David Refoyo: “Donde la ebriedad”

David Refoyo: “Donde la ebriedad”

A partir del juego con el título de la obra de Claudio Rodríguez, en Donde la ebriedad, David Refoyo (Zamora, 1983) lleva más allá el trabajo experimental con la palabra y con Más»

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Eduardo Arroyo, le retour des croisades

Me atrevería a decir que esto es un reencuentro de íntimos amigos. Lo primero que ha hecho Eduardo Arroyo en la presentación de la exposición que tiene en Bilbao ha sido reconocer Más»

Museo Thyssen 25 Aniversario

Museo Thyssen 25 Aniversario

Se ha dicho que una de las cosas que más lamentó Margaret Thatcher durante su gobierno fue el no haber conseguido que la colección Thyssen se quedara en el Reino Unido. También Más»

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo vivir en el campo, el juego de crear

Cómo Vivir En El Campo es un trío (Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros) de Madrid que, tras varios CDs autoeditados en sus inicios, publicaría en 2012 su primer largo, CVEEC Más»

Missing o los cuerpos perdidos

Missing o los cuerpos perdidos

Missing. Perdida en la memoria o pérdida de memoria. En tan solo una hora y media la compañía británica Gecko Theatre consigue que el espectador-niño se encuentre con su propio delirio, delirio Más»

Discos

Discos

NEIL YOUNG: Hitchhiker (Reprise-Warner) Llevamos años oyendo hablar de los discos perdidos de Neil Young. Él mismo ha ido dejando caer detalles anunciando que los iba a recuperar en distintos formatos (su Más»

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

Doris Salcedo: “Palimpsesto”

La torre tumbada del homenaje Más»

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

Jan Morris: “Trieste o el sentido de ninguna parte”

No es una casualidad que este verano haya leído Trieste o el sentido de ninguna parte porque me gusta la literatura de viajes, lo que es una casualidad es que ahora, escribiendo Más»

Sarah McKenzie, música como mantra

Sarah McKenzie, música como mantra

Hace tres años y medio que la cantante y pianista Sarah McKenzie participó en el concurso Umbria Jazz Festival: fue premiada con una beca especial para a asistir la icónica facultad Berklee Más»

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

Juan Gerstl, artista venezolano cinético: “El xagon, módulo esencial de mi arte cinético”

  El artista se siente orgulloso y heredero directo de la gran tradición geométrico/cinética de su país: la escuela venezolana de Alejandro Otero, Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz Díez. Una escuela Más»

 

Juan Manuel Roca: “Las hipótesis de Nadie”

por Alberto García-Teresa

La Vorágine, 2016. 94 páginas

Poeta fundamental en las letras americanas, Juan Manuel Roca (Medellín, 1946) es una voz que ha tenido poca y tardía presencia en las librerías españolas (una antología en 2001 y a partir del Premio Casa de las Américas, en 2009, ya de manera continua), a pesar de una trayectoria que empezó a principios de los setenta. En esta nueva colección de La Vorágine, se recupera el Premio Nacional de Poesía de Colombia de 2004 y uno de sus libros más celebrados.

Juan Manuel Roca ha construido una obra que no descuida ni la dimensión comunicativa ni el vuelo imaginativo en la plasmación metafórica e ininteligible del mundo. Comparte una poesía de registro claro, armada con elementos sencillos, diáfana, sostenida con un particular ritmo sereno, con alcance meditativo, fruto de una atenta observación del alrededor, y cierta preferencia por lo narrativo. De ahí que levante sus poemas con elementos cotidianos (sartenes, abrigos, cuberterías, trenes, calles…).

Aunque aquí se ponga en primer plano desde el mismo título del libro, en toda la obra de Roca es fundamental el concepto de otredad, el lugar del otro (algo que si se ubica desde el lugar y contexto en el que enuncia –Colombia–, se redimensiona). Buena parte de este poemario gira alrededor de los Nadie. Con ese concepto, el autor nos habla de la invisibilización, de la despersonalización precisamente causada por los mecanismos de hiperindividualización. Cualquiera es Nadie porque Nadie somos todos. Habla de los procesos de desaparición, de reescritura de la Historia, de pérdida de identidad y memoria. Ahonda en cómo se conforma el desarraigo a partir de ese borrado de identidades, cómo desaparece literalmente del mapa. El poeta resulta especialmente incisivo en explorar cómo esa anulación se realiza con una perspectiva política y social; una cruel forma de formar nuestra identidad (y nuestra posición social) a base de negar y machacar al otro: “Festejemos a Nadie que nos presumir que somos Alguien”. Asimismo, aborda el autoengaño, la tolerancia consciente del olvido, también como supervivencia y forma de encarar el dolor y la pérdida: “Ahora mismo ignoro, como todos los nativos de mi país, el lugar donde me encuentro”.

De hecho, equilibradamente, aborda todas estas cuestiones políticas y sociales de una forma que no necesita anclar en exceso, sin explicitar, sino que desdibuja también a los propios sujetos o protagonistas de sus poemas. Igualmente, de manera directa, pero sin nombrar, sin explicitar, habla de la situación de su país y sus anhelos de paz.

Roca introduce una pátina de misterio muy destacada, mediante, por un lado, un distanciamiento y una difuminación de las marcas concretas (a pesar de esos elementos cotidianos) y, por otro, el lirismo; del continuo salto que este le permite realizar para nombrar la realidad inmediata. Haciendo uso de todo ello, sabe construir escenas con una extraordinaria capacidad evocadora. Logra, de este modo, atmósferas muy sugestivas, paradójicamente como si las escenas estuvieran fuera del tiempo y de lo concreto aunque están levantadas, como decía, con referentes cotidianos y reconocibles y lenguaje sencillo.

Igualmente, el libro está atravesado por un talante insumiso, antiautoritario. Roca, quien afirmase que “un poeta sin calle está perdido” y que siempre se ha resistido a la poesía programática, se propone desmontar las esferas del Poder. En ese sentido, el humor y la ironía también son constantes como arma para seguir caminando en un entorno tan complejo, duro y dramático como el colombiano. En esa línea, el autor desdibuja certezas en una apuesta también por la celebración de la libertad y de la imaginación.

De este modo, con esa difuminación continua, Juan Manuel Roca plasma la ideología de lo intangible que prima en nuestros días: la desaparición, la anulación, la aniquilación, en suma, de vínculos, identificaciones e identidades –individuales y colectivas–.