Discos

Discos

JOSH ROUSE: Love in the Modern Age (Yep Roc-Popstock!) Tras acabar la gira de su anterior disco, The Embers of Time, Josh Rouse buscaba un cambio. Necesitaba explorar nuevos sonidos y, también, Más»

Lorenzo Lotto. Retratos

Lorenzo Lotto. Retratos

Un total de 38 retratos del pintor italiano renacentista Lorenzo Lotto se muestran en el Museo del Prado hasta el 30 de septiembre de 2018. La exposición, que ha sido comisariada por Más»

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

La piratería siempre ha tenido un atractivo especial para la investigación. Tal vez porque casi todos, de niños, hemos tenido como libro de cabecera La isla del tesoroo porque nos han seducido Más»

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz ha editado recientemente su nuevo disco, Vestida de nit, cuyo origen está en un concierto acústico que le propusieron en su día dentro de un ciclo de música clásica Más»

110 AÑOS, 110 OBRAS

110 AÑOS, 110 OBRAS

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, tercera pinacoteca en importancia y una de las más veteranas del estado español, se prepara para cumplir sus primeros ciento diez años de vida. La Más»

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

María Dueñas: ”Las hijas del capitán”

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle Catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. Más»

Discos

Discos

GABINETE CALIGARI: Camino Soria (Warner) Es difícil que se alineen todos los elementos para que un grupo o solista pueda grabar el disco de su vida, que se convierta en un gran Más»

María López de Castro: La restaturación de una obra de arte. La fundamental colaboración interdisciplinar

María López de Castro: La restaturación de una obra de arte. La fundamental colaboración interdisciplinar

María López de Castro es Conservadora y Restauradora de Bienes Culturales y especialista en Pintura por el Istituto per l’Arte e il Restauro Palazzo Spinelli de Florencia y la Escuela de Restauración Más»

The Cranberries, la luz al final del túnel

The Cranberries, la luz al final del túnel

Hace aún escasas semanas que fallecía Dolores O’Riordan, la cantante de The Cranberries. Recordamos aquí sus palabras en una de sus últimas entrevistas que coincidió hace unos meses con la edición del Más»

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

Jesús Camargo, el color y la pintura del Mediterráneo

El pintor Jesús Camargo muestra una pintura que refleja el paisaje y el color del mediterráneo. Una de sus series, titulada Magreb, es una de las más bellas de su trayectoria artística. Más»

 

Néstor Basterretxea, forma y universo

por Alberto López Echevarrieta

Museo de Bellas Artes de Bilbao, del 25 de febrero al 19 de mayo de 2013

Cerca de 240 elementos creados por Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924), una de las figuras más importantes de la vanguardia vasca, componen la exposición Forma y universo que se puede ver en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. La muestra revisa la variada obra de este artista que abarca pintura, escultura, cine, diseño industrial, gráfico y de mobiliario, arquitectura, urbanismo, fotografía, cartelismo y escritura. Sesenta años de la vida de un creador que viene a sumarse a la donación realizada en 2008 de 18 esculturas que forman la Serie cosmogónica vasca, uno de los conjuntos escultóricos más reconocidos de la segunda mitad del siglo XX.

89 años de incesante trabajo

Forma y universo es, a decir de Peio Aguirre, comisario de la exposición, una retrospectiva más que una antología, ya que recoge una serie de elementos realizados a lo largo de sesenta años y que conforman el denominado “caleidoscopio Basterretxea”, dada la multitud de técnicas y expresiones artísticas realizadas por este artista.

En la presentación, y con una afabilidad muy de agradecer, Néstor Basterretxea ha mencionado algunos pasajes de su vida, entre los que figura el éxodo a Argentina al que fue obligada su familia a consecuencia de la Guerra civil y que sirvió para descubrir en él sus inquietudes artísticas: “Tenía 19 años cuando pisamos puerto en Buenos Aires. Alguien me preguntó qué era lo que mejor sabía hacer. Le contesté que dibujar y me colocaron en la oficina de publicidad de una internacional chocolatera. Cuando llevaba cuatro años en ella me echaron tras darme un banquete extraordinario. Al preguntar el motivo del ágape me dijeron que era porque había conseguido ser el trabajador de la empresa que diariamente había llegado al trabajo más tarde en toda la historia de la compañía. Así que me dieron labor para hacer en casa pagándome el doble. Empecé copiando e imitando hasta que aprendí que una obra de arte no es siempre el resultado de un planteamiento estético, sino las consecuencias de unas vivencias”.

Tras obtener en la capital argentina el Premio Único a Extranjeros del Salón Nacional, regresó a España presentándose al concurso de pinturas murales para decorar la cripta de la basílica de Arantzazu y obteniendo el trabajo. Fue punto de partida para una dilatada vida que se resume en esta exposición que, detalle de la pinacoteca, ha sido dedicada a su hijo Txabi fallecido el año pasado.

La muestra

El recorrido se inicia en la pintura que realizó en la década de los años 50, con pinturas de carácter abstracto y geométrico que denotan la influencia que ejercieron en él Le Corbusier y Ben Nicholson. Le siguen los proyectos de escultura y obra pública que llevó a cabo entre 1967 y 1999, como los homenajes a Iztueta o Pío Baroja, en San Sebastián, y la pieza Izaro para el Parlamento Vasco.

Una de las etapas fundamentales en la carrera de Basterretxea es la que vivió con el grupo Gaur que se inició con una exposición en la Galería Barandiarán, de San Sebastián, en 1966, en la que presentó cuadros de pequeño formato que reproducen sensaciones y cierta relación con la naturaleza. También se aprecia su salto del plano al espacio a través de relieves y bajorrelieves en mármol y pizarra que fueron muy alabadas por la crítica madrileña en la muestra conjunta con Jorge Oteiza que presentó en la Sala Neblí. “No me pasé a 3 D por Oteiza, como se ha llegado a decir, sino por un imperativo del arte. Descubrí el relieve cuando cogí una chapa, le di dos cortes y creé espacio. Así de sencillo”, dice el artista.

Llaman la atención sus formas discoidales que forman una de sus trilogías favoritas junto con la serie Meridianos. Muy interesantes son las muestras de diseños industriales vascos creados a finales de los años 50 y de los que Basterretxea fue pionero, así como los bocetos para la basílica de Arantzazu, en cuya cripta participaron también Oteiza, Chillida y Muñoz. Pasado medio siglo, el artista reconoce las presiones que tuvo para llevar a cabo esta obra por salirse de la iconografía tradicional de los personajes del Evangelio.

No faltan sus primeras incursiones en la escultura durante la década de los años 60, ni los trabajos que siguieron en las décadas posteriores de las que la Serie cosmogónica vasca, 18 esculturas en madera basadas en personajes mitológicos, son piezas fundamentales. “Yo le di corporeidad a los relatos orales recogidos por el P. José Miguel de Barandiarán, porque hasta entonces nadie se había preocupado de personificar a esos seres sobrenaturales de los cuentos tradicionales vascos”, justifica. Junto a fotomontajes, su Homenaje a la América primera y las volumetrías, es decir, los proyectos de arquitectura ejecutados sobre papel.

La exposición se completa con la edición de un magnífico catálogo y las proyecciones de sus documentales en cine de Operación H (1963), Pelotari (1964) y Alquézar (1964) y su obra maestra, Ama Lur (1968), película de largometraje que recoge la esencia del alma vasca.

A sus 89 años, Néstor Basterretxea sigue trabajando y su cabeza, de perfil unamuniano –“Unamuno sí que tenía buena cabeza para pensar, no yo”, dice- sigue discurriendo nuevas formas que se mueven en torno al universo que le rodea: “Lo vasco gravita mucho en mi conciencia”, confiesa.