Balthus

Balthus

Se presenta en las salas del Museo una retrospectiva del artista francés nacido en París (1908) Balthasar Klosowski de Rola, conocido por Balthus, organizada conjuntamente con la Fondation Beyeler en Riehen/Basilea (donde se ha Más»

Discos

Discos

GEPE: Folclor imaginario (Quemasucabeza) Tras siete discos, Gepe, sin duda uno de los artistas chilenos más destacados, sigue siendo bastante desconocido a este lado del Atlántico. En sus canciones pop con elementos Más»

Grupo Infantas: Exposición

Grupo Infantas: Exposición

Dieciocho artistas del Grupo Infantas de artistas visuales, pintores y escultores, exponen en la galería Montesqui de Madrid. Un buen nivel y un excelente, equilibrado, montaje. La galería Montsequí, dirigida por Montserrat Más»

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

José Ramón Blanco: “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”

  Leyendo “Los amores de la duquesa. Último viaje de Lucrecia Borgia”, último libro de narrativa publicado por José Ramón Blanco, me doy perfecta cuenta de la pasión que ejerce sobre el Más»

Félix Chacón: “Material de derribo”

Félix Chacón: “Material de derribo”

El paso del tiempo hace mella, lo sabemos, pero también permite adquirir perspectiva para evaluar el trayecto recorrido. Material de derribo constituye un poemario de autoafirmación desde la constatación de la fragilidad Más»

H.C. Westermann, Volver a casa

H.C. Westermann, Volver a casa

Un escultor ecléctico en el Museo Reina Sofía Más»

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Fatoumata Diawara, tradición y experimentación

Recientemente, Fatoumata Diawara publicaba su nuevo disco Fenfo, cuyo significado aproximado vendría a ser “algo que decir”, a través de Wagram/Montuno. El álbum, continuación de Fatou, su aclamado disco de debut, ha Más»

Sara Mesa: “Cara de pan”

Sara Mesa: “Cara de pan”

Cara de pan narra la historia de amor imposible entre un hombre de cincuenta y cuatro años y una niña de trece. Serán unos cuantos días, porque les separan tantos años que Más»

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]”  Esculturas

Pablo Redondo Díez (Odnoder): “Génesis [ 1.3 – 5 ]” Esculturas

Primera exposición monográfica de escultura de un artista revelador Más»

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Chus Fernández: Un lugar donde estar

Un lugar donde estar es el primer poemario de un autor conocido ya en el campo de la narrativa en la que ha cosechado premios y distinciones. Esta primera incursión en la Más»

 

Carmelo Bilbao-Unanue: Vida Y Obra

por Alberto López Echevarrieta

Sala Ondare, de Bilbao, del 8 de setiembre al 8 de octubre de 2016

El artista vasco está siendo objeto de un entrañable homenaje en Bilbao a través de la exposición de ciento cinco obras en la Sala Ondare que la Diputación Foral de Bizkaia y la edición de un magnífico libro escrito por José María Arenaza Urrutia. Nunca hasta ahora se había recopilado tanta obra del pintor, un trabajo organizado por Adriana der Kinderen y Karen Amaia Bilbao, su viuda e hija, que nos permite seguir la trayectoria vital de un hombre que tuvo un gran espíritu aventurero y un gran amor por su patria chica.UnanueLa recuperación del material no ha debido ser fácil, ya que los trabajos de Bilbao-Unanue están muy diseminados en colecciones particulares. Verlo ahora en una amplia sala y presentada en condiciones magníficas es todo un regalo para la vista. La oportunidad es única, ya que se trata de cuadros que durante muchas décadas han permanecido fuera de la vista del público. La muestra recrea las diferentes etapas del artista: desde su tiempo dedicado al cubismo (1954-1961) hasta el realismo (1971-2000), pasando por el impresionismo (1962-1968) y el postcubismo (1968-1971). Este viaje en el tiempo nos permite ver su evolución.

Un niño de la guerra

Dice Arenaza en su libro que “un artista muere creativamente hablando cuando deja de hacerse preguntas que atañen tanto a su trabajo como a su percepción del mundo que le rodea. Carmelo –señala- no dejó de interrogarse hasta el final de sus días”. ¿Qué cuestiones sustentaron su vida?

BILBAO UNANUE MúsicoCarmelo Bilbao-Unanue nació en 1928 en Deusto, al poco de que este pueblo dejara de ser tal para anexionarse a Bilbao formando la parte importante de la Villa que hoy es. Su padre, procedente del mundo rural, había venido a la capital a trabajar en la sección de Calderería de los Astilleros Euskalduna. Su recia labor diaria no era óbice para dedicarse a la lectura y a escuchar ópera en sus ratos de ocio. Curiosamente las temporadas de ópera de Bilbao tienen lugar hoy en el palacio levantado en el solar que los referidos astilleros dejaron libre.Tal vez influenciado por este interés paterno hacia las artes, Carmelo pensó que estaba predestinado a la pintura porque ya desde el primer momento destacó en esta materia. La guerra civil marcó también a esta familia. El artista recordaría siempre la tristeza que le produjo  despedirse de su adorado padre cuando en 1937 embarcó con 2.500 niños rumbo a un futuro incierto huyendo de los bombardeos. Su exilio discurrió en la localidad francesa de Laval; luego el retorno, con su tiempo como colegial y sus primeros pinitos tanteando el escaso mundo cultural que entonces había en Bilbao.

Abrirse al mundo

Eran tertulias en las que se hablaba de la evolución que sufrían las artes fuera de nuestras fronteras. Carmelo, ilusionado con aquellos comentarios y su natural vocación aventurera, decidió conocer mundo y hablar distintos idiomas para intercambiar impresiones con personas de otros países. Se lanzó al vacío marchando a París con un desconocimiento total del francés. Para colmo lo hizo en mala época, durante la ocupación nazi.

B-UnanueSalió del trance trabajando en la hostelería y cuando lo cree oportuno salta a Londres y de allí a Canadá, donde toma contacto con artistas que le abren nuevos caminos. Su primera exposición como pintor la realizó en 1957 en Toronto. Dos años más tarde volvió a Europa estableciéndose en Viena, Múnich y Frankfurt. En 1961, tras un tiempo en París y Roma, regresó a su ciudad natal. Artísticamente ya había iniciado su etapa cubista, si bien en con el lienzo Noche y día tentaba al surrealismo. La ría de Bilbao es un permanente foco de inspiración. Pinta barquichuelos, remolcadores, boyas… Es un trabajo que le gusta y que desarrolla con soltura. Sin embargo, en las tertulias sigue defendiendo a capa y espada a su maestro Vázquez Díaz. Pero son sus contactos con Londres y Canadá los que le mantienen en un apreciado lugar galerístico. Se le conoce más en el extranjero que aquí.

Se dice de él que trató de humanizar la pintura cubista en el sentido literal de la palabra. Es posible. Fue fiel al cubismo al que aportó su propia sensibilidad. Dibujaba muy bien y lo hacía en todo momento y con cualquier motivo. Utiliza el óleo con hábil destreza, dejando clara su inclinación por los verdes y grises que se pueden ver en galerías de Canadá, Estados Unidos, Francia, Noruega, Reino Unido… También en Madrid y en su Bilbao natal.

La Gran Enciclopedia Vasca dedicó tres fascículos a su obra y Maestros del Arte Español Contemporáneo su tomo número 9. Sus cuadros cuelgan en el Ayuntamiento de Sandefjold (Noruega); en el Ober-Regierungs, de Freiburg (Alemania); en el edificio de las Naciones Unidas de Nueva York; la National Museum of Fines Arts de La Valetta (Malta); el Ayuntamiento de Getxo (Bizkaia); el Museo de Artistas Vascos Contemporáneos, de Bilbao; y la sede central de la BBK, en Bilbao.

Ocaso y fin

Es triste que una persona tan activa como Carmelo Bilbao-Unanue tuviera un final tan penoso. Ya en 1999 se dio cuenta de que tenía unas lagunas mentales muy preocupantes. En realidad era un principio de Alzheimer que iría sesgando su ser, impidiendo que sus manos se deslicen por los lienzos o sobre el papel con la seguridad y destreza de tiempos pretéritos. En sus momentos de lucidez contaba a sus inmediatos que posiblemente era autor de unos dos mil cuadros. Dejó pendiente su gran ilusión de dar la vuelta al mundo en un Land-Rover.arte-biLBAO-UNANUE-Carmelo-1-150x150Cuando sus piernas empezaron a flaquear apoyaba el cuerpo en su Adriana para desplazarse por casa. Un mal día dio un traspiés y se cayó fracturándose una cadera. Fue el principio del fin. Postrado en cama se despidió definitivamente en 2005. Dejó su obra y un recuerdo imperecedero. “Miro este cuadro y parece que le estoy viendo a él. Me viene a la memoria el apego que tenía por la pintura y el cariño que puso al realizarlo”, me dice su viuda ante el cuadro Músico. Su hija, Karen Amaia, que tiene orientada su vida artística hacia la fotografía, prefiere el titulado Iglesia: “¡Me trae tantos recuerdos!”.

Estas evocaciones se repiten ante cada una de las ciento cinco obras que se exponen en un marco tan destacado como es la sala donde se exhiben. Unos son trabajos que atesora la familia y otros pertenecen a coleccionistas particulares. Con todos ellos se rinde homenaje a quien fuera tan querido y admirado artista.