Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Cuando estás sola en otro país, empezando una vida nueva, y no hablas bien el idioma, puedes tener un ataque de timidez. Poco a poco, aprendes a evitar las situaciones incómodas por Más»

Discos

Discos

XOEL LÓPEZ: Sueños y pan (Esmerarte-Altafonte) Atlántico (2012) fue el primer disco que firmó con su propio nombre, aunque detrás ya había otros once. No era el primero de su nueva etapa Más»

Escandar Algeet: “La risa fértil”

Escandar Algeet: “La risa fértil”

El sexto poemario de Escandar Algeet podría considerarse un libro de confluencia: en él encontramos todas las líneas que han ido marcando sus anteriores entregas. En cada una de las secciones de Más»

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

El dramaturgo inglés Harold Pinter es un autor de culto, de acierto seguro en describir la condición humana en el ambiente o la esfera que se sitúe. Algunos no queremos perdernos nunca Más»

Nazanin Aramanian: “Al gusto persa”

Nazanin Aramanian: “Al gusto persa”

Acaba de publicarse un pequeño gran libro sobre la cultura alimentaria persa de la mano de Nazanin Aramanian. Esta escritora iraní, afincada en España desde 1986, lleva tiempo dando a conocer la Más»

All La Glory, ahuyentando los fantasmas

All La Glory, ahuyentando los fantasmas

All La Glory acaba de editar su segundo disco, Everybody’s Breaking Everybody’s Heart que, según nos cuenta Juano Azagra, uno de sus componentes, se titula así (Todo el mundo está rompiendo el Más»

Carmen Torres Ripa: “Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios”

Carmen Torres Ripa: “Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios”

El libro Rafaela Ybarra. La enamorada de Dios, tercero de la serie Memoria de Bilbao-Bilbaogileak que edita la Fundación Bilbao-700 y cuya autora es la conocida escritora Carmen Torres Ripa, recupera la Más»

Ventura Rodríguez, arquitecto madrileño de la Ilustración

Ventura Rodríguez, arquitecto madrileño de la Ilustración

Ventura Rodríguez fue un arquitecto madrileño clave en la Ilustración Española. Su importante obra, que abarcó tres reinados –Felipe V, Fernando VI y Carlos III- se encuentra no solo en Madrid, ciudad Más»

El latido de tus palabras. Teatro de la Reunión

El latido de tus palabras. Teatro de la Reunión

Avanzar en el teatro a través de la experimentación Más»

Discos

Discos

WEEZER: Pacific Daydream (Crush/Atlantic-Warner) “No puedo conseguir que nadie haga Álgebra conmigo”, canta Rivers Cuomo en “QB Blitz”, con lo que parece seguir interpretando el papel (real o fingido) de antihéroe y Más»

 

Sobre el “Arte de las putas” de Moratín, en el Teatro Fernán Gómez

por Julia Sáez-Angulo

          jose L EstebaDemasiadas putas quizás en los escenarios del Teatro Fernán Gómez. Que dos títulos coincida con la palabra puta, produce hilaridad y confusión en los espectadores que llegan a ver las obras: una, La puta enamorada sobre el personaje de la Calderona, amante de Felipe IV y, otra Arte de las putas, Una historia de amor, sobre el largo poema de Nicolás Fernández de Moratín, en una recreación de un monólogo masculino. La dirección de la otra corre a cargo de Carlos Martín, obra que permanecerá en cartel hasta el 8 de febrero.

El monólogo tiene lugar en el Teatro Fernán Gómez de Madrid, donde ha tenido lugar recientemente otro monólogo de éxito de Beatriz Carvajal, que se repondrá el 8 de febrero. Los monólogos son signo de nuestro tiempo de crisis y escasez.

Ciñéndonos a la segunda pieza Arte de las putas, cabe extraer y subrayar la idea de que en esa relación carnal de mancebía, el peor elemento es el cliente, que utiliza y desprecia a la mujer que le ha servido a cambio de un estipendio.

La putas eran enterradas en lugar no sagrado y con esta idea juega el único personaje de la obra, un chulo enamorado de Dorisa, una prostituta con la que establece todo el arte del comercio de la carne. Son los clientes los que debieran haberse albergado es esa tierra de ignominia, pero ellos, ¡pobrecitos! denostaban a las mujeres públicas que ellos mismos iba a buscar, con hipócrita inocencia.

El texto de Moratín, que no publicó en vida, un opúsculo-ensayo-conferencia- es un pretexto o punto de partida para derivar el monólogo del actor por diferentes derroteros. Utiliza parcial y esporádicamente el texto del origen del ilustrado en esta lides. Un texto que sintoniza con el regusto a lo Rabelais, de una línea literaria de sal gruesa que tiene sus recalados en alguna obra de Quevedo, Espronceda o Camilo José Cela

José L. Esteban da vida a la interpretación del chulo enamorado de Dorisa. Sin histrionismo alguno se viste y traviste de personajes, clientes de las putas, y lanza sus reflexiones sobre los distintos elementos que circulan por el prostíbulo. El actor sostiene bien la obra.

Dos observaciones quizás sobre el espectáculo: los monólogos suelen durar en torno a una hora o poco más, y este se acerca a casi los noventa minutos. Si la música acompaña con acierto al monólogo, la interpretación de la pieza final cantada sobraría. El actor no es cantante y el dúo, con la voz femenina en off, se hace ligeramente largo, cortando la dialéctica literaria de Nicolas F. de Moratín, a la que se añaden fragmentos tomados de los fabulistas Samaniego e Iriarte, así como del hijo del citado poeta, Leandro Fernández de Moratín.