David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Teju Cole: “Ciudad abierta”

por Mercedes Martín

Acantilado, 2012

Teju-Cole.Vale la pena pasar de largo, más allá de la mesa de novedades de la librería para buscar otra vez algún libro pasado por alto. Esta vez, me voy directamente al dependiente y le pregunto por Ciudad abierta. Es una novela rara, que se publicó en Estados Unidos en 2011 y no pasó desapercibida. Su autor obtuvo reconocimiento inmoderado y lo compararon con W. G. Sebald y con Henry James. Solo puedo decir que a veces la crítica se libera del marketing. Además, los lectores españoles pueden disfrutar de la traducción de Marcelo Cohen.

La novela habla de Manhattan a través de los ojos de un inmigrante africano llamado Julius. Esto no es del todo ficticio, pues el autor, aunque nació en Estados Unidos, se crió en Lagos, Nigeria. Como si fuese un descubridor que encalla en las playas del siglo XXI, Julius se adentra en la selva de calles, parques, museos y monumentos, y abre en cada lugar la puerta del tiempo para mostrarnos cómo eran antes y cómo son ahora sin que ni el pasado ni el presente salgan airosos de la confrontación. En esa tensión temporal que respira la voz narrativa transcurre la leve acción que va de paseo en paseo, de conversación en conversación y, mientras tanto, el lector se entera de que Julius es psiquiatra y de que trata de encontrar su arraigo en el mundo que lo rodea.

Ciudad abierta. Portada.Lo mejor de la novela es que todo transcurre suavemente, sin sobresaltos y el lector puede meterse entonces en el papel de observador. Este estatus le confiere el poder de salir de sí mismo y juzgar con una rara serenidad las calamidades de la historia y de la vida actual, los juicios de unos y de otros e incluso la propia fisonomía de la ciudad, extendida como un mural ante nuestros ojos gracias a las caminatas de Julius y su ojo especialmente sensible a lo gráfico. Es verdad, todo lo que se lee aquí puede contemplarse, como las fotografías de un álbum, así que el lector es espectador y el narrador poeta.

He leído que Julius (por extensión Cole) podría ser el flâneur del siglo XXI, palabra que hace referencia a los grandes narradores que pueblan novelas y ensayos de finales del XIX y principios del XX, y entre los que destaca Walter Benjamin. Esos paseantes urbanos eran una mezcla de cronistas, filósofos y detectives de una nueva condición cosmopolita admirada del progreso. Pero nuestro flâneur, ¿en qué se diferencia? El narrador de Ciudad abierta da el contrapunto a Baudelaire, inventor del concepto, y nos recuerda que ser “ciudadano del mundo” es difícil en las grandes urbes elitistas y xenófobas.