56º Festival de Pollença

56º Festival de Pollença

Dos conciertos íntimos Más»

Discos

Discos

PAUL WELLER: A Kind Revolution (Phonogram) Parece mentira, pero Paul Weller sigue aupado a la cresta de la creatividad. Tras 40 años editando discos, después de doce álbumes en solitario, la etapa Más»

Frivolité: La moda en el siglo XVIII

Frivolité: La moda en el siglo XVIII

Cuando el pintor chileno Santiago Arcos Ugalde (1852-1912) conoció a la actriz de varietés Virginie Déjazet (1798-1875) quedó prendado por su personalidad envolvente hasta el punto de que quiso tener algo suyo Más»

 

Joan Yago: “No soy Dean Moriarty”

por Julia Sáez-Angulo

Teatro Lara. Madrid. Hasta el 23 de Agosto de 2017

Basada en la novela On the road –“En la carretera” del norteamericano Jack Kerouac (1922), una obra emblemática de los años 50, Joan Yago ha hecho una recreación del diálogo de dos personajes que quieren ponerse en el camino de la vida y del viaje –es lo mismo-, en una suerte de sueño e inmovilidad que se cruza con la aventura.Fernando Tielve y Héctor Molina dan vida a los dos camareros que hablan y hablan, después de terminar su trabajo tedioso de limpiar ceniceros y mesas en un bar. Gerard Iravedra dirige con acierto a los actores que cumplen con eficacia su papel en los diálogos entrecortados de los personajes.

Dos jóvenes que quieren viajar y vivir, pero que afrontan el viaje de distinta manera, aunque ambos pongan como premisa no depender el uno del otro, no necesitarse… Quieren estar juntos, porque no desean estar solos, aunque ambos tengan sus propios sueños de chicas y de salir adelante.

Muy diferentes uno del otro, ambos personajes se desafían y complementan. El paralelismo de concepto y diálogo entre “No soy Dean Moriarty” y “Esperando a Godot” de Samuel Becket no se hace esperar. Se trata de buscar, esperar y seguramente no encontrar, pero, entre tanto, hay que hacer cosas, hablar, parlamentar, debatir…

Un cierto nihilismo se desprende de esta obra con acentos de ternura. La vida es dura. No es lo mismo viajar que desplazarse, se dice en un momento dado. Una obra de teatro que apenas dura una hora, más amena sin duda que la novela de Kerouac, emblema de una generación que se aburre y no sabe a donde ir aunque se encuentre siempre planificando y “En camino”.