Santiago Auserón, verso cantado

Santiago Auserón, verso cantado

Vagamundo, el último disco de Santiago Auserón se grabó a comienzos de 2017. Con este trabajo Auserón completa una trayectoria que empezó primero con Radio Futura y lo que fue el horizonte Más»

OLGA – PICASSO

OLGA – PICASSO

La exposición, comisariada por Emilia Philippot, Joachim Pissarro y Bernard Ruiz-Picasso, está organizada en colaboración del Musée Picasso Paris y la Fundación Almine, Bernard Ruiz-Picasso para el Arte, “La Caixa”, el Museo Más»

Guillermo Núñez: “Dibujar con sangre en el ojo”

Guillermo Núñez: “Dibujar con sangre en el ojo”

Dibujo y poesía se dan la mano para construir un estimulante libro que reflexiona sobre el proceso de creación. Como si de un cuaderno de trabajo se tratase, sin aparente mediación, este Más»

Discos

Discos

DRUGDEALER: Raw Honey (Mexican Summer-Popstock!) Desde el principio, Drugdealer se presentó como un colectivo, pero no es difícil intuir el liderazgo de Michael Collins, creador de un ente en el que colaboran Más»

Bruegel, una visión muy particular del mundo

Bruegel, una visión muy particular del mundo

Bruselas rinde tributo a uno de los grandes pintores flamencos Más»

“Fra Angelico y los inicios del Renacimiento en Florencia”

“Fra Angelico y los inicios del Renacimiento en Florencia”

Entre las muchas y variadas exposiciones que el Museo del Prado ha organizado para celebrar su bicentenario, se presenta este verano una de las muestras más interesantes por diversas razones. La primera Más»

Nieves Álvarez Martín: “Descubrir lo que se sabe. Estudio de género en 48 premios de poesía”

Nieves Álvarez Martín: “Descubrir lo que se sabe. Estudio de género en 48 premios de poesía”

A veces lo evidente se nos pasa desapercibido porque nos acostumbramos a ello; porque lo asumimos con naturalidad o por la pereza de tener que cuestionar lo que nos rodea. En el Más»

Balenciaga y la Pintura Española

Balenciaga y la Pintura Española

Para la muestra comisariada por Eloy Martinez de la Pera – comisaria técnica Paula Luengo conservadora de exposiciones del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza- se han seleccionado un total de 90 piezas de indumentaria que proceden Más»

John Lennon, imagina…

John Lennon, imagina…

Sigue apareciendo material de John Lennon, casi 40 años después de su desaparición. En este caso se trata de Imagine – The Ultimate Collection , una caja de seis discos que incluye una Más»

LOS ZUBIAURRE. MEMORIA GRÁFICA

LOS ZUBIAURRE. MEMORIA GRÁFICA

Más de mil doscientas placas negativas de cristal y copias positivas, encuadernadas y sueltas, y veintisiete películas relacionadas con Valentín y Ramón de Zubiaurre componen la exposición Los Zubiaurre. Memoria gráfica que Más»

 

Brokeback Mountain

por Redacción

Teatro Real. Madrid. Del 28 de enero al 11 de febrero de 2014. Por Nuria Ruiz de Viñaspre

Dirección musical:Titus Engel
Dirección de escena:Ivo van Hove
Escenografía e iluminación:Jan Versweyveld
Figurines:Wojciech Dziedzic
Vídeo:Tal Yarden
Dramaturgia:Jan Vandenhouwe
Dirección del coro:Andrés Máspero
Fotos: Javier del Real

d6941c649f75074edf4e7c2c0c7f4898_orig¿Se puede meter la inmensidad de una montaña, el universo entero del amor y del deseo junto a ese otro Universo cósmico, en el escenario de un teatro? ¿Se puede meter este infinito en una caja escénica de 18×14 metros de boca y 1.430 metros de escenario? Sí. Se puede. El escenógrafo Jan Versweyveld así lo hizo sobre las tablas del Teatro Real. Con la ópera Brokeback Mountain (libreto de Annie Proulx) metió el cielo y las montañas del sexo en estos márgenes. Y no he visto una ópera sobre un amor homosexual, vi una ópera sobre la necesidad de amor en el mundo.

La montaña ha sido ciertamente ocurrente en la historia de la música. Recordemos aquella Noche en el Monte Pelado de Mussoursky, o el maravilloso Peer Gynt de Grieg, o el mismo Wagner en su Anillo de los Nibelungos, incluso The Beatitudes de Arvo Pärt tomado del Sermón de la Montaña (Mateo 5, 3-12). Parece que la grandiosidad de la montaña es paisaje idóneo para describir los sentimientos en toda su extensión, incluso la religiosidad que pueda dentro de cada uno de ellos.

Bajo una música oscura acertadísima, casi dodecafónica, y que en momentos recordaba a ese Berg tan escuchado de Lulú o de Woyzzek, o un Wagner nibelunginiano ya citado, bajo un diálogo narrado diletante, el compositor Charles Wuorinen (1938) nos invitaba a subirnos a la montaña rusa del amor más físico para bajar más tarde y en picado al árido desierto de la soledad más absoluta. Pero no la soledad del individuo sino la soledad humana. La imagen de Ennis abrazado a la camisa ensangrentada de un Jack ausente parecía la descripción exacta de la soledad en su estado más puro. Detrás, el arrepentimiento.

6c02f78539c7b634adfd3eb9b0a9742c_origTodo se gestó allí. En el interior de una tienda de campaña. Su mundo. En la sombra -nunca mejor dicho-  de dos siluetas, dos cuerpos bajo el cielo de techumbre y faldas de montaña a los lados, eso sí, personajes calzados en una historia de amor sin faldas. Más arriba, en la soledad de la montaña, su amor es lento. El fuego del deseo va deshaciendo el frío de sus cuerpos casi idénticos. Después la prisa en el reencuentro. La ciencia de la prisa tras años sin verse. Y tras ella, la rabia. La rabia de reconocerse por miedo al pasado, la negación y así hasta llegar a la muerte, la otra muerte, la muerte del que vive sin su amado muerto. Muerte negra que avanzaba revestida de coro trágico cantando al luto del futuro de un amor partido (redonda dirección de Andrés Máspero).

El amor de más arriba es el amor absoluto. Y aquí se hacía patente ese sentimiento inexplicable en frases como la que dice Ennis cuando tiene a Jack entrebrazos  ¿por qué siento esto por ti y no por Alma? Un amor no-desarrollado por temor a una sociedad que amputa que cercena toda libertad de amar.

Unos focos de grandes vatios iluminaron el teatro, focos que destapaban la homosexualidad de una tienda de campaña sin tejado. Que destapaba los sentimientos de cada uno de los que allí estábamos sentados. Como esas Iluminaciones rimbaunianas (¡Oh!, las piedras preciosas que se ocultaban).Todo un acampado amor acampando a sus anchas. Abajo, eso sí, en tierra y a sus anchas, una sociedad implacable. Wyoming (en Wyoming el 150% de la gente es republicana conservadora, Annie Proulx).

c2fc5a3ed337baf9522c4f0b6c2de5b5_origVeinte años de súbitas montañas y luego valles desolados de una soledad inenarrable. Llanuramor de dos hombres con dos nombres. Un abrazo. Dos cuerpos sin color de sexo. Dos cuerpos desnudos y anhelantes abocados al abrazo, el uno recostado en otro, como si fueran una Piedad para este mundo, un Stabat Mater en el que Ennis reza a Jack he cures my loneliness, he calms me… La realidad aplasta cuanta ilusión encierra a su paso. Las imágenes proyectadas durante la ópera pudieran incluso tener una doble significación. Las ovejas sueltas en los montes eran su libertad pero también eran esas otras ovejas que a veces pastan en la sociedad enfiladas y que arrastran a ese resto no enfilado. La realidad de esa sociedad retrógrada matando el amor único. Ovejas matando lobos y nunca viceversa. Efectivamente, la eterna similitud con Tristán e Isolde y tantas otras historias de amor, quise decir, de  des-amor.

Un acierto musical. Un tema siempre en boca.  Una ópera redonda como el universo creado por Jack y Ennis dentro del gran Universo, el perverso.

En definitiva, una ópera para reflexionar, no sobre la homosexualidad o la sociedad frente a ella, sino sobre los valores humanos, las necesidades humanas.

Link de video (Teatro Real)