El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

El renacimiento de un museo, el Hof van Busleyden

            La localidad flamenca de Malinas ha recuperado para las artes uno de sus edificios más emblemáticos, el Museo Hof van Busleyden en el que se resume la época de mayor esplendor Más»

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

“Alarde de tonadilla. Una historia de la copla” en el Teatro Tribueñe de Madrid

Vuelve Alarde de tonadilla. Una historia de la copla al Teatro Tribueñe de Madrid. El espectáculo de Hugo Pérez de la Pica es un recorrido hermoso por las tonadillas, romances, canciones populares Más»

Discos

Discos

FLORENCE & THE MACHINE: High as Hope (EMI) Llegando a su cuarto disco, Florence Welch ha decidido dejar atrás la épica de anteriores entregas y mostrarse más humana y cercana que nunca. Más»

Jorge Villalobos: “El desgarro”

Jorge Villalobos: “El desgarro”

El dolor es el tema principal de este conjunto de poemas en prosa; el dolor ante la muerte de la madre (cuando era niño el autor) y el largo proceso de duelo, Más»

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo: “Una vida por medio”

José Galiana Izquierdo (Socuéllanos. Ciudad Real, 1929) ha ejercido su carrera de médico pediatra durante 45 años en Alicante. Ha tenido siempre inquietudes literarias y por ello ha participado en tertulias poéticas, Más»

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

Adriaen Brouwer, maestro de emociones

  Bajo el título “Adriaen Brouwer: Maestro de emociones” se muestra en el Museo de Oudenaarde (MOU) y las Ardenas flamencas la primera y mayor representación de la obra de uno de Más»

Javier Lostalé: “Cielo”

Javier Lostalé: “Cielo”

Una paradoja constante sostiene el último poemario de Javier Lostalé: la desaparición del individuo cuanto más se recuerda y quiere hacer presente lo que lo constituye. En estas páginas, resulta muy interesante Más»

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Julio Vilches: “Sálvora. Diario de un farero”

Hace tiempo que tengo Sálvora. Diario de un farero en mi lista de lectura. La buscaba en formato epub, pero aprovechando unas vacaciones en Canarias, la he adquirido en papel, y me Más»

 

Harold Pinter: “Regreso al hogar”

por Julia Sáez-Angulo

(Teatro Tribueñe. Madrid. Del 12 de enero al 2 de febrero 2018)

El dramaturgo inglés Harold Pinter es un autor de culto, de acierto seguro en describir la condición humana en el ambiente o la esfera que se sitúe. Algunos no queremos perdernos nunca una de las representaciones de su obra –en España se le admira y se cuenta con él en la escena. Regreso al hogar, dirigido por Irina Kouberskaya en el Teatro Tribueñe en una obra de las más duras, fuertes y quizás soeces de Pinter, pero vale la pena verla, porque sacude ciertas conciencias en el conocimiento de personajes de un suburbio tras la II guerra mundial en Inglaterra.

La obra Regreso al hogar se representa los viernes a las 20 horas y no está recomendada para menores de 18 años. No falta el desnudo integral.

Irina Kouberskaya ha hecho una puesta en escena inteligente, dura, teatral, donde los gestos hablan tanto o más que la palabra de unos personajes arrogantes míseros o autosuficientes dentro de su vulgaridad o vida cotidiana. La obra es un espejo de un ambiente de familia, de la relación o más bien visión de la mujer por cierto grupo de hombres; de la defensa y hasta cierto orgullo de la sangre; de la retórica cómica de ellos en momentos puntuales…

En Regreso al hogar se perciben conductas y actitudes de conveniencia de psicólogo o psiquiatras –todos las tenemos-, algo que destila al mismo tiempo cierta ternura ante la dureza y cierto despertar de compasión en el sentido griego de la palabra “pathos”. Un cierto expresionismo se filtra en la obra y su montaje.

Uno de los tres hijos del viejo Max regresa con su esposa de los Estados Unidos después de diez años de ausencia y vuelve a encontrarse con su padre, hermanos y tíos, que siguen con sus discusiones, obsesiones y paranoias, renovada ante la presencia del visitante y su mujer, algo que trae a la memoria el trato y conducta de la madre ausente y muerta y el trato ante ellas.

Escatológico el comienzo, así dispuesto por Pinter en toda una alusión a las heces humanas. A los actores no se les puede pedir más: bordan los personajes bien dirigidos por Irina Kouberskaya (en el Este europeo se sabe hacer muy buen teatro, sobre todo con autores con Chéjov).

Los nombres de lo intérpretes: Fernando Socuela en Max, el padre, absolutamente espléndido; Rocío Osuna/Irene Polo en Ruth; David García en Lenny; Miguel Pérez-Muñoz en Joey, el hermano tartamudo, absolutamente formidable sin miedo a caer en la hipérbole; Pedro Alvir/Pablo Múgica, en Teddy; Miguel Ángel Mendo, en Sam, nos transmite un personaje muy tierno.

Uno sale de esta obra respirando fuerte para recuperar el aliento. Esta fue la vida, esta sigue siendo muchas vidas: la euforia y la supervivencia de los débiles; la lucha por la vida que diría Pío Baroja.