Noni Benegas: “Ellas resisten. Mujeres poetas y artistas. Textos 1994-2019”

Noni Benegas: “Ellas resisten. Mujeres poetas y artistas. Textos 1994-2019”

  Noni Benegas (Buenos Aires, 1947) es autora de siete libros de poesía, ha recibido los premios Miguel Hernández, Ciudad de Palma, Esquío, Villa de Martorell; El ángel de lo súbito (2014) reúne toda Más»

Gepe, desde la raíz

Gepe, desde la raíz

Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos electrónicos ha ido dejando Más»

Discos

Discos

JOAN AS POLICE WOMAN: Joanthology (Play It Again Sam) Puede que haya pasado un tanto desapercibida, pero Joan Wasser es uno de los grandes talentos de los últimos años. Empezó acompañando a su Más»

The Wedding Present: Something Left Behind

The Wedding Present: Something Left Behind

Han pasado treinta años desde la edición de George Best, de The Wedding Present, el “mejor disco sobre una ruptura amorosa jamás hecho”, como lo definió alguien en su momento. Al mismo Más»

Discos

Discos

VAMPIRE WEEKEND: Father of the Bride (Columbia/Sony) Demasiadas novedades en el mundo de Vampire Weekend, después de tres discos que parecían seguir una continuidad y cierta uniformidad. Tras seis años (en los Más»

LOS ZUBIAURRE. MEMORIA GRÁFICA

LOS ZUBIAURRE. MEMORIA GRÁFICA

Más de mil doscientas placas negativas de cristal y copias positivas, encuadernadas y sueltas, y veintisiete películas relacionadas con Valentín y Ramón de Zubiaurre componen la exposición Los Zubiaurre. Memoria gráfica que Más»

Santiago Auserón, verso cantado

Santiago Auserón, verso cantado

Vagamundo, el último disco de Santiago Auserón se grabó a comienzos de 2017. Con este trabajo Auserón completa una trayectoria que empezó primero con Radio Futura y lo que fue el horizonte Más»

OLGA – PICASSO

OLGA – PICASSO

La exposición, comisariada por Emilia Philippot, Joachim Pissarro y Bernard Ruiz-Picasso, está organizada en colaboración del Musée Picasso Paris y la Fundación Almine, Bernard Ruiz-Picasso para el Arte, “La Caixa”, el Museo Más»

Guillermo Núñez: “Dibujar con sangre en el ojo”

Guillermo Núñez: “Dibujar con sangre en el ojo”

Dibujo y poesía se dan la mano para construir un estimulante libro que reflexiona sobre el proceso de creación. Como si de un cuaderno de trabajo se tratase, sin aparente mediación, este Más»

Discos

Discos

DRUGDEALER: Raw Honey (Mexican Summer-Popstock!) Desde el principio, Drugdealer se presentó como un colectivo, pero no es difícil intuir el liderazgo de Michael Collins, creador de un ente en el que colaboran Más»

 

Discos

por Xavier Valiño

DRUGDEALER: Raw Honey (Mexican Summer-Popstock!)

Desde el principio, Drugdealer se presentó como un colectivo, pero no es difícil intuir el liderazgo de Michael Collins, creador de un ente en el que colaboran distintos músicos para hacer realidad su visión. Curioso cuando hasta 2009 no había tocado un instrumento en su vida y, después de recorrer los EE.UU. en trenes de mercancías, se asentó en Los Ángeles para empezar a experimentar con sonidos.

En este su segundo disco (al igual que en su debut, The End of Comedy) queda claro que, en el momento en que decidió darles forma de canción al uso, el pop de Laurel Canyon, la FM ideal de los 70 o Burt Bacharach ganaron la partida. Sus luminosos temas, orquestados, que se recrean en arreglos sedosos, ganan al oyente de inmediato. Si ya ahora se muestra espléndido, cuando le ofrezcan una gran producción será imbatible.

LA YEGROS: Suelta (Canta La Selva/X-Ray)

En Viene de mí (2013) y Magnetismo (2016), Mariana Yegros dejó claros sus orígenes, concretamente los de sus padres en el noreste argentino, un enclave fronterizo entre Brasil y Paraguay que transpira ritmos como el chamamé (mezcla de polka y música guaraní) o la cumbia. Fundidas con una discreta producción electrónica, La Yegros consigue una mezcla bailable y contagiosa.

En su tercer disco, que invita desde su título a dejar atrás lo accesorio, lo que nos oprime o no nos resulta beneficioso, suma otros ritmos como el huayno, el carnavalito o la chacarrera, propagando su energía como si escupiera bolas de fuego. Al tiempo, en sus textos se muestra melancólica cuando toca, apoya y reivindica el papel de la mujer, se muestra airada en temas sociales o busca contagiar algo de esperanza.

OSO LEONE: Gallery Love (Apollo-R&S)

Si algo no se les puede reprochar a los mallorquines Oso Leone es que se repitan de un disco a otro. Cada uno de sus tres trabajos se revela distinto al anterior y casi cuesta encontrar una continuidad entre ellos. Más de 5 años después del lanzamiento de su aclamado segundo álbum Mokragora, el grupo comandado por Xavier Marín se aleja del folk de su primer disco y del rock del segundo, pasando de un sello estatal (Foehn) a editar con uno británico (Apollo).

En este caso, el grupo, reestructurado, se reinventa con un álbum en el que predominan los paisajes ambientales, entre el soul, el funk, la electrónica ambiental y el pop, en la línea de artistas contemporáneos como James Blake o Rhye. Son canciones introspectivas, minimalistas, refinadas y detallistas, que construyen un viaje hipnótico con los sintetizadores y el falsete como elementos predominantes.

JAY-JAY JOHANSON: Kings Cross (29 Music/Modulor)

Su primer single apareció editado el pasado 14 de febrero, Día de los Enamorados, así que se podía prever otra canción melancólica y afectiva, marca de la casa del sueco Jay-Jay Johanson. Pues no: a “Heard Somebody Whistle” lo arropaba un ritmo de jazz sincopado y un silbido inolvidable.

No obstante, el resto del disco nos devuelve al Johanson impregnado de saudade, poniendo su emocionada voz a melodías misteriosas, tristes y conectadas a otra dimensión. “Lost Forever”, con la colaboración del ex Cocteau Twin Robin Guthrie, es una de sus cumbres, pero no la única en un disco cargado de canciones tan lánguidas como exquisitas: “Fever” (con Jeanne Added), “Swift Kick in the Butt” o “We Used to Be So Close” son fiel imagen de su más conseguida expresión.

JJ CALE: Stay Around (Because-Musicasusual)

Por suerte, no hay mucho que temer. En demasiadas ocasiones, a los discos póstumos se le ven las costuras o la intención de obtener pingües beneficios con bocetos que por algo quedaron en descartes. No es el caso de este, el disco póstumo de JJ Cale, que ha contado con la selección de su viuda, la también músico Christine Lakeland Cale, y su amigo y mánager Mike Kappus.

Sin novedades respecto a su sonido clásico nada pulido pero cargado de textura, y con la misma discreción y el buen gusto que siempre le acompañó, el disco recoge canciones en las que se ha salvaguardado el sentimiento que les puso cuando las grabó en su día, algunas con una leve instrumentación de apoyo y otras tocando él todo, llegando hasta 1977 con “My Baby Blues”, la primera que grabó con su mujer cuando la conoció.

WEYES BLOOD: Titanic Rising (Sub Pop-Popstock!)

Cuando Natalie Mering vio Titanic de pequeña, descubrió que aquel romance mostraba en realidad una historia sobre los estragos causados por la arrogancia humana. Si el barco se estrelló contra un iceberg, hoy ese iceberg se está derritiendo mientras la civilización se hunde en la tecnología, a expensas de la felicidad y la capacidad de atención. Por eso su cuarto álbum como Weyes Blood lo recuerda en el título y su portada recoge una habitación real inundada de agua.

Al igual que en sus predecesores, Mering envuelve sus canciones en una fina línea entre el folk clásico y sinfonías futuristas, desempeñando el papel de antropóloga melódica, a veces melancólica, que evoca el recuerdo de Joni Mitchell, Karen Carpenter o Mary Travers. Mejor aún es su propia definición: “como si The Kinks se encontrasen en la Segunda Guerra Mundial, o como si Bob Seger se cruzase con Enya”.