Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

Discos

Discos

THE JAYHAWKS: Back Roads and Abandoned Motels (Legacy) Mockingbird Time(2011) y Paging Mr Proust(2016) atestiguaban que The Jayhwaks había regresado para quedarse, tras la segunda deserción de Mark Olson. Incluso se apuntaron Más»

Linda Guilala, según Apenino

Linda Guilala, según Apenino

Hace unos meses, el sello Elefant iniciaba Reworked By Series, una nueva colección de singles en  basada en la idea de que algunos artistas ofrecieran su propia visión de las canciones de Más»

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

Va camino de convertirse en uno de los más importantes centros culturales del norte de Burgos Más»

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Estudió Arte y Decoración, porque fue su primera pulsión profesional en la vida. Con Daniel Quintero hizo un mural sobre Don Quijote en un hotel de Villacastín –todavía en pie- y de Más»

Discos

Discos

COOPER: Tiempo, Temperatura, Agitación (Elefant) Hace dos años, Álex Díez celebraba sus 30 años en la música, al frente de dos proyectos tan señalados como Los Flechazos y Cooper. Dejando a un Más»

 

“Cavalleria Rusticana” y “Pagliacci”, Programa doble de ABAO

por Alberto López Echevarrieta

Palacio Euskalduna, de Bilbao, 25 y 28 de abril y 1 y 4 de mayo de 2015

Gregory KundeGregory KundeAlessandro Vitiello“Cavalleria rusticana” y “Pagliacci”, dos óperas que por su corta duración suelen programarse conjuntamente, componen el programa doble que ha preparado ABAO (Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera) dentro del programa oficial de la presente temporada. Ambas obras tienen en común el protagonismo de dos figuras de relieve como corresponde a Gregory Kunde y Luca Grassi, la escenografía de Joan Anton Rechi, la intervención de la Orquesta Sinfónica de Navarra y el Coro de Ópera de Bilbao y la dirección musical de Alessandro Vitiello.  Mascagni y Leoncavallo, que empezaron a desarrollar sus carreras musicales con estos dos temas tan diferentes, son tratados ahora con nuevas producciones de la propia ABAO.

“Cavalleria rusticana”

En 1890 Pietro Mascagni presentó la partitura de “Cavalleria rusticana” al concurso de óperas que organizó la editorial Sonzogno creyendo que su trabajo iba a pasar desapercibido. A fin de cuentas era un músico desconocido que se ganaba la vida como profesor en una pequeña ciudad italiana. Sin embargo, la suerte le favoreció consiguiendo de esta forma que la prestigiosa firma organizadora propiciara el estreno inmediato de la obra.

En realidad, “Cavalleria…” fue el sueño dorado de tres amigos, los libretistas Guido Menasci y Giovanni Targioni-Tozzetti, y el propio Mascagni. Tomaron como base la novela y la correspondiente versión teatral que había hecho Giovanni Verga para trazar el primer esbozo de la ópera. La realización de aquel proyecto fue toda una lucha contra el tiempo. El músico, que estaba en estado de gracia, avanzaba más que los letristas hasta el punto de que en varias ocasiones ya tenía dispuesta la partitura de algunas arias antes de que le proporcionaran el texto.

Daniela BarcellonaAsí nació un gran melodrama en un acto, habitual de muchos repertorios. No sólo posee un clima muy logrado, en el que están presentes el amor y los celos enmarcados en un pueblo siciliano por Pascua, sino fragmentos líricos de la belleza de “O Lola” de Turiddus al inicio de la obra, la canción “Viva ilvino spumeggiante” y la inolvidable “Voi lo sapete, o mamma” que interpreta Santuzza en la escena cuarta. El estreno tuvo lugar en el Teatro Constanzi, de Roma, el 17 de mayo de aquel mismo año consiguiendo un rotundo triunfo. La buena disposición del público se hizo patente desde las notas del preludio para luego hacerse partícipe de una trama de recia tendencia realista. Se dice que cuando Arrigo Boito interpretó al piano algunas notas de “Cavalleria…” ante un anciano Verdi, éste le interrumpió al poco con la expresión “Es suficiente. La comprendo”.

 

La versión que ahora se presenta en Bilbao es una producción de ABAO en la que el papel de Santuzza está a cargo de la prestigiosa soprano Daniela Barcellona, mientras que el de Turiddu es interpretado por uno de los tenores más elegantes de la escena actual, el estadounidense Gregory Kunde, y el de Alfio lo incorpora el sanmarinés Luca Grassi. En el rol de Lola tenemos a la soprano Noria Lorenzo y como Mamma Lucia a Annie Vavrille. Intervienen la Orquesta Sinfónica de Navarra y el Coro de Ópera de Bilbao. Escenografía de Joan Anton Rechi, dirección del coro de Boris Dujin y dirección musical de Alessandro Vitiello.

“Pagliacci”

He aquí otra ópera corta –consta de un prólogo y dos actos-, que suele representarse generalmente como complemento de “Cavalleria…”, por lo que los aficionados denominan cariñosamente a este programa doble como “Cav y Pag”. “Pagliacci” salió también de la editora Sonzogno con letra y música de Ruggero Leoncavallo, un compositor napolitano profundo admirador de Wagner. Como en la obra anterior, “Pagliacci” se debe a un compositor que se ganaba la vida dando clases de música, actividad que alternaba tocando el piano en un café. Era, por decirlo de una forma definitiva, un perfecto desconocido.

Boceto PAGLIACCIEl editor, al recibir la obra, comprendió de inmediato que tenía un éxito en la mano y el complemento ideal para la difícilmente programable por su brevedad “Cavalleria…”, como en efecto así ha sido. La ópera está basada en un drama real ocurrido en Calabria, cerca de Montalto, el día de la fiesta de la Asunción de la Virgen, entre 1865 y 1870. Ruggiero conoció el caso de primera mano por vivir en ese pueblo, donde su padre, por magistrado, fue el encargado de la instrucción del mismo.

La inmediatez del asunto y el verismo aportado por Leoncavallo hicieron que la obra calara profundamente en los espectadores desde que se estrenó el 21 de mayo de 1892 en el Teatro Dal Verme, de Milán. A diferencia de Mascagni, cuya sencillez y originalidad son bien patentes, Leoncavallo es un compositor tremendamente calculador en sus efectos merced a un innato y perfecto dominio de las artes escénicas.

“Pagliacci” fue su única gran ópera. Dispone de extraordinarios números que comienzan con un prólogo, generalmente a telón cerrado, a cargo de Tonio que se asoma al escenario y pregunta “¿Se puede…?”  para a continuación anticiparnos el espíritu de la obra: “Veréis amar tal como se aman los seres humanos, veréis del odio los tristes frutos, del dolor las penas, gritos de rabia oiréis y risas cínicas”. Es destacable asimismo la serenata que Beppe canta en el segundo acto: “O Colombina, el tierno y fiel Arlequín está cerca de ti”  y el dramatismo de Canio interpretando “No, no soy payaso”.

La versión que presenta ABAO tiene como intérpretes al tenor Gregory Kunde como Canio, a la soprano albanesa Inva Mula como Nedda y al sanmarinés Luca Grassi como Tonio. Completan el reparto José Manuel Zapata en el rol de Beppe y Manel Esteve en el que Silvio. Como en “Cavalleria…” interviene la Orquesta Sinfónica de Navarra y el Coro de Ópera de Bilbao a los que hay que añadir en este caso la Kantika Korala, coro infantil a cargo de Basilio Astúlez. La escenografía es de Joan Anton Rechi, el responsable del coro adulto corresponde a Boris Dujin, y la dirección musical de Alessandro Vitiello.