Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Viet Thanh Nguyen: “El simpatizante”

Siempre hay diversas versiones de una historia, por lo menos podemos ver claramente dos: la de los vencedores y la de los perdedores. Aunque la versión oficial es la de los que Más»

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

París rinde homenaje a Yves Saint Laurent e inaugura su museo

             El 3 de octubre se inauguró el Museo Yves Saint Laurent en París, en la 5 Aveniva Marceau 5, la dirección del antiguo estudio en una mansión del Más»

Discos

Discos

BENJAMIN BIOLAY: Volver (Barclay-Universal) Cuando en 2001 Benjamin Biolay editó su primer disco, Rose Kennedy, muchos lo encumbraron como el nuevo rey de la chanson. Curiosamente, para un cantante tan francés, hace Más»

Lita Cabellut: “Retrospective”

Lita Cabellut: “Retrospective”

Después de la exposición “Trilogía de la duda” celebrada en el año 2013 en el Espai Volart 2, la primera de la artista en el Estado español, la Fundació Vila Casas inaugura Más»

Centro Botín. Balance positivo de los primeros tres meses

Centro Botín. Balance positivo de los primeros tres meses

El director general de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera, ha destacado en rueda de prensa la excepcional acogida brindada por la sociedad cántabra al Centro Botín desde su apertura el Más»

Soledad Lorenzo, exposición “Punto de Encuentro” en el Museo Reina Sofía

Soledad Lorenzo, exposición “Punto de Encuentro” en el Museo Reina Sofía

Punto de encuentro es la primera de las dos exposiciones en las que se presenta una selección de las obras de la Colección Soledad Lorenzo, que forman parte del depósito que la galerista realizó al Museo Reina Sofía al Más»

Picasso y Dora Maar, invitados en Bilbao

Picasso y Dora Maar, invitados en Bilbao

El retrato que Pablo Ruiz Picasso realizó en 1938 de su compañera y musa Dora Maar titulado Femme assise dans un fauteuil se exhibe en el Museo de Bellas Artes de Bilbao Más»

Julio César Galán: “Testigos de la utopía”

Julio César Galán: “Testigos de la utopía”

Con un cuestionamiento formal radical, Testigos de la utopía, firmado por Julio César Galán, se trata de un poemario excelente y singularísimo, que articula una práctica textual muy particular para volcar una Más»

 

Die tote Stadt, la ópera de un veinteañero

por Alberto López Echevarrieta

Palacio Euskalduna, de Bilbao, 21, 24, 27 y 30 de abril de 2012

Die tote Stadt es el título de la ópera que estrena ABAO (Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera) en su penúltima función de la temporada actual, una obra moderna compuesta por Erich Wolfgang Korngold (1897-1957) cuando tenía poco más de veinte años. Este autor, que fue todo un niño prodigio, alcanzó su máxima popularidad en el mundo del cine al componer una veintena de bandas sonoras musicales para otras tantas películas llegando a conseguir dos Oscar de Hollywood. Dedicó toda su vida a la música, desarrollando su labor adulta en Estados Unidos gracias al exilio producido por la anexión de Austria por los nazis.

El autor

Nacido en el imperio Austro-húngaro, Korngold desarrolló sus estudios y realizó sus primeros trabajos en Viena donde desde muy niño demostró tener unas cualidades excepcionales para la música. Su padre, Julius Korngold, un acreditado e influyente crítico musical del Neue Freie Presse, fue su asesor en las primera óperas que compuso en la edad de la pubertad y adolescencia. En Die tote Stadt fue, incluso, su co-libretista.

No es extraño que Erich Wolfgang, que siempre se movió por los escenarios, conociera al gran director teatral Max Reinhardt, director que fue del Deutscher Theater, con quien colaboró en unos montajes que supusieron toda una revolución escenográfica que luego adoptaron los principales teatros del mundo. Uno de ellos, el de la obra El sueño de una noche de verano, fue adaptado al cine en 1935 por la productora Warner Bros. En su preparación, Reinhardt exigió que la partitura musical de aquel film la llevara a cabo su amigo Korngold, por lo que éste fue llamado a Hollywood para realizar el trabajo.

Aquel contrato le vino muy bien al compositor, ya que la anexión de Austria a Alemania llevada a cabo por los nazis le ponía en una situación harto embarazosa. Erich Wolfgang marchó a Estados Unidos con un contrato por tres años, estancia que luego se prolongó de por vida. Durante este tiempo, compuso las bandas sonoras de una veintena de películas, cuyas músicas se diferenciaban mucho de lo que se hacía habitualmente en Hollywood. Eran auténticas sinfonías que sólo clásicos con Max Steiner solían realizar.

Su primer gran éxito popular en el cine le llegó de la mano de El capitán Blood (Michael Curtiz, 1935) donde compuso una espléndida partitura que mereció todos los aplausos, aunque fue al año siguiente con El caballero Adverse (Mervyn Le Roy, 1936) cuando consiguió el primer Oscar de su carrera. No se prodigó mucho en el cine a favor de otras obras sinfónicas, pero todo lo que hizo ha quedado como modelo de acompañamiento de imágenes cinematográficas. Juárez (William Dieterle, 1939), El halcón del mar (Michael Curtiz, 1940) y La vida privada de Elizabeth y Essex (M. Curtiz, 1939) son ejemplos, aunque su obra máxima para el cine fue Robín de los bosques (M. Curtiz y William Keighley, 1938) con la que consiguió su segundo Oscar.

Erich Wolfgang Korngold forma parte de la historia de la música como un pianista y un compositor extraordinario.

La obra

En sus dos estrenos simultáneos el 4 de diciembre de 1920 en Hamburgo y Colonia, Die tote Stadt significó el afianzamiento de un autor muy joven al que antes se le había acusado de estar bajo la influencia profesional paterna. Demostraba ser un gran modernista, aunque con posterioridad se le acusó de haberse quedado estancado hasta el punto de que murió convencido de que el mundo de la música le había dado la espalda o simplemente que todos le olvidaron. Sin embargo, sus bandas sonoras para el cine, por ejemplo, se siguen reeditando como joyas maestras que son y esta ópera continúa representándose con éxito.

El libreto de Die tote Stadt, firmado con el pseudónimo de Paul Schott, es original de los Korngold, padre e hijo, y está basado en la novela Brugges-la-morte, de Georges Rodenbach y su obra de teatro Le mirage en la traducción al alemán de Siegfred Trebitsch. El título, que se traduce como La ciudad muerta, hace referencia al ambiente obsesivamente decadente de una ciudad como la flamenca Brujas, que fue capital de singular importancia en la época medieval para convertirse en una añoranza de ese pasado esplendoroso.

Los intérpretes

La versión que ahora se nos ofrece es una producción del Wiener Staatsoper y Salzburg Festspiele y la protagonizan los norteamericanos Emily Magee en el doble papel de Marie y Marietta, y Robert Dean Smith como Paul. La soprano, que ha trabajado a las órdenes de directores tan acreditados como Baremboim, Muti, Melita, etc., tiene un amplio repertorio con obras que van de Britten a Zandonai, habiendo conseguido un destacado éxito con la obra de Korngold en la Ópera de San Francisco. Smith, por su parte, es un tenor de voz potente y flexible, que dejó un excelente recuerdo en su última actuación en Bilbao.

Junto a ellos el barítono finés Tommi Hakala formado en la acreditada Academia Sibelius, de Helsinki, y en la de Karlsruhe. Sus pasos por el Metropolitan, la Ópera de San Francisco, Dresden y Tel Aviv han sido siempre brillantes.

Completan el reparto Christa Mayer (Briggita), Marisa Martins (Lucienne), Marta Ubieta (Juliette), Manuel de Diego (Victorin) y Peter Gijsbertsen (conde Albert). La dirección escénica es de Willy Decker. Intervienen el coro infantil Leioa Kantika Korala, dirigido por Basilio Astúlez, y el Coro de Ópera de Bilbao a las órdenes de Boris Dujin. Todos ellos bajo la batuta de Erik Nielsen, que debuta en Bilbao.