David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

La crítica del Equipo Crónica

por Alberto López Echevarrieta

Museo de Bellas Artes de Bilbao, del 10 de febrero al 18 de mayo de 2015

El intruso¿Qué hace el Guerrero del Antifaz emergiendo del “Guernica” de Picasso? ¿Un atrevimiento? Simplemente, una forma de criticar al régimen franquista cuando trataba por todos los medios de traerse a España el famoso cuadro que custodiaba entonces el Museo de Arte Moderno de Nueva York. “El intruso” –tal es el título de la obra a la que me refiero- es una de las 146 que conforman la mayor exposición antológica que se ha realizado hasta ahora en torno al “Equipo Crónica”. La muestra, que ahora presenta el Museo de Bellas Artes de Bilbao en dos salas con el patrocinio de BBK Fundazioa, pasa por ser con todos los honores una de las más atractivas de las últimas temporadas.

“Equipo Crónica”

A finales de 1964 seis artistas valencianos montaron una exposición conjunta que constituía una visión crítica de la España de ese momento y una manera diferente de enfocar el arte. No quedaron satisfechos del resultado. Tres de ellos se apartaron del resto para profundizar más en aquellas intenciones. Eran Rafael Solbes (1940-1981), Joan Antoni Toledo (1940-1995) y Manuel Valdés (1942) que agruparon sus inquietudes bajo el nombre de “Equipo Crónica”. La presentación oficial tuvo lugar en París y fue el punto de partida de una impresionante corriente artística. Medio siglo después se impone una reflexión histórica.

SamotraciaLa exposición que se ofrece en Bilbao permite este examen, no sólo por reunir nada menos que 146 obras de gran tamaño, sino por el mensaje que el conjunto envía al espectador. Tomás Llorens Serra, que ha comisionado la muestra con su hijo Boye, opina que no es lo mismo ver un cuadro cualquiera de las series por separado que verlos todos aquí formando bloque. Tiene razón. Aquí, incluso, se pueden ver trabajos previos a la creación del grupo, cuando los artistas se movían en torno al colectivo “Estampa popular de Valencia”, para pasar seguidamente a las obras agrupadas según temáticas.

Uno de los aspectos que saltan a primera vista es la intencionalidad crítica de los contenidos, una de las características del “Equipo Crónica”. “Los miembros de este grupo utilizaron su arte para enjuiciar al régimen franquista en un tiempo gris de nuestra historia. Lo hicieron con un estilo propio, sin precedentes. No copiaron corrientes externas, sino que crearon una propia”, apunta Llorens.

El mensaje de las telas

“Equipo Crónica” estuvo activo de 1964 a 1981. “La irrupción de este grupo en la España franquista hizo suponer que había otros horizontes para la cultura. De ahí que esta muestra sea un homenaje a estos artistas que desafiaron el peligro de la dictadura con su sentido del arte”.

EquipoCronica Ruedo ibérico1Para Javier Viar, director de la pinacoteca vasca, la calidad de la pintura y el lenguaje empleado son los motivos claves de esta exposición que constituye “una recuperación extraordinaria”. No es la primera que se le dedica, ya que hubo otra, no tan completa, en 1989, que no fue bien recibida. Llorens lo achaca a que “era prematuro criticar al franquismo y la situación política del país no era la más idónea”. En cambio, la presente nos permite examinar más a fondo la obra de este trío de artistas que empezó a desintegrarse con el abandono de Toledo a los pocos meses de la formación y que acabó definitivamente con la muerte de Solbes en 1981. Al quedarse solo, Manuel Valdés modificó sus planteamientos. La aventura quedó, por tanto, reducida a un arco cronológico de dieciséis años.

“La obra de ‘Equipo Crónica’ tiene para mí –ha señalado Llorens Serra- una gran capacidad para hablar de su tiempo por el nivel que tiene. Para que una pintura hable de su época debe ser precisa en la iconografía y el tono del momento. Ésta lo es porque sintoniza muy bien con lo que era la sociedad española de las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado”.

 Ver para creer

La muestra bilbaína está dividida en dos sectores: En la sala 33 se hace un recorrido expositivo en torno a la prehistoria de ‘Equipo crónica’. Es decir, los comienzos propiamente dichos con la presencia de ‘Estampa Popular de Valencia’. La Sala BBK está destinada a ocho apartados que corresponden a otras tantas series del grupo. Posiblemente las que más llaman la atención son las de las primeras épocas, 1967-1971, en las que utilizaron iconos de Goya, Velázquez y El Greco, entre otros, para poner en solfa aquella campaña de Fraga Iribarne de Spain is different.

EquipoCrónica CartRealmente espectacular es la utilización del “Guernica” de Picasso en la que tal vez sea una de las series más conseguidas con cuatro obras significativas, “Juegospeligrosos”, “El intruso”, “La visita” –con una fortísima intencionalidad- y “Elembalaje”, todo un acierto. En “Policía y cultura”, dedicada a la represión política y social española y europea en los últimos años de la década de los 60, destacan por méritos propios “El acorazado Potemkin” con incrustaciones de “Metrópolis” de Lang, y “Los soldados de Bretón” que cuenta con la presencia de dibujos del inolvidable Boixcar de “Hazañas bélicas”. Los clásicos del cine negro ocupan una serie impactante, sobre todo esa “Derrota de Samotracia” que ocupa el cartel de la exposición.

En resumen, estamos ante una extraordinaria exposición que cuenta además con un catálogo que es todo un lujo visual, uno de los mejores que se han editado en el museo bilbaíno.