Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Mills Fox Edgerton: ““A la vuelta de la próxima esquina””

Catedrático de Lenguas Modernas en la Universidad de Bucknell, escribe en español y, sobre todo, en francés. Su poemario titulado A la vuelta de la próxima esquina es el aleph de Mills Más»

Discos

Discos

KURT VILE: Bottle It In (Matador-Popstock!) Tras el oscuro deambular de B’lieve I’m Goin Down y la exitosa colaboración con Courtney Barnett en Lotta Sea Lice, el inquieto Kurt Vile llega a Más»

“Modus. A la manera de España”

“Modus. A la manera de España”

Las invariables castizas de la moda española en el Canal de Isabel II Más»

Bicentenario del Museo del Prado

Bicentenario del Museo del Prado

El 19 de noviembre de 1819 se inauguraba de manera muy discreta el futuro Museo del Prado bajo la denominación de Museo Real de Pinturas. Dos siglos se cumplen ahora de la Más»

Samantha Schweblin: “Kentukis”

Samantha Schweblin: “Kentukis”

Emilia hace tiempo que no ve a su hijo, vive sola, es viuda, no le importa a nadie. Para su hijo ella es algo de lo que hay que ocuparse de vez Más»

“Construyendo Museo”

“Construyendo Museo”

Selección de las donaciones recibidas en el Museo Vasco en los últimos cinco años, entre las que destaca un tríptico del siglo XVI Más»

Alicia Framis: “Pabellón de género”

Alicia Framis: “Pabellón de género”

(Sala Alcalá 31. Madrid. Hasta el 27 de enero de 2019. Fotos: Peter Wall) Más»

Grupo RARO: “Hilo Conductor”

Grupo RARO: “Hilo Conductor”

(Galería P9. C/ Primavera, 9. Madrid. Desde el 20 de Diciembre de 2018 al 20 de Enero de 2019) Más»

Discos

Discos

NILE RODGERS & CHIC: It’s About Time (Virgin-EMI) Recordemos que David Bowie le pidió en su día a Nile Rodgers que su disco Let’s Dance, que él produjo, sonase como una foto de Little Más»

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

Mircea Cărtărescu: “El ala izquierda (Cegador I)”

“Cuando salió del patio en forma de U, Maria se adentró en el otoño. Sobre el patio, el cielo seguía siendo de un azul intenso, unas nubes de leche, mofletudas, flotaban inmóviles. Más»

 

Miguel Ángel Curiel: “Jaraiz”

por Luis Luna

(Amargord, 2018, 179 páginas)

Un verso de Nelly Sachs nos sirve para abrir el mundo que Miguel Ángel Curiel construye en Jaraiz, su último poemario hasta el momento. Dice Sachs: “y los ángeles ya sólo juegan con pájaros y flores/o sonríen en el sueño de un niño.” Este niño que sonríe es el intermediario poético que parece asomarse en las páginas de un territorio fragmentado en donde la autoficción sirve de base a un despliegue de momentos poéticos, momentos que oscilan entre la contemplación de la naturaleza y la indagación de la palabra poética. Por esta sucesión de fragmentos desfilan todos los apuntes que han merecido rescatarse para la luz, otorgándoles la categoría de palabra impresa. Hay en Jaraiz una voluntad de indagación, de llegar a la raíz o el hueso de la sensación, del afecto que provoca el destello de la escritura. Esa voluntad dibuja para los lectores un aquí y allá alterado, un tiempo que no existe más que en el devenir del libro. Un tiempo vertical que diría Bachelard. Es en ese tiempo vertical donde la persona poética puede detenerse y habitar creando una heterotopía. Jaraiz, el Jaraiz de Miguel Ángel Curiel, existe solo en sus palabras, en los fragmentos que nos llevan a Alemania o Lisboa, en las ramas de los árboles cuyo momento recoge el autor para decirnos su deslumbramiento.Es esta precisión la que hace de este libro una obra mayor en la producción del autor. Ajeno a todo aquello que no sea su propia indagación de la palabra poética se produce un despliegue de metáforas sencillas, cotidianas que encuentran el cauce necesario para que podamos internarnos sin temor en su territorio, extrayendo aquello que nos sea necesario para una comprensión ya nuestra de lo aparentemente sencillo o inocente. Esta inocencia, que es la inocencia del pájaro o del agua, tal como él la describe, es la que permite la introducción de referencias a los autores que obsesionan al poeta o versos en otras lenguas. Se crea así un continuum propicio al fragmento, pues es en sus pérdidas donde el lector debe suplir con su propia creación lo que aparentemente falta.

Territorio fragmentado, Jaraiz resalta el camino que Curiel ha seguido durante los últimos años: un camino solitario y que hace de él un poeta casi de culto, pues su voz es una voz singular y única. Un poeta árbol, en permanente estado de crecimiento.