“Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia”

“Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia”

Bajo el título Elizabeth Barret Browning y Robert Browning en Venecia se acaba de publicar un interesante libro que contiene tres poemarios de esta singular pareja de escritores: Los sonetos de la Más»

José Loriga, aniversario de un artista polifacético

José Loriga, aniversario de un artista polifacético

Vive en Marbella, en una bella urbanización de San Pedro de Alcántara, junto a su esposa Mary Luz. Dibuja todos los días y algunos incluso pinta en pequeño o mediano formato. De Más»

Ricardo Piglia: “Los casos del comisario Croce”

Ricardo Piglia: “Los casos del comisario Croce”

Un documental de Andrés di Tella muestra al último Ricardo Piglia: un hombre pequeño, mayor, que rebusca en sus papeles. Páginas sueltas de sus diarios, libretas manchadas, fotos, cartas. Es la típica Más»

Marta Torres Santo Domingo: “Viaje a Ladack, el pequeño Tibet”

Marta Torres Santo Domingo: “Viaje a Ladack, el pequeño Tibet”

Marta Torres Santo Domingo es licenciada en Historia, doctora en Filología y bibliotecaria de profesión. No es un ratón de biblioteca: es una ávida lectora y viajera. Y también una escritora que Más»

Sr. Chinarro, familia y madurez

Sr. Chinarro, familia y madurez

Antonio Luque regresa a Mushroom Pillow tras la autoedición de Perspectiva caballera (2016) y la licencia al sello del Primavera Sound (El Segell) de su anterior disco, El progreso (2016). Con ellos Más»

Balthus

Balthus

Se presenta en las salas del Museo una retrospectiva del artista francés nacido en París (1908) Balthasar Klosowski de Rola, conocido por Balthus, organizada conjuntamente con la Fondation Beyeler en Riehen/Basilea (donde se ha Más»

Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

 

Arantza Larrauri: “En el laberinto llueve (o el sueño de la razón)”

por Alberto García-Teresa

(Devenir, 2018. 64 páginas)

Con veinticinco piezas, en este breve poemario, Arantza Larrauri (Barcelona, 1976) utiliza la alegoría clásica del recorrido por el laberinto como herramienta para la introspección, para el autoanálisis. El libro está muy bien estructurado siguiendo ese trayecto. En él, se afirma desde el principio la decisión y la necesidad de ese viaje. Pero no para el “yo” ni para una voz identificada con la autora, sino como apelación.Sin embargo, el laberinto no es un lugar agradable al que se accede con gusto. Precisamente por ello, Larrauri incide en la hondura de ese proceso, en la valentía que requiere atreverse a recorrerse internamente en busca de miedos y planteamientos escondidos. De hecho, enfrenta ese trabajo de introspección y su consecuente análisis con la vitalidad de un entorno, de un ambiente, que le reclama (primaveral, en este caso).

Los textos están dirigidos a un “tú” (a pesar de un par de excepciones). En su escritura, la poeta introduce imágenes sugerentes (algunas veces, de pesadilla) y sinestesias. Los versos empujan a esa confrontación con nosotros mismos, con lo que negamos, con lo que rechazamos pero que nos constituye. La voz del poema apela a la superación, a entrar en ese laberinto pero también a salir de él; a huir de la autocomplacencia.Emplea el laberinto de manera literal, como espacio físico. Específicamente, Larrauri coloca personajes tenebrosos en el laberinto. Construye entonces una buena atmósfera misteriosa. Con todo ello, logra algunas piezas verdaderamente inquietantes. No en vano, el viaje transcurre entre sombras aunque, curiosamente, en un entorno natural constantemente retratado: numerosos insectos y otros pequeños animales, además de un amplio muestrario botánico, aparecen en los textos. En ese sentido, la poeta hace uso de la dicotomía luz-oscuridad como bien-mal y seguridad-temor. Las luciérnagas, al respecto, por esa característica de iluminar la noche, aparecen con especial insistencia. Pero también utiliza el laberinto como alegoría, como lugar de aislamiento o de escondite de aquello que no queremos ver de nosotros mismos: “Tal vez, después de todo, / no eres tú quien está en el laberinto / sino que el laberinto está en ti”.

Aunque autónomos, los poemas funcionan mejor como conjunto. Se apoyan y progresan en esa idea de laberinto, de sueño del que uno no puede zafarse y, como tal, la escritora consigue trasmitir angustia en varias ocasiones.

De esta manera, sin innovar en los recursos empleados, Arantza Larrauri logra un buen trabajo que nos abre diversas vías de interpretación y que apela al lector a entrar y formar parte del ejercicio de introspección que traslada En el laberinto llueve. Se trata de un libro misterioso, que tiene la potencia de inquietar al lector al empujarle a una revisión de sí mismo. Así, la escritora nos arrastra a un espacio de interrogación en el que dependemos de nosotros mismos: “Del laberinto saldrás / cuando descubras / por qué quisiste entrar en él…”.