Little Steven, alma ardiente

Little Steven, alma ardiente

“Tengo muy poco interés en el mundo moderno y no tengo ningún problema con ello”, asegura Little Steven hablando de su nuevo álbum en solitario, Soulfire, el primero en 18 años. “He Más»

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

Diversa, rica y especialmente atenta a las diferentes posibilidades expresivas de las distintas formas, la poesía de José Manuel Lucía Megías constituye un interesante viaje por la multiplicidad de voces que recogen Más»

Discos

Discos

OKKERVIL RIVER: In the Rainbow Rain (ATO-PIAS) Away(2016), el anterior álbum de Okkervil River, estuvo marcado por desapariciones y cambios, empezando por el fallecimiento del abuelo de su líder, Will Shelff, y Más»

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

El vientre del observador, una de las obras más icónicas del Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de ser restaurada recuperando de esta forma la brillantez y la vivacidad de los Más»

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Victor Vasarely. El Nacimiento del Op Art

Un conjunto de formas geométricas simples como triángulos, rectángulos y cuadrados, en contraste con líneas paralelas, repeticiones hipnóticas y formas policromáticas inundan este verano las salas del Museo Thyssen de Madrid. Es Más»

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs, la luz que brilla cada vez más fuerte

Lila Downs llega a su décimo segundo álbum, Salón, lágrimas y deseo, intentando dar continuidad a su lucha por el empoderamiento de la mujer, tema a favor del cual se ha manifestado Más»

Discos

Discos

JOSH ROUSE: Love in the Modern Age (Yep Roc-Popstock!) Tras acabar la gira de su anterior disco, The Embers of Time, Josh Rouse buscaba un cambio. Necesitaba explorar nuevos sonidos y, también, Más»

Lorenzo Lotto. Retratos

Lorenzo Lotto. Retratos

Un total de 38 retratos del pintor italiano renacentista Lorenzo Lotto se muestran en el Museo del Prado hasta el 30 de septiembre de 2018. La exposición, que ha sido comisariada por Más»

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

Josu Hormaetxe: “Corsarios Vascos”

La piratería siempre ha tenido un atractivo especial para la investigación. Tal vez porque casi todos, de niños, hemos tenido como libro de cabecera La isla del tesoroo porque nos han seducido Más»

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz: valentía, locura, un encargo y un recuerdo pendiente

Silvia Pérez Cruz ha editado recientemente su nuevo disco, Vestida de nit, cuyo origen está en un concierto acústico que le propusieron en su día dentro de un ciclo de música clásica Más»

 

ORQUESTA Y CORO NACIONALES DE ESPAÑA (OCNE) TEMPORADA 2011-12

por Jorge Barraca

Ciclos II y III – Conciertos 11 y 12: Dos pianistas, dos estilos

Prosiguen los programas del ciclo Paris 1900 con los programas de enero y febrero, que nos regalaron dos conciertos de piano de Beethoven, la Sinfonía Fantástica de Berlioz, una selección del Parsifal wagneriano y otras páginas más breves de Satie y Shin.

Interesantísimo fue comprobar —con tan pocas semanas de diferencia— la manera radicalmente distinta de enfrentarse a obras paralelas como son los Conciertos para piano nº 5 (“Emperador”) y nº 4 de Beethoven a través de las manos de dos artistas como Emanuel Ax y Rafal Blechacz. Gracias al breve intervalo de tiempo que los separó, los contrastes y matices de ambos quedaron mucho mejor revelados.  Ax es un coloso, de pulsación vibrante y musculosa, lo que conecta perfectamente con el carácter del “Emperador”, que requiere una exhibición de fuerza y tensión, pero sobre todo de un sentido dramático sostenido. Todas estas cualidades favorecieron una lectura excepcional, en la que únicamente sería criticable un exceso de mezzoforte y forte en los movimientos extremos, no bien contestados desde la orquesta, algo pálida en la batuta de Frühbeck; aunque, desde luego, Ax ofreció también una lección de cantábile en el humanísimo Adagio.

Por su parte, con Blechacz topamos con un artista sensible, de técnica depuradísima, con una pulsación suave, serena y delicada, que resulta magistral para los momentos contenidos. No exhibió el vigor en los ataques de Ax, pero su intención era otra: brindar una lectura intimista, más propia de una orquesta de cámara, fiel al sonido original, animosa, pero siempre precisa. No es de extrañar que rozase el cielo con una propina de Chopin absolutamente refinada e ideal de carácter.

Frühbeck descolló, en cambio, con una excelente versión de la Fantástica berlioziana, en la que la estructura general estuvo muy bien trabajada y los momentos de tensión siempre bien resueltos.

En el siguiente concierto, Pons nos recordó la lúcida orquestación que Debussy propuso para dos de las Gymnopédies de Erik Satie, que extrae y deja ver bien a las claras la interesantísima armonía que contienen estas páginas. En la segunda parte llegó una selección breve de tres momentos del Parsifal de Wagner, en el que, junto a una buena ejecución de la Nacional, pudimos comprobar la gran forma del Coro que dirige Joan Cabero y la calidad de algunas de sus componentes, que encarnaron con total solvencia los papeles de las “muchachas-flor”, llenos de dificultades vocales.

Además de estas páginas, pudimos escuchar el estreno en la Nacional de Kalon, del coreano Donghoon Shin, en la que destacó el virtuosismo de la violinista Leticia Moreno en una página a mi entender no muy interesante.