“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Loredana Volpe: “A pesar de tu santa cólera”

Sorprendente, cuanto menos, resulta el primer poemario de Loredana Volpe (Caracas, 1990, aunque lleva años estudiando y trabajando en el mundo teatral en Barcelona), que aparece en una cuidadísima edición; que supone Más»

 

Francisco Umbral

por Mercedes Martín

Mortal y rosa - Carta a mi mujer - El socialista sentimental. Madrid Planeta, 1999-2008-2000

Seguro que recuerdan a Mercedes Milá ignorando a Umbral, al que había invitado al programa para hablar de su libro. El programa se acababa y se había centrado el debate en otra cosa, seguramente un cotilleo político, una banalidad. Visto en el espejo del tiempo casi parece un sacrilegio haber desaprovechado a Umbral allí sentado con el resto de tertulianos del programa; mientras pasaba el tiempo, se despilfarraba a Umbral. Él había venido a hablar sobre su libro y los libros son lo que nos queda del escritor. Uno lo mínimo que le puede pedir a un autor es que sea auténtico y este lo era. Su escritura tiene mucho de biográfica y quizá esa sea la única manera de ser un verdadero artista y pensador. No sé si han visto esa película de Bansky, Salida por la tienda de regalos: el imitador de artista conocía los trucos para tener éxito, pero no tenía nada que contar, conocía la receta, pero era incapaz de darle sabor. Ante el fenómeno del éxito de ventas, Umbral diría: “me parece muy bien que se vendan muchos ejemplares, siempre y cuando sean míos”. Una broma. Pero él amaba el oficio de escritor y también la vida de escritor, y sin este amor no se pueden comprender las obras verdaderas.

La editorial Planeta acaba de comprar los derechos de la propiedad intelectual de toda su obra, así que prepárense, porque es muy probable que en otoño comiencen a reeditarse. No olvidemos que en agosto se cumplen cuatro años de su muerte. Aunque hay mucho que arrebatar a las sombras del polvo y del olvido (tan duro es competir con la aparente frescura de lo nuevo, las listas de venta, los autores suecos, japoneses, rusos, australianos…): tanto novela, como ensayo, como crónica social, como poesía… Quizá la casa quiera dar un golpe de efecto publicando su novela más íntima, la menos umbraliana, una novela de 1975, Mortal y rosa, con la que el autor consigue el reconocimiento definitivo de la crítica. En ella se lamenta por la muerte de su hijo pequeño. El protagonista —Umbral, siempre es Umbral— se levanta de la cama y se examina en el espejo del miedo a la fugacidad. Averigua el rastro de la pérdida de la juventud en todos sus rasgos, rastro mal camuflado en la aparente plenitud de la edad madura. Y se describe: maduro y cansado, joven aún, pero algo viejo. “¿Cómo he llegado a tener esta cara?” Es la muerte del hijo la que pesa, la que trastorna la propia imagen del poeta. “Pero el niño está ahí, dorado de sí mismo, vivo, mirado desde los rincones por todos los gastos de la muerte”.

Otra opción por la que puede que apueste la editorial es publicar su último libro, empezar por el final: una Carta a mi mujer póstuma (2008), con el olor y el sabor de los años vividos, con la luz del jardín de hace tiempo, el coche que fue de juventud aparcado en el garaje, el diálogo callado de quienes se hablan con apenas monosílabos porque ya se presienten… Una Carta de apenas ochenta páginas plenas de lirismo y despedida.

A nosotros lo que más nos gusta de Umbral, en cambio, es lo más umbraliano, lleno de humor ácido, de picardía, de innovación lingüística: la crónica social y el ensayo. Le recomendamos, si nos lo permite, Las palabras de la tribu. Dice en un artículo Eduardo Martínez Rico que “los ensayos literarios de Francisco Umbral son justamente eso: jugar y juzgar. Son ensayos literarios, obras tan literarias como cualquier otro libro del autor”… Y si no, tampoco sería poco acertado reeditar, en estos tiempos que corren, El socialista sentimental. Una novela sobre el desencanto político. Disfruten del verano.