Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

H.C. Westermann, Volver a casa

H.C. Westermann, Volver a casa

Un escultor ecléctico en el Museo Reina Sofía Más»

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Recientemente, Fatoumata Diawara publicaba su nuevo disco Fenfo, cuyo significado aproximado vendría a ser “algo que decir”, a través de Wagram/Montuno. El álbum, continuación de Fatou, su aclamado disco de debut, ha Más»

Sara Mesa: “Cara de pan”

Sara Mesa: “Cara de pan”

Cara de pan narra la historia de amor imposible entre un hombre de cincuenta y cuatro años y una niña de trece. Serán unos cuantos días, porque les separan tantos años que Más»

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]”  Esculturas

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]” Esculturas

Primera exposición monográfica de escultura de un artista revelador Más»

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Un lugar donde estar es el primer poemario de un autor conocido ya en el campo de la narrativa en la que ha cosechado premios y distinciones. Esta primera incursión en la Más»

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Catedrático de Lenguas Modernas en la Universidad de Bucknell, escribe en español y, sobre todo, en francés. Su poemario titulado A la vuelta de la próxima esquina es el aleph de Mills Más»

 

Nueva Vida para 10 Obras de Arte

por Alberto López Echevarrieta

Nicolás Solana, Arteta, Balerdi y Joan González son los beneficiados

SOLANA, Nicolas Tablas 1 - copiaEl Museo de Bellas Artes de Bilbao ha presentado en público las restauraciones llevadas a cabo durante este año gracias al patrocinio de la Fundación Iberdrola. Se trata de dos pinturas de Nicolás Solana sobre tabla del siglo XV, una pintura de Aurelio Arteta de gran tamaño y otra de Balerdi, así como seis dibujos de Joan González. En el acto ha sido presidido por José Luis Bilbao, Diputado Foral de Bizkaia; Manuel Marín, presidente de la Fundación Iberdrola; Javier Viar, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao; y José Luis Merino, Jefe del departamento de Conservación y Restauración.

En su disertación, Manuel Marín ha dado a conocer la creación de una nueva beca Fundación Iberdrola-Museo de Bellas Artes de Bilbao destinada a conservadores y restauradores. “Para hacer el trabajo de estos especialistas es preciso ser un apasionado del arte, tener paciencia y conocer la técnica. Por eso apostamos fuerte por ellos. Nunca te van a defraudar”, ha dicho.

La mayor dificultad

“Lo que más laborioso de estas diez obras –ha señalado José Luis Merino a ARTESHOY-, han sido las tablas de Nicolás Solana, un aragonés de personalidad no muy conocida cuya obra está documentada entre 1401 y 1441”.

Las dos obras de Solana son dos óleos sobre tabla titulados La Ascensión y Noli me tangere (123 x 64,5 cms. cada una) que, como todas estas figuras góticas, perteneció a algún retablo dedicado a la vida de Cristo que se desmembró y pasó al comercio. Es una práctica muy frecuente en el siglo XIX. Éstas concretamente formaron parte del legado que hizo don Laureano de Jado, uno de los prohombre de la Villa, al museo en 1927.

“Han sido las restauraciones que más horas nos han llevado, porque las tablas estaban muy intervenidas. Quiero decir que tenían muchos retoques antiguos realizados precaria y defectuosamente. Hemos tenido que buscar la pintura original a base de radiografías, analíticas y estudios para poder establecer la pauta que nos permitiera empezar a trabajar. La labor de limpieza ha sido en este caso muy laboriosa”.

Arteta, el grande

El cuadro-estrella de esta tanda de restauraciones es la obra de Aurelio Arteta (Bilbao, 1879- México, 1940) titulado Pórtico (220,5 x 276 cms.) que llama la atención por sus colosales dimensiones. Representa a varios personajes en el pórtico de una iglesia. Varios hombres hablan mientras, a sus espaldas, las mujeres entran en el templo. ARTETA Pórtico                  “Es una de las obras más ambiciosas del arte vasco –continúa Merino-, tal vez por su tamaño. El cuadro está pintado con mucha materia y con zonas en que la pintura estaba muy levantada. Si se observa con detalle se descubren dos costuras horizontales. Es decir, que no se trata de un lienzo único. Tal vez el autor no tendría presupuesto porque en ese tiempo ya había grandes telares. Arteta utilizó una preparación y una carga de pintura muy gruesa. El cuadro nos llegó con el color muy levantado. Precisamente devolverlo a su sitio y atenazarlo ha sido la mayor dificultad que encontramos en este caso”.

Balerdi, el roto

La obra restaurada de Rafael Balerdi (San Sebastián, 1934- Alicante, 1992) es la titulada Cardenal I (193,2 x 128,2 cms.) que data de los pasados años 60 y llegó al museo en 1988. Resulta curioso que tratándose de un óleo sobre lienzo relativamente reciente haya tenido que ser intervenido no sólo de rotura, sino de un ataque de insectos.

BALERDI Cardenal I “Lo de este cuadro ha sido sorprendente, señala el jefe de restauradores. No estaba bien manipulado. Tenía un roto de unos 50 ó 60 cms. de longitud en el ángulo inferior derecho. Había sido reparado con anterioridad, pero se produjo una serie de tensiones y deformaciones que lo afectaban. El color había sido virado y el montaje en el bastidor era deficiente. Para colmo tenía un ataque de xilófagos, por lo que hemos tenido que desinfectarlo. Depende de dónde se almacenen y en qué condiciones estén los cuadros para que nos proporcionen sorpresas como ésta”.

Los dibujos de Joan González

El caso de Joan González (Barcelona, 1868-1908) es realmente atípico, ya que se trata de un artista muy significado cuya obra se ve empequeñecida ante la importancia de la creada por su hermano, el célebre escultor Julio González. Éste se dedicó desde un principio al arte, pero Joan, a pesar de querer hacerlo también, tuvo que ponerse al frente de la empresa familiar a la muerte de su padre.

Esta circunstancia marcó la carrera de Joan que, no obstante, dejó unos 800 dibujos de gran estima de los que la pinacoteca vasca tiene 126 que se van restaurando. En este caso la suerte ha favorecido a seis de ellos.

“Estos papeles son los que han recibido el tratamiento más útil, comenta Merino. Han sido limpiezas muy superficiales de los reversos donde había algunas inscripciones. También se han hecho unos pequeños injertos y eso que es una colección que está bastante bien conservada. Es una colección muy interesante por variada porque hay óleos sobre papel, tintas… El óleo oxida muchísimo el papel, pero no es particularmente complicado”.