Retratos: Julia Sáez-Angulo

Retratos: Julia Sáez-Angulo

Como crítica de arte, siempre le fascinó el personaje del poema Peregrín cazador de figuras, del peruano José María Eguren y de la misma manera ella busca historias que contar, por lo que Más»

Linda Guilala, según Apenino

Linda Guilala, según Apenino

Hace unos meses, el sello Elefant iniciaba Reworked By Series, una nueva colección de singles en  basada en la idea de que algunos artistas ofrecieran su propia visión de las canciones de Más»

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

Va camino de convertirse en uno de los más importantes centros culturales del norte de Burgos Más»

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Estudió Arte y Decoración, porque fue su primera pulsión profesional en la vida. Con Daniel Quintero hizo un mural sobre Don Quijote en un hotel de Villacastín –todavía en pie- y de Más»

Discos

Discos

COOPER: Tiempo, Temperatura, Agitación (Elefant) Hace dos años, Álex Díez celebraba sus 30 años en la música, al frente de dos proyectos tan señalados como Los Flechazos y Cooper. Dejando a un Más»

Luis Luna: “Intemperie”

Luis Luna: “Intemperie”

Intemperie es un conjunto de poemas en prosa que constituye un paso adelante en la trayectoria de Luis Luna (Madrid, 1975), después un notable tramo culminado en Umbilical, su anterior entrega. Tras Más»

Little Steven, alma ardiente

Little Steven, alma ardiente

“Tengo muy poco interés en el mundo moderno y no tengo ningún problema con ello”, asegura Little Steven hablando de su nuevo álbum en solitario, Soulfire, el primero en 18 años. “He Más»

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

Diversa, rica y especialmente atenta a las diferentes posibilidades expresivas de las distintas formas, la poesía de José Manuel Lucía Megías constituye un interesante viaje por la multiplicidad de voces que recogen Más»

Discos

Discos

OKKERVIL RIVER: In the Rainbow Rain (ATO-PIAS) Away(2016), el anterior álbum de Okkervil River, estuvo marcado por desapariciones y cambios, empezando por el fallecimiento del abuelo de su líder, Will Shelff, y Más»

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

El vientre del observador, una de las obras más icónicas del Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de ser restaurada recuperando de esta forma la brillantez y la vivacidad de los Más»

 

Francisco Umbral

por Mercedes Martín

Mortal y rosa - Carta a mi mujer - El socialista sentimental. Madrid Planeta, 1999-2008-2000

Seguro que recuerdan a Mercedes Milá ignorando a Umbral, al que había invitado al programa para hablar de su libro. El programa se acababa y se había centrado el debate en otra cosa, seguramente un cotilleo político, una banalidad. Visto en el espejo del tiempo casi parece un sacrilegio haber desaprovechado a Umbral allí sentado con el resto de tertulianos del programa; mientras pasaba el tiempo, se despilfarraba a Umbral. Él había venido a hablar sobre su libro y los libros son lo que nos queda del escritor. Uno lo mínimo que le puede pedir a un autor es que sea auténtico y este lo era. Su escritura tiene mucho de biográfica y quizá esa sea la única manera de ser un verdadero artista y pensador. No sé si han visto esa película de Bansky, Salida por la tienda de regalos: el imitador de artista conocía los trucos para tener éxito, pero no tenía nada que contar, conocía la receta, pero era incapaz de darle sabor. Ante el fenómeno del éxito de ventas, Umbral diría: “me parece muy bien que se vendan muchos ejemplares, siempre y cuando sean míos”. Una broma. Pero él amaba el oficio de escritor y también la vida de escritor, y sin este amor no se pueden comprender las obras verdaderas.

La editorial Planeta acaba de comprar los derechos de la propiedad intelectual de toda su obra, así que prepárense, porque es muy probable que en otoño comiencen a reeditarse. No olvidemos que en agosto se cumplen cuatro años de su muerte. Aunque hay mucho que arrebatar a las sombras del polvo y del olvido (tan duro es competir con la aparente frescura de lo nuevo, las listas de venta, los autores suecos, japoneses, rusos, australianos…): tanto novela, como ensayo, como crónica social, como poesía… Quizá la casa quiera dar un golpe de efecto publicando su novela más íntima, la menos umbraliana, una novela de 1975, Mortal y rosa, con la que el autor consigue el reconocimiento definitivo de la crítica. En ella se lamenta por la muerte de su hijo pequeño. El protagonista —Umbral, siempre es Umbral— se levanta de la cama y se examina en el espejo del miedo a la fugacidad. Averigua el rastro de la pérdida de la juventud en todos sus rasgos, rastro mal camuflado en la aparente plenitud de la edad madura. Y se describe: maduro y cansado, joven aún, pero algo viejo. “¿Cómo he llegado a tener esta cara?” Es la muerte del hijo la que pesa, la que trastorna la propia imagen del poeta. “Pero el niño está ahí, dorado de sí mismo, vivo, mirado desde los rincones por todos los gastos de la muerte”.

Otra opción por la que puede que apueste la editorial es publicar su último libro, empezar por el final: una Carta a mi mujer póstuma (2008), con el olor y el sabor de los años vividos, con la luz del jardín de hace tiempo, el coche que fue de juventud aparcado en el garaje, el diálogo callado de quienes se hablan con apenas monosílabos porque ya se presienten… Una Carta de apenas ochenta páginas plenas de lirismo y despedida.

A nosotros lo que más nos gusta de Umbral, en cambio, es lo más umbraliano, lleno de humor ácido, de picardía, de innovación lingüística: la crónica social y el ensayo. Le recomendamos, si nos lo permite, Las palabras de la tribu. Dice en un artículo Eduardo Martínez Rico que “los ensayos literarios de Francisco Umbral son justamente eso: jugar y juzgar. Son ensayos literarios, obras tan literarias como cualquier otro libro del autor”… Y si no, tampoco sería poco acertado reeditar, en estos tiempos que corren, El socialista sentimental. Una novela sobre el desencanto político. Disfruten del verano.