“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

 

“Entre Pucheros”, un acercamiento a la alfarería vallisoletana

por Alberto López Echevarrieta

Museo de Valladolid, del 15 de mayo al 13 de diciembre de 2015

EntrePucheros cartEn el Libro de las Fundaciones, Santa Teresa de Jesús dice “…entended, que si es en la cocina, entre los pucheros anda el Señor, ayudándoos en lo interior y exterior”. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid –no puede ser más oportuna la frase- y que se celebra el V Centenario del nacimiento de la santa, la ciudad pucelana ha montado en el Museo de Valladolid una exposición que, bajo el título de Entre pucheros, nos acerca a la artesanía de la cerámica que se facturaba en la capital castellana durante el siglo XVI.

Barrio de alcalleres

Los alfareros vallisoletanos, también llamados alcalleres, tuvieron notoria importancia en la vida social de la ciudad desde que se establecieron en ella a principios del siglo XV. Por lo general eran moriscos que se decían conversos al cristianismo para seguir trabajando en la península, aunque en muchos de los casos seguían practicando en secreto su doctrina primitiva. La propia palabra alcaller proviene del árabe alqallái que significa precisamente alfarero. Su centro operativo era el barrio de Santa María, a corta distancia de la Plaza Mayor, en la capital autonómica de Castilla y León.

Eran hábiles artesanos en la producción de loza que servían al comercio local en forma de escudillas, platos, jarros, salseras y platillos. La muestra que ahora presenta el Museo de Valladolid no es muy numerosa en piezas, pero posee un marcado interés por el hecho de que todas ellas han sido localizadas en excavaciones llevadas a cabo en el entorno urbano de la ciudad. Algunas no precisan un examen muy minucioso para apreciar en ellas una tendencia árabe patente en aristas, bordes e incluso en la utilización del color verde de cobre que lucen en la decoración. Son piezas de loza blanca, unas de “medio baño” y otras de “baño entero”, según el vidriado recubre las piezas en parte o en su totalidad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALas escudillas no son de gran tamaño, ya que se usaban de forma individual para contener sopas. Junto a ellas vemos platos, jarros para servir o beber agua o vino, y salseras o pequeños cuencos en los que se servían salsas y condimentos. Los hogares más pobres y los conventos utilizaban las vajillas “de medio baño”, con vidriado de loza recubriendo únicamente la parte interior y el borde del recipiente, mientras que en las mesas de postín se utilizaban las “de baño entero”.

La exposición permite hacernos una idea de cómo operaban estos artesanos, desde el momento en que ponían a cocer estas pequeñas piezas de barro en el horno hasta hacer el vidriado de la loza a base de óxidos de plomo y estaño mezclados con sílice. Toda esta amalgama, una vez fundida, era molida o triturada con una maza hasta reducirla a polvo, un polvo que, diluido en agua, se aplicaba a los recipientes por inmersión. La decoración llegaba cuando las piezas ya estaban secas, bien aplicándolas verde de cobre, azul de cobalto o negro de manganeso. A partir de ese momento se las sometía a la cocción definitiva que permitía la aparición de los esmaltes con sus característicos colores.

Cuelga de una pared un gran plato italiano en el que se puede ver a un pintor de cerámica en pleno proceso de decoración de un plato. Esta artesanía está también representada en una vitrina en la que se ve a dos alfareros trabajando en sus potros de labor, si bien queda en el aire la duda de que en el siglo XVI utilizaban tornos de inercia y eje fijo o tornos de banco y eje móvil. También se aprecia la disposición del horno en el que se cocían las piezas: En la parte inferior se quemaba la madera utilizada como combustible y en la superior se sometían a cocción las vasijas y azulejos. Ambos sectores estaban separados por una parrilla.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOtra especialidad de estos alcalleres moriscos era la fabricación de azulejos para revestir paredes, suelos y techos. Los hubo en el desaparecido palacio de los Condes de Benavente, en Cigales; en la Real Cartuja de Aniago, en el Monasterio de San Benito y en la Colegiata de Santa María, de Valladolid. Luego se implantaron los azulejos esmaltados y pintados al estilo italiano en los que se representaban escenas renacentistas. Los alfareros vallisoletanos carecían de una cofradía que los agrupara, pero solían unir esfuerzos a la hora de alquilar un molino a orillas del Pisuerga para triturar el plomo y estaño dedicados al vidriado de la loza.