pederasta y asesino Marc Dutroux hubiese publicado por ejemplo “Es que las visten para provocar” o si Leopoldo I hubiese escrito “Memorias de MI África” No hay nada ni de romántico ni de aventura en la vida de este ladrón de arte. Ni creó método ni escuela, simplemente la lacerante constatación que un chorizo es más útil por las medallas que proporciona que, porque realmente se haga justicia, aparte de continuar con la tradicional e ingente producción de degenerados de la peor ralea que proceden de Bélgica.

Actuó con una banda de facinerosos en Francia, Luxemburgo, Alemania, Bélgica y sobretodo en España y que son los que realmente deberían escribir la biografía de este montaraz. Intentó ennoblecer su actividad explicando en su biografía que también fue artista y falsificador. Si alguien ha visto sus obras, podrá apreciar la pobre calidad, pero como seguramente en breve alguna institución cultureta le organizará un homenaje, es donde se podrá apreciar su escaso talento, más allá de su afición de fin de semana. En una subasta organizada por la Sala Ansorena en 2010 se puso en venta uno de sus bodegones que quedó desierto en 500€, aunque sinceramente, no sé como explicar esta extraña coincidencia: Sala de subasta y ladrón del arte.

Me dijeron, con el Belga todo eran suposiciones, que ya había guión de cine, aunque me temo por el imbécil que me lo comentó que, en caso de filmarse, tendremos que sufrir otra película de robos de arte fantasiosos y héroes iconoclastas y antisistema. Nada que ver: Alphonse van der Berghe trapicheaba con curas ignorantes, robaba a monjas incautas y revendía a comerciantes obscuros. Robaba con nocturnidad y alevosía y, aún y así, se le permitió “disolverse” en Marbella, perpetuando la tradición de convertir la Costa del Sol en una especie de campo de internamiento dorado de delincuentes como decía Torrente: ”Vámonos pa Torremolinos”.

Coincidí con el Belga una vez y, sobretodo, me fije en su mirada: cínica, perversa e inquietante. No me despertó siquiera el morbo de escuchar sus bravuconadas y lecciones de cómo habría actuado si hubiese sido él, el ladrón del Codice Calixtino.

Tantos pufos lleves, como paz en el mundo del patrimonio artístico dejas.