Goya y la Corte Ilustrada

Goya y la Corte Ilustrada

Primera exposición dedicada al pintor zaragozano en Bilbao Más»

Sorolla, pintor de la alta sociedad y la moda

Sorolla, pintor de la alta sociedad y la moda

Atrás dejó Sorolla la pintura social de su primera época con su célebre cuadro “Aún dicen que el pescado es caro” (1894), para entregarse de lleno a la alta sociedad y por Más»

Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

Arturo Borra: “Poesía como exilio. En los límites de la comunicación”

El punto de partida de este trabajo de Arturo Borra es el examen de “los discursos poéticos que construyen un imaginario de la extranjería no como temática sino ante todo como posición Más»

Discos

Discos

R.E.M.: Automatic for the People (deluxe) (Craft-Universal) Poco nuevo se puede decir sobre Automatic for the People, uno de los álbumes imprescindibles de los años 90 y la cima creativa y de Más»

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert, pintor colorista norteamericano

Tom Cowsert lleva 21 años en España y habla el castellano con gran fluidez y marcado acento norteamericano.  Es un pintor colorista con una obra sustentada en el dibujo pulcro y ordenado, Más»

All Ways – Sharon Fridman

All Ways – Sharon Fridman

La molécula del siete Más»

Fortuny (1838-1874)

Fortuny (1838-1874)

Gran renovador, de desbordante imaginación y enorme originalidad son algunos calificativos que se atribuyen a Mariano Fortuny el artista español del siglo XIX con mayor éxito y reconocimiento internacional. El Museo del Más»

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade, desde la raíz

Natalia Lafourcade se ha convertido en los últimos tiempos en una de las exponentes más populares e influyentes de la música alternativa en el mundo hispanohablante. Esta cantante, compositora y productora que Más»

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Olivia Laing: “La ciudad solitaria”

Cuando estás sola en otro país, empezando una vida nueva, y no hablas bien el idioma, puedes tener un ataque de timidez. Poco a poco, aprendes a evitar las situaciones incómodas por Más»

Discos

Discos

XOEL LÓPEZ: Sueños y pan (Esmerarte-Altafonte) Atlántico (2012) fue el primer disco que firmó con su propio nombre, aunque detrás ya había otros once. No era el primero de su nueva etapa Más»

 

Eddie (J. Bermúdez): “Ombra”

por Mª Angeles Maeso

(Ed. Huerga y Fierro, 2015. 80 págs)

El valor al que nos convoca esta Ombra es al de mirarnos desde un cristal hecho añicos y resistir en el insomnio, en el tenso cable que soporta la sombra; resistir en un lenguaje, apoyado en la orfandad que dan las aliteraciones, como recurso poético capaz de engarzar otras voces, otras manos. Así avanza la tensión de un decir fragmentado, sin que el sentido de todo el conjunto pierda su equilibrio: dar cuenta del abismo donde nos hallamos, lo que implica resistir en ese último hilo capaza aún de sostener lo posible y lo imposible.Una voz que renuncia a la linealidad, a favor de una coherencia comprometida con la sombra. Ahí, donde nace el grito y, dedo a dedo, hilo a hilo, avanza como en el rezo que no acaba en oración de Juan Gelmán; la que tiene que ver con el derrumbe vislumbrado y no se miente. “Sólo hay que decir algo que pueda susurrarse al oído de un borracho o de un moribundo”, nos dijo Ciorán, uno de los autores que acompaña a este poeta para designar el hondo aquí donde nos encontramos.

De ahí, el escribir como cribar de este poeta. Medirse ahí, porque “algo siempre/ conduce a algo”, donde al cepo de la pregunta ¿por qué escribir a sabiendas del abismo?, asoma la duda y con ella la respuesta: porque, acaso, arder no fue el único destino. Ahí, en el hilo del trapecio, sin dar paso a la queja y a la palabreja que brota de la jauría de la noche; donde no hay nada que narrar, late belleza de resistir en el trazo del poema, en el gemir, en el grito a secas, en equilibrio de flor (a flor de piel) como pide Celan (Habla-Pero no separes el No del Sí./ Y da a tu decir sentido:/ dale sombra.) a quien escucha este poeta. Eddie Bermúdez sabe bien que ni el decir es hacer, ni la palabra es la cosa, por eso el acto, no su nombrar: su grito, su gemir. De ahí su modo de cuidar la mínima pavesa con luz, la que en el poema aletee como insecto o ave recién nacida.Acompañamos a este poeta de palabra deshuesada a encarar el abismo sin bajar la vista: “alguien espera bajo el nogal” y resistimos ahí como él nos pide: “acercarse/ a quien espera bajo el nogal”. Fondeamos entre voces que preguntan ¿quién eres? Y seguimos, ya sabiéndolas como un idéntico gemido; voces comunes obligadas a compartir un mismo mutis por respuesta, donde el poema se detiene: “convocarnos para”. Tal vez para saltar a otra pregunta compartida ¿es esto vivir? Y dejamos que siga en alto el hilo, hilvanando todo lo que asomó entre paréntesis, en los márgenes, en las metáforas de la urdimbre en los puntos suspensivos… Todo lo que ayude a preservar la certeza del abismo, todo lo que hubo de grito o dedo que señale el vacío y la escisión. Resistimos ahí, en la consciencia de una luz en desdicha, que es luz, también plenitud de vida. Aunque el sueño de cambiar la historia persista.

Uno de los últimos poemas concluye:

Si la palabra no nos sirve para narrar el vacío de Dios

-que será o debe ser mucho más que silencio-

no estará de más rozar la escritura

aunque sea levemente con nuestra verdad:

la de saber que se escribe única y exclusivamente para hablar de ese silencio.

Eddie Bermúdez no nos abandona en la sombra, su apuesta se dirige a rescatar, entre los fragmentos de ceniza, la designación del nosotros, igualmente atrapado en la musitación, en la palabra que no alcanza dirección unívoca, pero que resuena y hace un eco de esperanza. El mismo que resiste aquí, en la relectura de esta Ombra que nunca es recta, de la que no podemos salir indemnes, sin acusar recibo: La luz que también nos permite oír a Heandel.