Retratos: Julia Sáez-Angulo

Retratos: Julia Sáez-Angulo

Como crítica de arte, siempre le fascinó el personaje del poema Peregrín cazador de figuras, del peruano José María Eguren y de la misma manera ella busca historias que contar, por lo que Más»

Linda Guilala, según Apenino

Linda Guilala, según Apenino

Hace unos meses, el sello Elefant iniciaba Reworked By Series, una nueva colección de singles en  basada en la idea de que algunos artistas ofrecieran su propia visión de las canciones de Más»

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

La reconstrucción del Monasterio de Rioseco

Va camino de convertirse en uno de los más importantes centros culturales del norte de Burgos Más»

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Carmen Valero, del Derecho al Arte

Estudió Arte y Decoración, porque fue su primera pulsión profesional en la vida. Con Daniel Quintero hizo un mural sobre Don Quijote en un hotel de Villacastín –todavía en pie- y de Más»

Discos

Discos

COOPER: Tiempo, Temperatura, Agitación (Elefant) Hace dos años, Álex Díez celebraba sus 30 años en la música, al frente de dos proyectos tan señalados como Los Flechazos y Cooper. Dejando a un Más»

Luis Luna: “Intemperie”

Luis Luna: “Intemperie”

Intemperie es un conjunto de poemas en prosa que constituye un paso adelante en la trayectoria de Luis Luna (Madrid, 1975), después un notable tramo culminado en Umbilical, su anterior entrega. Tras Más»

Little Steven, alma ardiente

Little Steven, alma ardiente

“Tengo muy poco interés en el mundo moderno y no tengo ningún problema con ello”, asegura Little Steven hablando de su nuevo álbum en solitario, Soulfire, el primero en 18 años. “He Más»

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

José Manuel Lucía Megías: “El único silencio. Poesía reunida 1998-2017”

Diversa, rica y especialmente atenta a las diferentes posibilidades expresivas de las distintas formas, la poesía de José Manuel Lucía Megías constituye un interesante viaje por la multiplicidad de voces que recogen Más»

Discos

Discos

OKKERVIL RIVER: In the Rainbow Rain (ATO-PIAS) Away(2016), el anterior álbum de Okkervil River, estuvo marcado por desapariciones y cambios, empezando por el fallecimiento del abuelo de su líder, Will Shelff, y Más»

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

Restaurado“El Vientre Del Observador”, de Urzay

El vientre del observador, una de las obras más icónicas del Museo de Bellas Artes de Bilbao acaba de ser restaurada recuperando de esta forma la brillantez y la vivacidad de los Más»

 

Nono Bandera: “Zweifel”

por Mariano de Blas

Galería Espacio Mínimo. Madrid.Del 17 de marzo al 7 de mayo de 2011.http://www.espaciominimo.net/

El trabajo de Nono Bandera siempre ha girado en torno a la apropiación. Ésta se ha centrado en la parte equívoca de lo que se entiende por arte. Esas obras que consume todo tipo de público que son una mala imitación de formas más excelsas del arte pero entendido éste como lo clásico e intemporal. Paisajes y retratos que encontramos en casas, consultas de dentistas, sucursales de bancos, en una patética sumisión a lo que se considera el gran arte, entendido como la perpetuación de una manera de entender la pintura, en cuanto que realista y portadora de una serie de imágenes supuestamente pictoricistas.

Es en ese ámbito en donde Banderas recoge sus imágenes, paseos por el Rastro madrileño (un enorme mercado al aire libre), tiendas de mercancías desechadas y baratas, incluso encargando a otros artistas obras sobre las que él luego trabajará. En una ocasión llegó a intervenir sobre un retrato que le había pintado su padre. 

Ahora en ‘Zweifel’ ha reunido una serie de dibujos de carboncillo al filo de la década de los cincuenta. Son las caras de escayola que se empleaban o se emplean, para los primeros pasos en el aprendizaje de encajado de estatuas. Estos dibujos primero tienen el áura de lo antiguo, aunque si le quitáramos la fecha bien podrían ser muy posteriores, incluso los que hizo el mismo Banderas en sus primeros pasos de aprendizaje a dibujar. También son una alusión a una manera de entender el arte plástico, la pintura y su aprendizaje.

Bandera es hijo de un estupendo pintor, Juan Bandera,  al que él ayudaba en sus cuadros. Es por tanto conocedor del oficio tradicional de la pintura, antes incluso de cursar sus estudios en lo que antes era la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, que por supuesto, exigía un difícil examen de estatua que requería como primera fase del proceso de aprendizaje, el tipo de dibujos de los que Bandera ahora se ha apropiado.    

Nono Bandera (Málaga, 1958) es un andaluz que ha acabado viviendo en Pontevedra en calidad de profesor de la Facultad de Bellas Artes. Hasta aquí tendría su parangón con es otro malagueño, Pablo Picasso, también hijo de pintor,  estudiante en la misma institución que Nono y viviendo en Galicia, aunque por mucho menos tiempo y en edad más temprana. Estas similitudes son un poco absurdas pero cuadran muy bien con el inteligente humor de Bandera. Su obra siempre ha sido una sátira que ha combinado un penetrante discurso conceptual, con un trabajo atrayente en lo formal que siempre produce una sonrisa. Nunca mejor dicho, sino en este caso con su trabajo, que el humor es signo de inteligencia.

Con ‘Zweifel’ (incertidumbre) vuelve a extenderse por las paredes de la galería, como ya hizo en su anterior serie ‘This & That’ de 2003. Sin ningún sentido aparente argumental, los dibujos enmarcados y debidamente retocados con el pincel de Bandera, se convierten en los frutos del bosque en que ha convertido el espacio expositivo. Troncos, tablones, leñadores y un enorme conejo están pintados sobre la pared, estableciendo una relación con las obras distribuidas, que no meramente colgadas simétricamente. Queda así el espacio de la galería convertida en un lugar, lo que ha transmutado el ámbito de la obra. Ya no es la neutra caja blanca de la galería, sino el espacio teatralizado para contener y relacionarse con las obras.

En los dibujos Bandera aporta sus ilustraciones de un mundo ya desvaído. Vendas, apósitos, mejillones, ballenas, ilustraciones  pedagógicas y personajes trajeados de la época de los dibujos. Incluso recoge un viejo cuento alemán, “El arenero”, en donde un hombre malo arroja arena a los ojos de los niños. Algunas de estas obras aluden a los ojos y a una delirante manera de mantener los ojos abiertos.  Toda esa iconología de otra época en la obra de Bandera, aparece como un concepto absolutamente contemporáneo, constituyendo un magnífico ejercicio de deconstrucción y apropiación.